30 dic. 2010

Douglas Coupland / A radical pessimist's guide for the next 10 years (feliz año nuevo)

Douglas Coupland / A radical pessimist's guide for the next 10 years


Soy fan de Douglas Coupland, y si ustedes ni siquiera lo conocen es porque Ediciones B decidió que traducir sus libros no era negocio, porque somos unos mojados que duermen a la sombra de un cactus. Anyway. ¿Sí ubican que siempre les estoy dando pronósticos mala onda sobre el futuro y todo eso y ustedes sólo me dicen: "¡Hey, Bob, ya consíguete una novia, Maaaan!". Bien, este post me da la razón (salvo en lo de conseguirme una novia).


Este post fue tomado de un periódico que no me acuerdo, y si no es el mejor modo de cerrar el año, yo no sé cuál es. Se llama A radical pessimist's guide for the next 10 years. Por cierto, Mister Coupland hoy cumple 49 años. Happy birthday, Doug.



1) It's going to get worse

No silver linings and no lemonade. The elevator only goes down. The bright note is that the elevator will, at some point, stop.
Words to live by
A glossary of new terms for a messed-up future

2) The future isn't going to feel futuristic

It's simply going to feel weird and out-of-control-ish, the way it does now, because too many things are changing too quickly. The reason the future feels odd is because of its unpredictability. If the future didn't feel weirdly unexpected, then something would be wrong.

3) The future is going to happen no matter what we do. The future will feel even faster than it does now

The next sets of triumphing technologies are going to happen, no matter who invents them or where or how. Not that technology alone dictates the future, but in the end it always leaves its mark. The only unknown factor is the pace at which new technologies will appear. This technological determinism, with its sense of constantly awaiting a new era-changing technology every day, is one of the hallmarks of the next decade.

4)Move to Vancouver, San Diego, Shannon or Liverpool

There'll be just as much freaky extreme weather in these west-coast cities, but at least the west coasts won't be broiling hot and cryogenically cold.

5) You'll spend a lot of your time feeling like a dog leashed to a pole outside the grocery store – separation anxiety will become your permanent state

6) The middle class is over. It's not coming back

Remember travel agents? Remember how they just kind of vanished one day?

That's where all the other jobs that once made us middle-class are going – to that same, magical, class-killing, job-sucking wormhole into which travel-agency jobs vanished, never to return. However, this won't stop people from self-identifying as middle-class, and as the years pass we'll be entering a replay of the antebellum South, when people defined themselves by the social status of their ancestors three generations back. Enjoy the new monoclass!

7) Retail will start to resemble Mexican drugstores

In Mexico, if one wishes to buy a toothbrush, one goes to a drugstore where one of every item for sale is on display inside a glass display case that circles the store. One selects the toothbrush and one of an obvious surplus of staff runs to the back to fetch the toothbrush. It's not very efficient, but it does offer otherwise unemployed people something to do during the day.

8) Try to live near a subway entrance

In a world of crazy-expensive oil, it's the only real estate that will hold its value, if not increase.

9) The suburbs are doomed, especially thoseE.T. , California-style suburbs

This is a no-brainer, but the former homes will make amazing hangouts for gangs, weirdoes and people performing illegal activities. The pretend gates at the entranceways to gated communities will become real, and the charred stubs of previous white-collar homes will serve only to make the still-standing structures creepier and more exotic.

10) In the same way you can never go backward to a slower computer, you can never go backward to a lessened state of connectedness

11) Old people won't be quite so clueless

No more “the Google,” because they'll be just that little bit younger.

12) Expect less

Not zero, just less.

13) Enjoy lettuce while you still can

And anything else that arrives in your life from a truck, for that matter. For vegetables, get used to whatever it is they served in railway hotels in the 1890s. Jams. Preserves. Pickled everything.

14) Something smarter than us is going to emerge

Thank you, algorithms and cloud computing.

15) Make sure you've got someone to change your diaper

Sponsor a Class of 2112 med student. Adopt up a storm around the age of 50.

16) “You” will be turning into a cloud of data that circles the planet like a thin gauze

While it's already hard enough to tell how others perceive us physically, your global, phantom, information-self will prove equally vexing to you: your shopping trends, blog residues, CCTV appearances – it all works in tandem to create a virtual being that you may neither like nor recognize.

17) You may well burn out on the effort of being an individual

You've become a notch in the Internet's belt. Don't try to delude yourself that you're a romantic lone individual. To the new order, you're just a node. There is no escape

18) Untombed landfills will glut the market with 20th-century artifacts

19) The Arctic will become like Antarctica – an everyone/no one space

Who owns Antarctica? Everyone and no one. It's pie-sliced into unenforceable wedges. And before getting huffy, ask yourself, if you're a Canadian: Could you draw an even remotely convincing map of all those islands in Nunavut and the Northwest Territories? Quick, draw Ellesmere Island.

20)

North America can easily fragment quickly as did the Eastern Bloc in 1989

Quebec will decide to quietly and quite pleasantly leave Canada. California contemplates splitting into two states, fiscal and non-fiscal. Cuba becomes a Club Med with weapons. The Hate States will form a coalition.

21) We will still be annoyed by people who pun, but we will be able to show them mercy because punning will be revealed to be some sort of connectopathic glitch: The punner, like someone with Tourette's, has no medical ability not to pun

22) Your sense of time will continue to shred. Years will feel like hours

23) Everyone will be feeling the same way as you

There's some comfort to be found there.

24) It is going to become much easier to explain why you are the way you are

Much of what we now consider “personality” will be explained away as structural and chemical functions of the brain.

25) Dreams will get better

26)

Being alone will become easier

27)Hooking up will become ever more mechanical and binary

28) It will become harder to view your life as “a story”

The way we define our sense of self will continue to morph via new ways of socializing. The notion of your life needing to be a story will seem slightly corny and dated. Your life becomes however many friends you have online.

