30 ago. 2010

no soy del tipo que extraña mucho

Estando dos meses encerrado aquí me siento raro. Antes les decía que el trabajo y la concentración y no extrañar nada, pero ahora ya está cerca de la patología. Es decir, que ya me da cosa salir de la casa. Es como ese capítulo de Hey Arnold! donde un niño nunca ha salido del pórtico, y Arnold le lleva libros de paisajes del mundo y el chavo nomás no quiere salir. Al final, sale para golpear a un alfeñique que se burla de él. O como una serie de tiras de Garfield (lo estoy releyendo) en el que se sube por error a un árbol y conoce a un gato que fue criado por ardillas y no conoce el piso. Supongo sería más interesante hablar de esto si hubiera leído el libro de Calvino, pero, ¡Hey!, Siruela es carísimo.

Hoy salí tras un record de 19 días de no hacerlo. ¿Les conté de la chica francesa que se aisló? No tengo la información a la mano, pero era una francesa que se metió a una cueva o a un foso para investigar los efectos del aislamiento. Creo que estuvo 8 meses encerrada y cuando salió se suicidó a las 3 semanas o algo así. Hay un libro al respecto, pero no hay traducción al inglés (o sí y no la encuentro). Como sea, hoy salí a cumplir deberes de artista (entregar dibujos y entregar jpg's, es una vida complicada). Regresé cansado (dormí seis horas menos de lo que normalmente duermo) y me metí al internet para mantenerme despierto (el internet es una especie de lobotomía, uno no se duerme, no se da cuenta del paso del tiempo, no se distrae, a menos que sí, y en ese caso no aplica). Legalmente, mi encierro voluntario de dos meses está a punto de terminar, ya me regañaron por hacerlo, pero técnicamente, oye Man, si no me invitas al cine, puedo ver la película en mi casa. No sé, esto es una tontería, ustedes saben, pero, también técnicamente, no tengo gran cosa que hacer allá fuera. No he expuesto en 13 meses, y tengo piezas para hacerlo 3 veces, e individualmente. Debe tener más de 3 meses que no hago una llamada telefónica (salvo la que uso para conectarme a internet, ¿o no sabían que aún vivo en las cavernas de la informática?) y lo mismo aplica para cualquier salida formal, salvo ir a cumplir obligaciones de artista y anexas. Anyway, me duelen los pies, tengo hambre y aún tengo mucho trabajo (aunque mucho más fácil de hacer). No importa lo que pase, cuando escribo en el blog no dejo de acordarme de lo que decía Woody Allen: ¿Algún día terminará este sufrimiento, alguien leerá esto algún día?

Mi acercamiento más significativo con el mundo, ahora, es el internet, el cual me choca y hace que me duela la cabeza y nunca me da las imágenes que busco (chistes de esos que vendían en folders en las secundarias e ilustraciones médicas antiguas). Por casualidades del destino, reencontré a amigos de la primaria y a conocidos de la secundaria. A las de la primaria eran amigas-amigas, cantábamos canciones de Gloria Trevi en el recreo. Esos momentos de mi vida cantando la papa sin catsup se me hacen tan raros que a veces pienso que le ocurrió a alguien más, que no es la historia de mi vida. Lo malo de reencontrar personas en estos días es que muchas de ellas, como decía Douglas Coupland en Shampoo Planet (Hola, Elso!), ya están demasiado negras por todas las acciones negras de sus vidas y te dicen hola un abrazo espero te vaya bien, y a veces en menos palabras que esas. Aún no encuentro a mi amor platónico de la primaria, así que, técnicamente también, they can suck my elbow. Fuera de eso, lo único que agradezco, y la verdad agradezco mucho, es que el Facebook de celular (el cual es el que uso) háyase modificado y ahora ya casi no vea las actualizaciones de mis contactos. Me deprime, les he dicho, simplemente, enterarme de cómo el mundo se mueve, me deprime. Siempre he dicho que el mejor personaje de Peanuts es Linus, es ácido y sabe lo culera que es la vida, y hace teorías alrededor de ella, sin embargo aún conserva mucha ingenuidad como para no perder la esperanza (como Charlie Borwn). Desde hace meses me siento Linus, lo cual está raro cuando durante un tiempo, algunos días sueltos, algunos momentos aislados, me sentía como Lucy rogándole a Schroeder. Schroeder can suck my elbow, too.

Por cierto, el canal 4, también llamado Canal de la Ciudad, también llamado canal de películas viejas y programas de variedad vulgares, se muere y lo vuelven un canal de discusión política y anexas. La culpa la tengo yo: una vez, mientras publicitaban dicho canal, entonces de cable, decía 'qué padre sería tener ese canal en tv abierta'. Lo que quise decir con eso ni yo lo sé, pero un día anunciaron que 4TV se iba al diablo. Sudé: ¿qué va a pasar con Se Vale? Y la respuesta es que ahora será transmitido a nivel nacional, así que todos los lectores de este blog que vivan en provincia (besos y abrazos hasta allá, a ver cuándo me invitan de vacaciones, carambas) podrán saber de qué coños hablo cuando hablo de Se Vale. Lunes a Viernes al medio día. Lo peor que puede pasar es que, como Homero cuando se hace mascota de beisbol (¿a poco no se ve mejor escrito así que 'baseball'?), el éxito local sea una demostración vulgar a nivel nacional y que lo cancelen pronto. Dios no lo quiera, así que véanlo lo antes posible.

Sé que es mala idea (y mala leche) no actualizar el blog. ¿Se acuerdan cuando había gente que escribía diario? Seguro ahora son twitstars de sus facultades y manejan el cineclub. Como sea, programé tuits que deben durarles casi tres semanas. Sean felices, yo los quiero más que nadie, con la excepción de sus familiares y amigos, pero eso no cuenta, ellos los tienen todo el tiempo y yo tengo que escribir posts para atraerlos hasta acá.

26 ago. 2010

Abuelo Taimado II: El Regreso

(este es un post medio mala onda pero sensato, y medio largo, as usual)