29) You will have more say in how long or short you wish your life to feel

Time perception is very much about how you sequence your activities, how many activities you layer overtop of others, and the types of gaps, if any, you leave in between activities.

30) Some existing medical conditions will be seen as sequencing malfunctions

The ability to create and remember sequences is an almost entirely human ability (some crows have been shown to sequence). Dogs, while highly intelligent, still cannot form sequences; it's the reason why well-trained dogs at shows are still led from station to station by handlers instead of completing the course themselves.

Dysfunctional mental states stem from malfunctions in the brain's sequencing capacity. One commonly known short-term sequencing dysfunction is dyslexia. People unable to sequence over a slightly longer term might be “not good with directions.” The ultimate sequencing dysfunction is the inability to look at one's life as a meaningful sequence or story.

31) The built world will continue looking more and more like Microsoft packaging

“We were flying over Phoenix, and it looked like the crumpled-up packaging from a 2006 MS Digital Image Suite.”

32) Musical appreciation will shed all age barriers

33) People who shun new technologies will be viewed as passive-aggressive control freaks trying to rope people into their world, much like vegetarian teenage girls in the early 1980s

1980: “We can't go to that restaurant. Karen's vegetarian and it doesn't have anything for her.”

2010: “What restaurant are we going to? I don't know. Karen was supposed to tell me, but she doesn't have a cell, so I can't ask her. I'm sick of her crazy control-freak behaviour. Let's go someplace else and not tell her where.”

34) You're going to miss the 1990s more than you ever thought

35) Stupid people will be in charge, only to be replaced by ever-stupider people. You will live in a world without kings, only princes in whom our faith is shattered

36) Metaphor drift will become pandemic

Words adopted by technology will increasingly drift into new realms to the point where they observe different grammatical laws, e.g., “one mouse”/“three mouses;” “memory hog”/“delete the spam.”

37) People will stop caring how they appear to others

The number of tribal categories one can belong to will become infinite. To use a high-school analogy, 40 years ago you had jocks and nerds. Nowadays, there are Goths, emos, punks, metal-heads, geeks and so forth.

38)Knowing everything will become dull

It all started out so graciously: At a dinner for six, a question arises about, say, that Japanese movie you saw in 1997 (Tampopo), or whether or not Joey Bishop is still alive (no). And before long, you know the answer to everything.

39) IKEA will become an ever-more-spiritual sanctuary

40) We will become more matter-of-fact, in general, about our bodies

41) The future of politics is the careful and effective implanting into the minds of voters images that can never be removed

42) You'll spend a lot of time shopping online from your jail cell

Over-criminalization of the populace, paired with the triumph of shopping as a dominant cultural activity, will create a world where the two poles of society are shopping and jail.

43) Getting to work will provide vibrant and fun new challenges

Gravel roads, potholes, outhouses, overcrowded buses, short-term hired bodyguards, highwaymen, kidnapping, overnight camping in fields, snaggle-toothed crazy ladies casting spells on you, frightened villagers, organ thieves, exhibitionists and lots of healthy fresh air.

44) Your dream life will increasingly look like Google Street View

45) We will accept the obvious truth that we brought this upon ourselves


Próximo post: mi top anual, stay tunned. Recuerden, este blog regresa con fuerzas.

Los amo.

25 dic. 2010

1998-2010 y con orgullo

Fui a la secundaria diurna NO.72 Diego Rivera en el DF de 1995 a 1998, primero en el grupo C (que después volverían cárcel de los casos perdidos de toda esa generación), y después en el B

12 años después de salir, nos vimos varios excompañeros por la única fuerza capaz de crear tal cosa: facebook.

Estuvo muy padre, acá fotos de la reunión:


cuando éramos 9

cuando éramos 11 y estábamos levantando


yo con el piporro



UPDATE 2013: nos volvimos a ver, esta vez me tocó ver, además, a un cuate que técnicamente conozco desde 1ro de primaria. Él estaba muy contento, y lo contagiaba a todo el mundo.
Extrañamente, me da mucho gusto volver a ver a estas personas que tiene tanto tiempo que conozco. Notas que la vida corre a su ritmo, sin importarle uno, y que aun así cada quién se prensó a ella, a la vida, y se encuentra lo suficientemente bien para reunirse y contarlo. Creo que esa es la definición de "celebrar"

UPDATE 2016: otra vez nos vimos, y por una BRUTAL coincidencia, nos vimos UN DÍA DESPUÉS del día en que se hubieran cumplido 3 años de la última reunión. Creo que dije "ni poniéndonos de acuerdo nos sale tan bien, jajaja!" como 7 veces en toda la noche. No me arrepiento de nada.
Esta vez nos tocó ver a 3 más que no habíamos visto antes.
Reitero: volver a encontrarse con gente de la escuela, hayan sido tus broders del alma o ni siquiera cerca, tiene algo muy bello que no había notado hasta hace algunos años.


Pensamiento aislado 2016: en otoño de 2010 (me acuerdo porque fue la final de San Diego VS Texas en el beisbol, y Lincecum jugó espectacular) nos vimos un par de compañeros, pero esta vez de prepa. Se intentó hacer una reunión en un bar de coyoacán, pero no se juntaron ni 5 (de los cuales, 2 veo más o menos con regularidad, así que el árbol navideño de conocidos de hace años fue más bien un pequeño intercambio navideño entre cuates del trabajo… o algo así).

Nota mental: estructurar mejor mis metáforas.

En fin, la cosa es que estuvo padre.
Una chica que fue mencionó que estaba gacho que tantos no fueran, aunque fuera un sábado en la noche, pero sobre todo, hizo hincapié en los que se creían los cool del salón.