¿Les he contado de un programa de radio que escucho religiosamente? Ni siquiera les diré el nombre, pasa los miércoles a las 11 en Reactor, y es el peor programa jamás producido en la historia de la radio en este país y probablemente en este continente (salvo, posiblemente, Cuba). Mezcla el peor orgullo por el gusto musical 'alternativo' (mucho death, trash y grind metal alternado con rap madafaca en español de 'problemática social'), discusión de temas de interés común con invitados especialistas en su campo (o sea, burócratas y mini-caciques culturales), mucho pero mucho aire de superioridad moral, lenguaje del tipo 'nos tendremos confianza a la fuerza' (con muchas groserías y chistes locales), responden a las agresiones de los que envían mensajes (que tienen que enviar SMS's a los celulares de los locutores) con réplicas como de niño de primaria e incluso tienen una sección de opinión-editorial-poética narrada por un sujeto al borde del analfabetismo (no es broma, al tipo le cuesta horrores leer). Está conducido por un anciano melancólico al límite del tipo 'tío borracho' que cree que la única música que vale la pena es la de los sesenta y por una gorda metalera a la que todos los escuchas le envían piropos y que en el inciso de 'Religión' de su Facebook (no la he agregado, creo firmemente en el cinismo al manipular la Ley Miranda, pero no el Facebook) declara : "Sólo creo en mí". Dirán ¿oye, Bob, pero si no te gusta, por qué lo escuchas, Man? Digamos que es el equivalente de los programas horribles de TV que suelo ver, aunque éste está más cerca de Pare de Sufrir que de Se Vale -nadie se le acerca a Se Vale. Es tan malo, pero en serio, tan malo que una vez escribí un mail a Reactor (que afortunadamente nunca mandé) para que lo retiraran porque programas como ese confirmaban mi famoso dictum de 'Tenemos lo que merecemos', pero luego pensé que eventualmente algo interesante podría ocurrir, el tipo de cosas con las que artistas como Mike Kelley trabajan que podrían servirme en algún momento. El caso de las últimas muchas líneas es que el tema de uno de los programas fue 'Tips para las chavas para que no se dejen de los abusadores en el trasporte y en la calle'. Mike Kelley es increíble, cuando leo sus textos encuentro cosas y cosas por las que ya he pasado o que tengo en mente en mi trabajo, en uno de ellos habla de cómo le gusta el estilo de oratoria de los motivadores profesionales y preachers de cultos y similares por el crescendo que utilizan: primero hablan de cosas tangibles, como que no hay dinero para comer, y poco a poco pasan a temas más generales, como el desempleo, la ignorancia que la provoca, el estado del mundo actual y el demonio entre nosotros y así. Mientras escuchaba el programa de radio, pasaba exactamente así (sin ser un preacher, sino una psicóloga la invitada especialista), iniciaba con que las mujeres en el metro debían perder el miedo a gritar y a hacer explícito que alguien les estaba haciendo algo con lo que no se sentían cómodas, que debían caminar en zonas iluminadas y a lado de alguien para que parezca que van acompañadas, luego pasó a temas más fuertes, como que jalaran la palanca en el metro si algo pasaba porque obligatoriamente un policía debía estar esperando en la siguiente estación (la psicóloga explicó que una vez encontró a un amigo suyo tomado por los polis, la razón: él y su novia estaban discutiendo y ella tuvo a bien gritar que él la estaba violentando y jaló la palanca. La psicóloga lo usaba como ejemplo de que los polis tenían el derecho de joder hasta a tu novio para tu protección cuando ya no sepas qué haces), que se bajaran del camión si se les quedaban viendo feo, que debían quitar la actitud de perro Chihuahua asustado que hace que el agresor sienta que son presa fácil, que podían cargar algo en su bolso que las hiciera sentir más seguras. Fue ahí donde pasó a lo más fuerte: primero, es legal cargar con spray pimienta, pueden usar el paraguas o los tacones, entonces hizo la finta de meter quinta: "Lo que si yo no recomiendo porque está penado por la ley es llevar pistola". El mismo conductor tuvo que bajar el tono: "No, claro". Entonces, se neutralizó un rato y volvió a seguir. Dijo que las mujeres suelen ser vistas como indefensas, pero que no es cierto, es la sociedad la que hace que tengamos esa percepción, que es por eso que cuando vemos a tres mujeres caminando por la calle solemos decir que están solas, "Y no necesitamos de ir con un hombre para ir acompañadas". Hasta donde yo sé, los campeones de apachurrar latas de cerveza con la cabeza o voltear coches con las manos son todos hombres. Como sea, luego pasó al meollo: empezó a explicar lo que se podía hacer cuando sientes la posible agresión en el transporte, primero, si sientes una mano, quitarla, dar codazos, luego, empezó a ponerse seria: "si sientes la mano, toma un dedo, un dedo nada más, y rómpelo, tuércelo y rómpeselo". Entonces, la idea de los huesos rotos la excitó: "golpéalo en los genitales, con, ay, bueno, cómo decirlo, bueno, con un huevo que le agarres lo vas a mantener a distancia, ahora que si le puedes dar un patín, con un patín en los genitales lo dejas fuera, tú puedes hasta picarle los ojos si quieres, tú puedes meterle los dedos en los ojos". Entonces entendí todo el meollo de un programa orientado a la defensa femenil: dentro de lo que cabe, como sociedad que somos, es imperativo no agredir a las mujeres (en ninguna circunstancia) o puedes producir un resentimiento a los hombres tan grande pero tan grande que terminas inhabilitando toda la vida de la chica en cuestión: manipulación de su pareja, sobre-interés en cursos de defensa personal (luego salió que la psicóloga daba uno y que invitaba a quien quisiera aprender, los da en la San Rafael), manejo de las emociones, valoración de la vagina en la sociedad actual, performance de género y derechos civiles de la mujer. Un punto interesante, casi neutro, fue cuando un radioescucha preguntó: ¿los vagones en el metro y Metrobús destinados sólo a la mujer, no son una discriminación contra los hombres? La psicóloga respondió que sí, pero que era una política de discriminación positiva, es decir, que ante la reconocida incapacidad del gobierno para detener los ataques, debe hacerlo. Hizo a un lado el tema tan rápido como pudo y empezó a hablar de cómo someter a un hombre en la calle. Una de las cosas que más me asusta de estos tiempos es la separación entre sexos. Hablo en serio, ninguna sociedad ha mostrado tanto interés en la sorna con la que un sexo niega al otro. Dirán que es mero humor, chistes de la tele, pero esas cosas son indicadores, no obstante. Ya no sé qué escribir. Yo las amo a todas ustedes, y les consta. Oigan, por dentro, de corazón, yo soy una chica, una linda.