Varios de ellos DE VERDAD se comportaban como los reyes del salón, cuando, al final del día, todos éramos mocosos de clase media que se habían desubicado un poco a causa de algunas películas de arte y libros de Cortázar, y eran/SON el típico vato/morra que cuando les sugieres una reunión escolar, no sólo se niegan, sino que aprovechan para burlarse de los perdedores que quisieran tener la mínima intención de volver a ver a otros perdedores.
Años y años y el odio sigue ahí… ¿pero de dónde salió tanto?

Esta chica que los mencionó, que si por algo se distinguía era por ser alguien bastante sencilla y nada pretenciosa, dijo algo importante, que 'qué flojera que han pasado tantos años y siguen en esa onda de ser cool, de qué oso ver a los demás del salón, y que ya maduren'

Estuve de acuerdo con ella al 100%.
Ser un insoportable de 18 años es un suplicio. Y cuando te das cuenta que a veces se sigue siendo 10 años después, pero con otras maneras, es desesperanzador.

Creo que eso es lo contrario de la definición de "festejar" que anoté líneas más arriba.


-FIN DE LOS UPDATES-




Próximo post: mensaje navideño cortesía de Douglas Coupland (eso es un post robado). Post del 1ro de enero: mi acostumbrado top del 2010, no se lo pierdan.

21 dic. 2010

It is discipline that begets love!!!

Este post es misceláneo, con cosas de todo, como en los viejos tiempos:

Me muero de frío. AMO el frío, que se vaya el sol y Londres se mude al DF, pero a veces simplemente es más que yo. Hay que agregar que vivo en zona semiboscosa, entonces, el frío es el pan nuestro de cada día. El frío y los discos de reggaeton que los vecinos pareciera que sólo pueden escuchar en sábado. Y que la chapa está descompuesta y el otro día mi mamá me dejó encerrado sin saberlo. Imagínense que yo, con sudadera roja, les gritara desde la ventana que me ayuden a salir.

Hay una chica que pasea a sus perros en la cancha de basquet que da a la ventana. Son un Golden Retriever y un Chihuahua. Siempre trae escote y trae cara triste. Primero pensé que era como una situación à la Sofia Coppola. Luego bajó con un chico que jugaba basquet mientras ella vigilaba a los perros. El tipo tenía la distancia suficiente pero no tanto como para pensar que era su hermano o su vecino/amigo. Platicaban a la distancia y ella sonreía. Le perdí el interés entonces. El último update es que ahora bajó con el mismo chico y platicaban sentados uno frente a otro. El chico se encargaba de lanzar una pelota a los perros (había un tercero, creo que un bulldog o similar, de los que no son malvados). Lo hacía con fuerza, señal que se lo pasaba bien (la chica parecía que sólo la dejaba caer). Luego se abrazaban y se dieron un beso pero, al menos a mis 30 metros de distancia, en la mejilla. Luego cada quien caminaba en circulos y se abrazaban de nuevo. La proxémica del chico era triste, porque no se besaban como novios: evidentemente el chavo era su amigo de mucho tiempo que tiene intenciones de hombre con estrategias femeninas, es decir, se sentaba frente a ella de espaldas queriendo que lo abrazara o se colocaba por detrás. Hasta Kant (y Kant no es el sujeto más listo del vecindario) dice que eso está mal. Anyway. ¡Ah, hola Stam!




Me obsesiono con la obra de Mungo Thomson, así, rudo. Siento que él es yo si yo hubiera nacido 14 años antes, aunque tiene más elegancia para hacer sus piezas. Tal vez en el futuro no estaré peleado con los marcos, los materiales finos o la 'producción'. O el mundo se rendirá a mis pies. Espero de todo corazón que sea lo último. A ustedes les conviene ;)

Estoy haciendo un como 'listado de deberes'. Eso quiere decir que en un papelito pongo las cosas que debo hacer y lo pego con masking tape en mi librero de cartón ( en serio, es de cartón, y tiene 6 niveles) para verlo constantemente. Entre los deberes está:

-dibujar las fotos del canal ese de monterrey donde pasaban las cámaras de tránsito
-dibujar agua (así, agua)
-empezar a escribir mi performance donde un baterista toca sobre mi cabeza en una tarima
-dibujar tonterías en una libreta marca Ideal que eventualmente darán a luz a una pieza llena de dibujos y esculturas cheesy y un performance en el que uso una botarga de pikachu (estoy en un plan que no mamen, en serio)
-seguir grabando escenas negras de dvd's (ya llevo 33 minutos máumeno)
-hacer un muestrario de fotocopias todas borrosas

(et al)

Mi mamá puso unas esferas y lucecitas en un árbol que da a la ventana. Desde entonces, los colibríes vienen atraídos por los colores y se llevan el chasco de su vida. ¡Y ustedes que pensaban que los pavos eran las únicas aves perjudicadas por la navidad! Si esos pájaros fueran más carismáticos y no parecieran insectos le diría a mi mamá que quitara su parafernalia neocristiana, pero si te metes entre mi mamá y su espíritu navideño estás cometiendo un grave, grave error.

Hoy me dí cuenta que tengo aún unos libros así pocamadre por leer. No entiendo, no puedo leer últimamente, así, de incapacidad neta. Tengo Microsiervos y The Unnamable en el librero, o sea, ¿qué onda conmigo?

Estaba pensando en lo que decía sobre los blogs en mi penúltimo post, y lo que dice Elso, y es cierto. Prometo que el próximo año este blog aprovechará la deserción de todos los demás para ser un blog de mejor calidad. El otro día Pat me dijo que ya no era mi fan, que en mi blog ya no había frases robables para el nick de msn ni nada de eso. Creo que ya no las habrá, pero en serio, retomaré mi blog con más amor. Igual debería hacer una encuesta de contenidos. Ustedes díganme.

Para un artista, no hay mejor cosa que le puedas regalar que una libreta, aclaro. Pero no de esas de los Looney Tunes marca Scribe todas corrientes (que no obstante son muy caras).




¿Se acuerdan que les conté de un progrma de tele horroroso llamado Fractal? Acuérdense, donde hablaban del vortex de hormigas con musiquita de el-gatito-se-cae-del-librero. Bueno, si una cosa no apunté fueron sus conductoras. Una es una ñora como de 35 que se arregla como de 60 y se ve como de 45 y la otra es una chava de 24 años mor-or-les que sonríe con una violencia que no han visto en medio de comunicación alguno. El otro día me di cuenta de algo: tiene la boca desviada ligeramente a su izquierda, muy probablemente como consecuencia de sonreír tan fuerte. Si eso no es una lección de vida, yo no sé qué es. Una vez una chica con la que medio-salía me soltó, así, sin previo aviso: "Tú casi nunca sonríes". Me dieron ganas de abofetearla, pero es de las personas con menos sentido del humor que conozco en le mundo, seguro no le hubiera agarrado la onda.

Últimamente, a falta de partidos de fut, veo el futbol americano. A decir verdad le agarré el guso bastante rápido. Es un deporte emocionante. El caso es que mi madre es una esponja televisiva. Les mentiría si les dijera que se aficiona a todo lo que ve, pero sí vale decir que trata de entender lo que pasa en la pantalla. De repente le deja prendido en el Santos-Toluca y llega a decir que fue un buen partido. Ahora con el tocho de repente dice cosas como: "es que mira cómo corren" o "qué fuerte se dio" o "¿quiénes son los vaqueros, rober?". Estoy empezando a pensar que sólo lo hace como un último reducto para comunicarse conmigo. Me hace sentir mal hijo. ¿Por qué todo me hace sentir mala persona?




Descubrí el trabajo de Tim Gardner. Es un acuarelista que hace pinturas de sus fotos que saca en las pedas con sus cuates o en sus salidas. Hace chorros de años, cuando todavía no entraba al taller de pintura y pensaba que quizá sería pintor figurativo, planeaba hacer cuadros como de lo mismo, aunque yo planeaba que fueran como escenas muy grandilocuentes de esas cosas. Este vato es un wey de Iowa que hace lo contrario: los pinta de la manera más simple y sucede lo contrario. Es tan bonito que les pongo el link.



Reseña de los últimos dos discos que he escuchado:



1-The music of Raymond Scott: Reckless night and turkish twilights
La música de Ren & Stimpy es increíble. Gran parte de la música que recuerdo de mi infancia-infancia es de caricaturas o videojuegos. Hace poco se me ocurrió buscar quién hacía la música y resultó ser un jazzista de los años 30 que también trabajaba para WB's. El disco es jazz en blanco y negro rarísimo, como de cartón. Mucho jazz que se hace llamar 'funny jazz' suele ser chistoso, sí, pero este rebasa a todos los demás, y te pone a bailar no matter what. Dura una hora y es una hora de chasquear los dedos, mover el pie y tonadas rarísimas. Además, el disco está remasterizado pero suena mucho muy viejo, o sea, parte de que suene polvoso le da mucho encanto. En serio, es una maravilla. Bájenlo en mediafire googleándolo. Si no, escuchen un sample:

Raymond Scott / Manhattan Minuet




2-Laura Marling / Alas I cannot swim
La manera en que suelo empezar a escuchar algo es de lo más azaroso del mundo últimamente. Puede ser por un artículo de Wikipedia o por casualidad. Curiosamente, nunca es por recomendación de alguien. Estaba releyendo una Baby Baby Baby del 2008 y en la última página viene una reseña de la chica del disco arriba. Dice que es una niña nacida en 1990 con tonadas cursis y guitarras folk. Me pareció lo suficiente para bajarlo en casa de un amigo. Por un sample que bajé pensé que el disco sería de 9, pero ya escuchándolo es más como de 7.5. Es cosa de escucharlo más. El disco está raro, sí es muy cursi y mucho pero muy folk, pero no es de corazones rotos, o sea, no grita: qué triste y desgarrador (como Fiona). O sea, suena un poco a disco cursi falso. No es fantoche, sólo le faltan pujidos. En el artículo de la Baby la chica (una fotógrafa) enfatiza que en una de sus presentaciones en NY tocó usando una playera de Mickey Mouse de esas de los ochentas (aunque en la foto de la revista usa un atuendo como de abuelita con un corno inglés). Confusión. Quizá la nueva juventud, la del futuro, sea mentalmente más sana. Escuchen:

Laura Marling / Crawled out of the sea (interlude)




El domingo pasado, en shopping tepiteño from hell, un amigo compró una pantalla LED y pasamos por pasillos de teles prendidas en el canal ese donde pasan imágenes muy coloridas para que veas que tu tele de 3 centímetrod de grosor sí está bien pro. Entre las imágenes pasaban una escultura de Nikki de Saint Phalle. Eso es color y no mamadas. Seguro Mrs. Saint Phalle tendría algo que decir al respecto, pero no sé qué. Ella me caía bien, nunca participó en exposiciones de puras mujeres. Las exposiciones sólo de mujeres son como los clubes de lectura del mundo del arte.




Pronto: mi top anual de lo mejor y lo peor del año aunque sean cosas de otros años (oh, mundo, no podrás conmigo, no me rendiré nunca). Mucho más pronto (porque se acaba el año man!): mi review de mi reunión con compañeros de la secundaria que no veía desde 1998. Stayyyyyyy tunneeeeeed!