19 ago. 2010

¿existe un blog con más amor que este?: ¡Sí!, den click abajo





Como seguro saben, el tono arty mamón de este blog no es gratuito: tuve una educación de artista, tormentosa pero con muy poco alcohol (soy un ñoño, pero me amas). La cosa es sencilla y voy al grano. Todos mis amigos artistas tienen algún tipo de página, pero la mayoría son blogs. El formato Blogger es muy noble, pero es horrible para arte, porque tú quieres ver un dibujo y la página carga 37 y oh, la muerte. El caso es que por esto no había abierto mi página en blog, pero después de pensar con ingenio y picardía en cómo hacerle, le puse orden, estricto orden más bien, y creo que quedó no tan mal. Tiene las cosas que me gustan en una página: imágenes ligeras de cargar, diseño en blanco y negro, minimalista, con tipografía courier, mucho texto a veces, nada de texto a veces. Si van a visitar mi página, verán mis dibujitos pero los serios (no los de paint), cosas con cajas de cartón, cuadros, ñoñerías from hell y así. Básicamente, es mi trabajo. Ya me había tardado en enseñárselos, pero es que quería abrir con algo, pero no salió nada de interés en estos días, así que lo primero que verán en la página será un texto muy cuco.

Y ya, vean mi página, la hice aun con más amor que este blog.



12 ago. 2010

ya no grito, ya no sudo, ya no brillo con lo oscuro, te escupo en la cabeza pa que veas que lo rudo de esta fiesta...

hoy sí hay imagen random



séptima semana de encierro, las cosas van bien, creo.



Ok, por extraño que a mí mismo me parezca, esto del "aislamiento creativo" está funcionando, o por lo menos me estoy adaptando con facilidad (quizá tenga que ver con que de niño me la pasaba encerrado viendo la tele y jugando Nintendo). Ya estoy en el punto en donde no contesto el teléfono (pensando que si fuera para mí marcarían al celular) y ni por error abro la puerta (aunque nunca la abro, de por sí). El otro día sonó el celular, me entró el miedo y metí el celular en la gaveta donde guardamos las sopas Maruchan y otros alimentos que no requieren refrigeración. Este es el único pero que le pondría a todo esto: cada que el mundo me manda una señal de vida, como una llamada o algo, me perturba, siento que el mundo, aunque lo ignore, está vivo y quiere comerme. Y con saña. Me malvibro como no tienen idea. Mis hábitos de vida, contrario a lo que se pueda pensar, mejoran considerablemente: dentro de lo que cabe, mi salud está un poco mejor (con menos ataques de hipocondría qie antes y con menos motivos para tenerlos), estoy de mejor humor en general, prácticamente ya no veo la tele (salvo House M.D. religiosamente; ¿no creen que Cameron era más guapa al principio y terminó con todo cuando la pintaron de güera?). Me baño un día sí y un día no porque, precisamente como dice House, 'Uno se arregla no porque quiera sentirse mejor consigo mismo, sino cuando sabe que lo están mirando' (si no me creen mirénse al espejo ahora mismo, mientras bloguean). No me he rasurado en mes y medio y sigo sin salir de casa salvo cuando fuí a ver el América-Jaguares y el América-Tigres a casa de la prima de un amigo y el Maratón Matthew Barney en casa de 5inister Trujillo el domingo pasado. Lo que sí me urge es ir a casa de alguien con internet de verdad porque se me están acabando los discos nuevos y mi lista se abulta día a día.



La última vez que me conecté a esta cosa, estando en el MSN me platicaba una amiga, me preguntaba que qué hacía y le decía que llevaba tiempo encerrado trabajando. Ella, casi automáticamente, sin pensarlo, dijo (con un cierto tono de superioridad moral muy desagradable): 'No, Roberto, aislarse de las personas no está bien'. Estuve a punto de escribirle que se metiera sus ideas por el culo, y entonces pensé que tal vez sí tenía razón. Ok, sí, pero no confundir: uno no se hace más grosero, sino que tiene más tiempo de teorizar sobre el mundo, y esto te hace responder cosas semejantes, pero el amor no se hace menos, se incrementa. Acuérdense de Céline. El sábado en el micro, un sujeto se apretujaba contra mí porque el asiento es de esos para enanos de 1.65 y yo estaba listo para meterle los dedos en los ojos si osaba abrir la boca para empezar a quejarse de su pobre vida. No lo puedo evitar, la gente me deprime.



En cuanto al trabajo estoy muchísimo más tranquilo. Antes sufría mucho trabajando, le daba vuelta a mi cuarto miles de veces tratando de resolver las piezas, y hoy día, aunque sigo batallando, es mucho más calmo. Tengo la teoría de que es por cambiar de tenis (traía unos que medio me apretaban). Lo que sí no puedo mejorar es mi horario: me duermo como a las 4 o 5 sino es que más tarde y si puedo levantarme antes de las 12 del día ya es una enorme ganancia. El caso es que el 80% de lo que estoy haciendo se produce entre las 12 y las 4 am. Esto sí me molesta pero simplemente no puedo cambiarlo.