15 dic. 2010

regalo noise-freak de navidad de este blog que los ama, aunque a su manera

Ok, les voy a explicar:

Sirako y yo somos artistas visuales salidos de la Enap de esos que pierden horas y horas de su vida escuchando discos de noise y música contemporánea y free jazz y electrónica experimental y avant-rock y de esos discos ñoños que cuestan carísimo por igual en Mix-Up (si los hubiera) que en una tienda fancy especializada (de esas que le escriben los precios a los discos a mano sobre estampitas blancas) pero que igual no los pagamos porque a la inaccesibilidad del mercado le respondemos bajando discos de Taringa.net. Suck on that.

Conocí a Sirako en una Feria de Arte Contemporáneo Emergente en Polanco (eso suena como a canción de Flans). Dijo que hacía performance gay, lo cual es cierto, pero te lleva un rato darte cuenta.

Un día me lo encontré en el concierto de Atsuhiro Itto en Radar 2008. Fue uno de los mejores conciertos a los que he ido en mi vida, era un japonés sacándole ruido a una lámpara de neón. Ahí ubiqué que Sirako también era noise-geek. Y que tomaba coca-cola y fumaba.

Un día en una fiesta de Plaqueta alguien hablaba sobre la facilidad de saltar a la fama haciendo una banda con el Garage Band de la Mac y eventualmente le dije a Sirako que deberíamos hacer una banda just because.

Sirako y yo somos altos. Él mide como 1.95 o algo así y yo le llego al hombro. Una 'persona-amiga-mía', hace años, después de conocer a Sirako dijo, en tono amistoso y de broma, que "pensaba que nadie era más alto que Bob". Pensándolo con detenimiento, en su momento fue un comentario casi tierno (cosa inexplicablemente rara). Anyway, aunque obviamente capté el mensaje, pensé que alguien que pensara que su conocido más alto era el más alto del universo, definitivamente era una persona con muy "poca cultura de la gente alta". Y nació un monstruo. Dijimos que nuestra banda se llamaría así, y que sería requisito ser alto para tocar con nosotros, y que el segundo requisito sería no saber tocar ningún instrumento, y que si querían entrar chicas podían ser bajitas pero debían ser chicas guapas. Sick Sad World.

Después de años y años de especular y no hacer nada (más o menos, el ocio debería ser una actividad remunerada -publicistas no cuentan) lo logramos.

"Él tiene lo que quería pero perdió lo que tuvo" en colaboración con "www.sirako.blogspot.com" les ofrecen, como regalo de navidad, los dos primeros discos de Poca Cultura de la Gente Alta: "Contre Les Laptopistes I-II" y "Folk Jam", ambos de 2010.





"Contre Les Laptopistes I-II" se llama así por aquella canción del "A thousand leaves" de Sonic Youth llamada "Contre le sexisme". Se me hizo muy de activista escribir consignas en francés, como en la película de Southpark cuando arman 'La Résistance' y todo se pone heroico. Además, una vez leí en el Myspace de Omar Alejandro (otro músico noise) un comentario de Beto Pop diciendo que "a la mierda los laptopistas". Luego me acordé de Christian Galarreta, que cuando lo invitaron a tocar a Radar sólo trajo una laptop PC mugrosa y descompuesta a tocar feísimo y pensé que los laptopistas sí estaban gachos. "Contre Les Laptopistes I-II" son un montón de archivos .wav tocados uno encima de otros en una laptop PC de 1999 y grabados en un Audacity en una eMac en Mono en un sólo golpe, sin edición posterior. En ese disco sólo toco yo sin Sirako (sólo lo grabé para darle celos de mí mismo y que ya nos pusiéramos las pilas). El disco son 2 tracks de 35 y 25 minutos c/u. Es más bien drone muuuuuuuuy prolongado y extendido y muy Lo-Fi. Es una mezcla entre Daniel Menche y NwW pero grabado con $2 pesos. Domingo hace el arte, y si son listos deberían ver su tumblr.





"Folk Jam" es el primer disco grabado entre Sirako y yo. Un día se me ocurrió decirle que grabáramos un single navideño en dos patadas: yo llevaba mi laptop vieja y él tocaba en su Mac. Dijo que va. Antes de grabar nos pusimos a babosear en su compu viendo cosas. Aproveché para ver la página de Mungo Thomson porque en ninguna de mis compus puedo verla porque está en Flash, un artista que es mi ídolo pero así cabrón. Estábamos viendo piezas random y le dije que nos claváramos en una serie llamada Folk Jam. Son botellas como de alfarería clásica y estandartes con diseños de Jack Daniels y unos dibujos sueltos misceláneos. Estaban preciosos. Nos clavamos particularmente en uno de un señor con una estatua y justo antes de empezar a grabar el disco, que necesitábamos un nombre para el archivo del GarageBand, se nos ocurrió ponerle así, Folk Jam. Grabamos el disco comiendo Ruffles de queso (de las de empaque verde) y Coca-Cola (si bajaron el disco pueden verlo en el arte del disco). Anyway, "Folk Jam" es un sólo track. Yo hago las partes drone rough y Sirako hace las partes con instrumentos en un programa. El disco tiene percusiones muy onda Keiji Haino, capas noise todavía á la Daniel Menche e incluso partes de órgano a lo Medeski, Martin & Wood. Dura una hora, pero hay más cambios y es menos prolongado, o sea, mucho más user friendly. Nosotros hicimos el arte al aventón pero con mucho amor. La portada del disco es un empaque de papas del McDonald's volteado.


Bajen el disco sin pagar un quinto, llévense noise hecho con mucho pero mucho amor. Si alguien ya lo bajó/escuchó, comenten plís. Las voces más autorizadas del mundo bloggero/tuiteril lo recomiendan.

(Si no detectaron los miles de links allá arriba, aquí hay dos últimas oportunidades:)



Bajen Folk Jam de Poca Cultura de la Gente Alta totalmente gratis, MP3, 60 MB, 64 minutos

Bajen Contre Les Laptopistes I-II, de Poca Cultura de la Gente Alta totalmente gratis, MP3, 42 MB, 61 minutos




(Aquí están más datos y cosas en onda seria de los discos)


Los quiero más de lo que merecen, pero eso no importa.