Ok, el único problema cantado y no por eso menos molesto es que al no salir de tu casa y limitar tu actividad física a caminar por la casa uno engorda con facilidad y velocidad. Esto era una sospecha, que se volvió una realidad cuando el hijo de una amiga me dijo: 'te veo más gordo'. Le respondí '¿gordo?, ¡wey, estoy gordísimo!'. Me entró cierta consideración y, por el momento, créanlo o no, estoy haciendo pesas (si a dos botellas de jugo de arándano llenas de agua se le pueden llamar pesas, quería llenarlas con grava, pero para eso hay que salir y negociar con el mundo). He de decir que pese a estar lleno de vida, tengo un espíritu de delgado atrapado en el cuerpo de un gordo: por alguna razón, cuando hago ejercicio, los resultados se empiezan a notar de inmediato, en serio, pero así, mal plan. Recuerdo en el 2003, durante un mes o dos hacía algo así como 100 abdominales al día y 200 levantadas de pesa (mi equipo en ese entonces era más sofisticado: un frasco lleno de monedas), o sea, menos de 15 minutos de ejercicio al día. Entonces, un día, una chica de mi grupo de cuando iba en diseño me dijo, así, en seco: 'oye, te ves como más atlético, haces ejercicio o qué, ¿eh?'. Pensé para mis adentros que, como de costumbre, el mundo se reía en mi cara. El ejercicio no me da miedo ni hueva: me aburre. Como sea, el caso es que hago pesas porque tengo brazos de gimnasta eslava (sólo que feos), y lo malo del asunto es que con el tiempo te tardas más y más tiempo en cansarte, así que hay que prolongar el tiempo de ejercicio o conseguirse otra botella de Jarritos de 2L. Cuando estudias arte, suele usarse la expresión 'como hacer pesar' para hablar de actividades repetitivas que sólo contribuyen a mejorar algo mecánico, como pintar diario lo mismo. Bueno, si me lo preguntan, hacer pesas es aburrido.


Como les decía, con las pocas veces que me meto al interné, debo anotar en un ticket de cuando tenía una cuenta en Inbursa las cosas que quiero buscar. La de esta vez está particularmente llena:

*elmer anderson, 1950's ilustrador
*margaret & walter keane
*el mil chistes
*sex to sexty
*office cartoons
*echolalia wiki
*rock hard

*mp3's
-it's my life
-mallorca
-what is love, baby don't hurt me
-la del chiflidito
-la de Héctor Suárez
-"larari lareraro"
-"wanna be my lover"
-please don't go
-canción hindú o algo así (nana natne)
-la de space jam (y pepsi kick)
-I got the power
-pump it up, get the party going on the dance floor, get your booty...
-na, nananana... hit it!

*Pond (band) wiki
*Hans Hoffman- push&pull
*Daniel Johnson/Hi how are you?
*SS y PTV

*Jonathan Lasker
*Mudhoney Live
*Duck Smashes computer
*Humble figurines
*Buscar Yahoo y Google DENMARK