13 dic. 2010

santa claus is a redneck and I want redneck toys (you'll go to hell just because you said that, just for having those thoughts)

ya viene la temporada decembrina

cosas que me gustan:

-ventas vaciladoras de librerías en las que a veces hay tesoros que no se vendieron en el año, como un libro de Minimalismo o uno de chris johanson (pero no compré ese)
-reuniones relámpago entre semana sin fin aparente motivo (o sí, porque les dieron vacaciones)
-el frío
-quedarme solo en 24 o 31, aunque eso pasa cada mucho
-home alone 1 (la 2 no me gusta nada)
-recuentos anuales recuentos anuales recuentos anuales
-compras en tepito de piratería fuera de control
-que me regalen cosas
-que los 3 blogs que leo siguen en activo
-comer como cerdo
-clima soleado pero muy frío (es la única variación del sol que me gusta)
-maratones de volver al futuro
-blogs que hacen listas anuales
-revistas gratis
-ver personas después de mucho tiempo a principios del año y no volver a verlas en mucho mucho tiempo
-los tweets de douglas coupland
-que nunca doy regalos
-enterarme de las contrataciones de la liga para la temporada del 2011, creer que eso va a cambiar la manera en que consumo el futbol nacional
-que leas todo esto




cosas que no me gustan:

-que mi mamá me dé regalos
-la reunión familiar, yo crecí en un ambiente sin padres, hermanos o abuelos, de manera que todo el cuento familiar me pone como, incómodo, me hace pensar que mi vida está cerca de ser una telenovela
-ver gente cargando bolsas y cajas grandes
-que en otra época me deprimía y lo sofocaba yendo a comprar libros, ahora es difícil porque en gandhi sólo venden libros de paisajes del nepal y cocina ibérica
-ir al super y ver gente comprando refrescos o papitas. hubo tiempos en que eso me gustaba mucho, cuando vivía a lado de una comer, pero ya no
-que no pasen mis programas de tele o radio por "las fiestas"
-felicitaciones fuera de lugar en vías de comunicación fuera de lugar
-las caras de 'es una fecha especial, deberías estar de buenas'
-absolutamente NO actividades artísticas ni similares porque se supone que la gente está de vacaciones
-absoluta permisividad autoconcedida para no ir a trabajar o cerrar temprano museos
-que el blog de lear sigue muerto
-cumpleaños en días de navidad: a los amigos se suma la familia y la cosa se pone como, no sé, me chocan los cumpleaños
-no hay fut en la tele, y cuando lo hay son partidos piteros que no siempre pasan en el 9
-astas de reno de peluche en los coches, desde autobuses escolares hasta taxis
-que la unam cierra sus museos como si le echara tantas ganas a su labor artística-cultural

8 dic. 2010

do's and dont's in Monterrey parte III

SÁBADO 27 DE NOVIEMBRE

Otra vez me desperté antes. Prendí la tele y por ser sábado en la mañana había futbol europeo. Pasaban el partido del Bayern Manchen y también el del Manchester United. Vimos el 7-0 con asombro. Yo quería que metieran al chicharito. El agua del hotel, ratifiqué, tardaba años en salir caliente, más bien salía como tibia, como si a los regios eso les pareciera caliente. No entiendo los baños modernos como el que nos tocó. Como ese día nos íbamos, temía que se nos hiciera tarde para ir a desayunar como cerdos, regresar y ver si había posibilidad de que pudiéramos comer una vez liquidado el cuarto pagando con los vales. Bajamos y ahí tenían el partido del Celtic-Inverness y luego pasaron el Fulham contra no sé quién. Efra no jugo, Salcido sí, que por cierto, en la tele lo ponen como Salcido, así, como brasileño, sin nombre. Siento que eso ha de ser bueno. Esta vez la barra del buffet estaba un poco más reducido, bueno, era igual pero ahora no había salchichas. Comí dos veces chilaquiles rojos con frijoles y uno de esos rollos que les dije con frijoles y chorizo, creo que sólo por no dejar. Jugo de naranja (mejor que el día anterior) y café, pero ora sólo una taza. Greñas se sirvió papaya y le sugerí en tono de exigencia encubierta que le pusiera yogurt. Realmente, era para esconder el olor. La papaya no me disgusta, no me molesta, me hace vomitar. Luego me dejé de hacer tonto y fui por lo que realmente quería: corn pops. Qué hotel de 4 estrellas ni qué nada, lo que un hombre necesita es tele local y corn pops. Nos urgía regresar al cuarto (yo ya había empacado, ya les dije que el greñas se tarda años en bañar) para dejar todo listo y salir sin pena ni gloria. Me robé toda la papelería que el cuarto ofrecía para fines artísticos: una hoja de notas, la de precios de la lavandería, un portavasos. Asearon el cuarto mientras desayunábamos (era una mucama gordita de buen humor, como todas las mucamas del mundo) así que pudimos habernos robado la lámpara húngara o la mesa de noche con sus lámparas. Pero somos artistas, no aficionados de los pumas. Cuando bajamos, me dirigí a la guapa chica del mostrador para terminar nuestras relaciones comerciales. Hay una cosa importante a anotar sobre las chicas de Monterrey: si las buscas no las vas a encontrar en la calle, las vas a encontrar trabajando, en el mostrador. Aunque hay chicas guapas como en cualquier lado, la chica del mostrador de la mañana y de la tarde era guapa, la que vendía los boletos en el Marco, la del Centro de las Artes. El porcentaje de población joven puede que sea grande, pero en general son chicas de 19 o 20, las mayores están trabajando, y eso concuerda, tomando en cuenta que allá la vida es más rápida, y pasados los 23 no las han de considerar jóvenes. Así que todo embona. Esta idea de una ciudad con las chicas guapas detrás de los mostradores suena como a película de Sofia Coppola. Pero en fin: al parecer, no podíamos comer a expensas de nuestros vales una vez cerrada la cuenta. No importaba. Hay que mencionar una cosa: teníamos $2,000 en alimentos y bebidas, de manera que unas de nuestras misiones era comer como marranos para sacar provecho. En ninguna de nuestras visitas al restaurante salimos con buena salud, siempre comíamos no en función de la saciedad que marcaba el hipotálamo, sino de cuánta comida cabía en la boca. Al menos yo. En serio, hice lo posible para no salir con hambre y ni siquiera fue difícil. Y lo intentamos, y apenas comimos míseros $800. Siempre tuvimos la ilusión de darnos atracones de helado y pastel de fresa pero, en serio, era imposible, incluso tiempo después de la comida. Y bueno, la última comida antes de salir no la pagarían nuestros vales, tendría que ser en otro lugar. La chica linda del mostrador me entregó la nota, arregló con una sonrisa la llave defectuosa de un cliente enojado (que bajó al desayuno con nosotros en el elevador y tenía cara de pocos amigos) y nos dijo adiós. Greñas pasó al Inbursa que estaba frente al Hotel y encontramos que los camiones que descansaban en la entrada desde que llegamos se habían ido. Al parecer había un grupo de chavos como de 18 hospedados, quizá un congreso de oratoria o algo así. Y se fueron. Greña mencionó dos veces la afluencia de gente joven en el hotel, yo me dije para mis adentros que pudo ser mejor: pensé que el hotel estaría lleno, con gente yendo y viniendo, ya saben, como en una película, pero no, más bien fue, otra vez, como en película de Sofia Coppola con pasillos y restaurantes vacíos. Pero me gustó. Nos dirigimos al plan del día: ir al Parque Fundidora a ver la expo una vez más y adiós Monterrey.

El greña no quería ir a ver otra cosa antes de Fundidora, lo cual me sonaba a mala idea tomando en cuenta que está a 2 kilómetros o más y que apenas era la 1, o sea, regresar nos daría hueva y era temprano. Caminando sobre Mier, un chavo me preguntó si me podía hacer una pequeña encuesta, pero no le entendí: el tono de los regios hace que sus preguntas suenen a imperativo. Me encanta el acento regio, pero en eso me confunde. Cruzamos la Macroplaza. Greñas quería tomar metro, pero yo necesitaba sacar fotos de Santa Lucía y se puso a hacerme burla mientras una chaira nos ofrecía empanadas. Yo le decía que tener la visión romántica de las chicas que venden empanadas es peor que sacar fotos del agua, pero creo que tenemos genes disparejos para eso de discutir. Luego la vendedora volvió a aparecer (era obvio que recorría todo el camino) cuando greña entró a un baño y nos alcanzó. Le llamó amigo artista fotógrafo. Eran el uno para el otro. Aunque greña ya había ido, no conocía el Santa Lucía in the flesh ni el Fundidora in the flesh, así que fue día de sacar fotos. Si no saben, Santa Lucía es un canal que conecta a la Macroplaza con el parque Fundidora, los dos puntos más importantes de Monterrey, y yo necesitaba fotos del agua. Cualquiera serviría, pero en el DF no hay muchos ríos. Cuando las estaba tomando, boca abajo con minitripie a la orilla del río reapareció la vendedora de empanadas, nos pregunto con una sonrisa si nos íbamos a aventar y le dije que no, que más bien ya estaba saliendo. El greñas dijo que si se la volvía a encontrar, le compraba una; greña tiene un chairo en el corazón como no se imaginan. En fin.

Entrando en Fundidora, vimos cómo todo estaba en perfectas condiciones, nada de juegos rayoneados, nada de basura, incluso instalaciones pertinentes, cuidadas, variedad para la familia. Era un lugar precioso y era del gobierno para la gente, y casi todo era gratis. Nos sentimos un poco relegados a pesar de ser defeños. Greñas hizo comentarios casi enojados al respecto. Ya en Fundidora, el plan era ir a ver la bienal una vez más con calma y las exposiciones del Centro de las Artes I y II. Al llegar, antes de entrar, el greña tomó miles de fotos de las plantas de fundición y todo eso. Ver la bienal de nuevo fue bueno, con más calma las cosas se veían mejor. Todo lo que dije antes no cambian un ápice, pero como que mi primera reacción siempre es más intelectual, y tengo que regresar para verlo con más ‘sensibilidad’ o algo así. De manera que lo que vi me gustó más, creo que como exposición es una buena expo, es decir, puedes entrar y salir de ahí con un buen sabor de boca. Hubo cosas que pasaron o cosas que no mencioné: una de mis piezas es un pasaporte que requiere de ser hojeado: mandé guantes e indicaciones muy precisas para exponerla, pero prefirieron abrirlo en una página, ponerle una vitrina encima, poner extrañamente los guantes a lado, y así dejarlo. Ah, no olvidé poner los links de mis piezas en el post del domingo pasado, es para mantener el suspenso y que vayan. Ajá. Otra: la pieza de una chica de la enap que estaba cerca de mi pieza, con todo y las indicaciones de no tocar, en la inauguración alguien hizo lo contrario (se trataba de un mecanismo para darle vueltas) y lo rompió. Luego, a una chica que mandó un cuadro (horroroso y mal preparado) enorme, como de 1.80 de alto o más, su cuadro se le pandeó. Amiguito no artista, si no sabes qué es pandear un cuadro, quiere decir que por la temperatura o lo que le pones, el cuadro se empieza a enchuecar todo feo. El cuadro estaba más pandeado de lo que se pueden imaginar, en serio, no tienen idea, se separaba de la pared como 20 cm, y lo más raro es que eso ocurrió de jueves a sábado, si no es que antes, así que si me estás leyendo, Lilette Jamieson, ve a hacer algo.