Uno de mis programas favoritos cuando era niño, y me atrevería a decir que un fuerte formador de mi educación sentimental, fue 'Al Derecho y al Derbéz', de Eugenio Derbéz, por allá de 1993 al 95, yo esperaba a que llegaran los viernes a las 8:30 para verlo en el canal 2. Bien, resulta que el canal 9 decidió retransmitirlo, 15 años después, y me volví loco de felicidad. Todos los días me sentaba religiosamente a ver los últimos fragmentos de 'Mujer Casos de la Vida real' (¿ahora entienden mi situación? antes gozaba de 'Mujer' y ahora debo verlo sólo para desear que acabe) para esperar a que empezara mi programa favorito. No recordaba que fuera tan bueno. Cualquiera que esté expuesto al humor estadounidense y al mexicano por igual via programas de cable verá las grandes diferencias entre ambos: mientras que el humor gringo (de televisión) suele basarse en el sinsentido y el pastelazo absurdo, el humor mexicano, a falta de presupuesto, desde hace mucho tiempo basa su funcionamiento en pedirle al espectador que se convierta en cómplice y que se crea las carencias de humor. Es como decir: ok, esto no es chistoso, pero anda, ríete, coopera, está mal hecho. Piénsenlo: si en verdad intentaran ser chistosos pensando que pueden serlo, nuestros programas estarían llenos de humor involuntario que los volverían joyas, pero no, nada hay de chistoso en el humor de la televisión, y ellos lo saben (una buena señal es que TV Azteca no compite con Televisa en esos menesteres, salvo videos chuscos bajados de Youtube o bromas pesadas al mismo personal de la empresa). El caso es que Eugenio Derbéz no está a salvo de este tipo de humor pero, a diferencia de aquellos programas, el humor de Al Derecho y al Derbéz era bueno, sí te hacía reír, quién sabe cómo, pero lo hacía. En buena parte, por el sinsentido de los chistes verbales (¿no será que deberíamos adoptar el humor gringo?). Hay uno buenísimo: cuando mandan a comerciales, dicen: 'No te vayas', y entonces sale un corazoncito de papelería hecho con terciopelo y vierten sobre él unas habas salidas de un frasco con la misma leyenda, entonces dicen 'habitas en nuestro corazón'. Díganme soso, pero es buenísimo. En serio creo que Eugenio Derbéz la hubiera hecho en otro tiempo o en otro país, porque después, cuando intentó revivir el concepto unos años después con 'Derbéz en Cuándo' en esa ocasión basó su humor sólo en personajes y diálogos que hicieran reír. Movió el humor de lugar y ya no funcionó (aunque el chiste de que cada que una puerta se abría lanzaban una gallina me desternillaba de risa). Sin embargo, esta felicidad, obviamente, no me duraría tanto: después de 7 días (de los cuales sólo vi 6), canal 9 decidió que ya no iba más, y simplemente extendió a Silvia Pinal una hora más. Es increíble, como decía Chuck Palahniuk, puedes contar con que todo lo que ames terminará muerto, en el piso. Ahora, como me quedaba esperando a que empezara, me estoy haciendo adicto a 'Laura de Todos', sobre todo ahora que retomó el tono violento que la caracterizaba en Perú (aquí en México empezó muy blanda, pero pareciera que los estudios de mercado salieron mal: a la escoria de aquí y de allá le gusta el drama vulgar por igual), sólo que ya no dejan que se golpeen entre sí.



Como les decía, trabajando aquí se me han ocurrido más proyectos, algunos de los nuevos son hacer un retrato con pluma Bic azul y negra de Kevin de los Backstreet Boys y elaborar una especie de arquitectura con posters de esos niños ojones tan de mal gusto, y una rampa con los mismos posters.



¿Han escuchado la rola esa de Alejandro de Lady Gaga? Prometo que no se escribirá con frecuencia de Lady Gaga en este blog, pero esa canción es sensacional. Yo la escuché en Alfa y pensé que se trataba de una joya noventera de la que no me había enterado. Cuando De La O me dijo de quién era me sorprendí mucho, nunca hubiera pensado que fuera actual y menos de la chica ridícula esa. Entonces pensé que el sujeto que le escribe las canciones y sus productores son unos genios. Alejandro es la canción más noventera del mundo en una década que anuncia regresar, malagradecidamente, 20 años. Si escuchan Alejandro, y ni siquiera con mucha atención, podrán identificar que es una composición elementalmente AceofBaseosa (¿ya escucharon Don't turn around?), lo cual no es decir poco, tomando en cuenta que las mejores canciones pop de esa época salieron de Ace of Base (y nadie discutiría esto). Digo que los produtores son unos genios porque están tomando el riesgo: esto sonará tonto, pero de la manera en que el público reciba Alejandro hoy, en el año 2010, será la manera en que las personas tomarán los pastiches noventeros durante la década que se viene, así que les digo: si Alejandro es un éxito, mejor prepárense, porque el pop se limitará a recuperar a gente como Ace of Base, Corona o Whigfield con algunas cosas nuevas. Yo amo los noventas, fue mi década, y aunque sé que lo más que podemos esperar de este revival es en el pop-dance y no en el rock (y si ocurre será en el mismo tono emo-aburrido, pero eso no pasará), sé que si esto prospera, esta década será algo, ahm, pesada. Como ese capítulo de Bob Esponja donde usa una peluca ridícula y al día siguiente ya es moda y Bob se siente estúpido. El triunfo de los Hipsters que van al Patrick Miller y todo eso, pues. Por lo pronto, de tanto escuchar Alfa, estoy recordando canciones de mi infancia que trataré de recuperar vía mp3 en casa de alguien con internet de verdad. Mi lista ya va por las 80, y las que me falten se las pediré a ustedes.



Por último, en la sección editorial de este blog, quiero expresar mi descontento con el tema de 'el futuro talento de la selección femenil de futbol'. Con el mundial y el histórico pase a 4tos de final en la, ah, 4a edición de una copa que se celebra un año sí un año no, se habló mucho de que si las chavas no tienen recursos, que son muy buenas y nadie da un peso por ellas, que si metieron un golazo, que ellas sí están representando al país (y los científicos y los artistas estamos, básicamente, scratching our balls), que se debe invertir en el equipo. Ya es horrible escuchar a gente que se llena la boca diciendo que falta invertir en los jóvenes futbolistas, pero cuando esto se extiende a las jóvenes futbolistas la cosa pierde todo contacto con la realidad y se vuelve pura retórica de miedo: ¿si el futbol femenil mexicano se vuelve un crack y ganamos los próximos dos, tres o cinco campeonatos, qué? Seamos francos, lo mejor que le podría pasar es ganar una copa del mundo y, bueno, de ahí cada quien a su casa. El futbol femenil, a nivel de negocio y espectáculo, está condenado al anonimato y a estadios llenos de familiares y novios. Y nadie tiene problema con eso, pero que no prometan cosas. Si hay copas del mundo femeniles es por mera hipocresía del mundo. La única manera en que el fut de chicas podría ser mínimamente redituable o importante a nivel siquiera nacional sería si el asunto se tornara plenamente vulgar y las chicas intercambiaran playeras al final del juego, y si ustedes vieron los partidos, saben que en general no quieren ver a esas chicas sin playera. O, ya en el mejor de los casos, si jugaran, valga la horrible expresión, como hombres, y que los partidos no parecieran juegos en cámara lenta, pues algo sería. No estoy renegando del fut de chicas (¡oigan, yo veía los partidos!), pero, llenarse la boca diciendo que la cosa podría convertirse en algo espectacular es evidenciar que, definitivamente, nos falta en qué entretenerlos. Ah, y es darle falsas esperanzas a esas pobres chicas, porque, como decía aquel chiste malaonda que circulaba por los medios:


-¿Qué es lo mejor que puede ganar una futbolista?
-¿La copa del mundo femenil?
-No
-¿Entonces?
-Un futbolista


No queremos en el futuro a chicas futbolistas despotricando en los medios que nadie les da la ayuda que se les ha prometido. Mejor mantengámos los pies en la tierra, seamos francos y racionales, y ya dejen de irle a los Pumas, gente. Ah, y aprovecho este espacio para mandar felicitaciones a Paola Espinosa por sus medallas. Y por ser tan bonita y tan linda, ay, quién la quiere.

(Si me enterara que Paola lee esto me sonrojaría, pero en sentido negativo)




Por último, agradezco el dato a Ralph del remate del Juan Manuel por parte de EMI, lo cual sólo ilustra mi punto sobre cómo "if you got the move, you better beat it boy, cuz we don't like your type here". Es increíble cómo en México nos saboteamos tan padre, practicamos el Malinchismo y a los que no, les practican el Linchismo: jodan al que está haciendo algo importante. Ayer pasaban a un niño que ganó el bronce en una olimpiada de matemáticas. Le hacen un reportaje en Adela Micha y seguro le llegan ofertas de medias becas en escuelas piterísimas, pero cuando este niño acabe la carrera de matemáticas se dará cuenta que un jugador de Pelota Vasca al que la CONAE le paga $8,000 mensuales por jugar y lo lleva a viajar por el mundo vive mejor que él, y que sus mejores esperanzas, aparte de emigrar al descubrir que aquí nadie quiere a los científicos, son quedarse de profe y eventualmente de funcionario en su escuela, ahm, bueno. ¿Han visto la cara de decepción empecinada que hace Moe en The Simpsons? ¡Hey, tal vez Matt Groening era un visionario cuando imaginó un mundo de Moe's en el capítulo ese donde sale Aerosmith! Es lo mismo que le pasa a Memo Ochoa. Chale.


Ya sé que tener un blog que no se actualiza es malo, así que prometo programar posts. Les prometo uno medio lelo, otro informativo, otro arty, otro super malcogido y medio sexista y poemas.











No se imaginen cosas: los amo.