Una vez afuera de la bienal, nos dimos cuenta que, extrañamente, muchos recién casados fueron a sacarse fotos a Fundidora. No estaban apiñados, sino que por donde volteabas, había una pareja. Luego, más raro, había chicas con aspiraciones de modelo sacándose fotos y video. Atrás del Centro de las Artes I había una en vestido morado que se movía con una canción de Shakira y el que parecía su papá o su tío le sacaba video. Más lejos, mucho más lejos, un chico le sacaba fotos a dos chicas en vestido negro cortísimo. Nunca pude explicarme esto. Entramos al Centro de las Artes I, donde estaba la expo que estuvo en el Estanquillo sobre causas de México de la colección de Monsiváis. Entramos, la chica del mostrador (adivinen) nos atendió amablemente. Vimos la expo en dos patadas porque esas expos que mezclan arte con documentos y fotos me cansan. Había un cuadro padre que alguien pintó en 1910 en el que decía que a Porfirio Díaz lo reivindicaría el destino. Me gustan esas cosas. Arriba había una exposición de uno de esos pintores mexicanos (de hecho era regio) de los que sólo te enteras por la Saber Ver (y de los números feos). El guardia arriba era uno de esos sujetos que se vuelven locos con pasar horas vigilando gente y que por mal timing les gusta el arte, les apasiona, así que te abordaba y te hacía conversación. Cuando entré vi que atacaba a greña, que lo dejaba y regresaba de inmediato. Sólo estábamos con un grupo de chicas de unos 18, así que me tocó mi parte. Hablaba rápido y emocionado. Este tipo de vigilante es un espécimen raro, y generalmente es benéfico, pero ese sujeto realmente se volvía molesto. El greñas lo odio, y eso que es bien chairo. No entiendo. Abajo, las nuevas chicas del mostrador nos invitaron a que visitáramos la exposición de enfrente (la fototeca, que es donde pasan expos de foto). Contrario a las chicas del mostrador, los vigilantes no son particularmente felices. Es obvio: las chicas deben ser estudiantes de arte de la UANL, y cuando eres estudiante de arte y vas a hacer tu servicio social buscas un museo dos tres bueno. En el caso de allá, donde hay como 3 museos nada más, supongo que conseguir tu servicio en el Centro de las Artes ha de ser un incentivo a ser amable y buena onda, así que estas chavas (que incluso te abrían la puerta) tenían todo a su favor. Al entrar no había nadie en recepción, y el poli no tenía ninguna prisa en llamar a alguien a que recibiera mi maleta de Heineken y la mochila del greña. Tuvieron que volver las chicas de la entrada y tomaron una actitud como de ‘nos metemos aquí y aquí nos quedamos, ¿va?, ay, no tenemos fichas, pero así se las damos’. Eran demasiado amables. Apuntaré de esto después. La expo era de una chica que sacaba retratos de niños, de frente, casi eliminando los rasgos de lo clara que estaba la foto. No era un proyecto demasiado complejo, pero funcionaba, me recordó a One de Ken Ohara. Había una sala llena de retratos, me gustó, aunque casi nunca me gustan las expos de foto. Al parecer, el lugar también es la Cineteca, y pasaban una película de Fatih Akin. Greñas pensó que sería buena idea entrar y le hice cara de ‘ya no seas forever wey’. Antes de salir, las chicas nos regalaron un pasaporte de descuentos para el Fundidora que no tuve el valor de rechazar. Saliendo, un chico nos ofreció nueces dulces de un puestito muy colorido. De nuevo, la pregunta en el regio promedio puede intimidarte. A petición del greña nos sentamos afuera. Más amabilidad: una chica de la primera sala y otra de la segunda nos abordaron para invitarnos a un concierto de bossa nova. En serio, de la amabilidad hablaré después. Salimos de Fundidora, en el metro un sujeto me preguntó si tenía cambio de un billete de a veinte, pero de nuevo su acento me hizo no entender bien y dije que no, cuando de hecho sólo tenía monedas en el bolsillo. Nos disponíamos a ir a la central de autobuses para comprar el boleto de regreso en un par de horas y a comer. A partir de aquí, el greña se hacía cargo de la misión.

Llegamos a la estación. Greña tenía descuento en una línea por algo así como viajero frecuente, pero olvidó traer el cupón. Duh. Compró unos boletos para las 8, y eran las 6 o casi las 6. Al final ir al Fundidora de una buena vez sí fue una buena idea. Greña trató de confiar en su memoria y dijo medio-recordar una pizzería en los alrededores. Sabrán que no apareció tal cosa. Pasando por la calle en un antro donde nos dijeron, ante nuestro evidente desinterés: ‘Es téibol, jóvenes’, noté que daban la chela de medio litro a $10. Pensé que entrar sería como esas películas donde uno pierde todo antes de regresar a la comodidad del hogar. Seguimos. Cuando estábamos a punto de dar una vuelta perfecta de donde empezamos, greñas, sin decir nada, entró en un restaurante chino. Era el restaurante chino menos chino en su decoración del mundo. Se llamaba Hui-Xin. Parecía un pedacito de Burger King: mesas de esas como de formica con las sillas pegadas de color azul ultramar, piso de azulejos como de B.K., una barra igual y fotos de los productos exactamente igual. A decir verdad, como mis comidas en los últimos días se basaban en la hora y el lugar (bajar al restaurante del hotel a cierta hora), que es como como en mi vida diaria, no tenía hambre realmente, y tuve que mirar las fotos por horas para decidirme. Pedí pollo de ese que está capeado y pollo agridulce. El sujeto que atendía tenía un criterio simple para servir la comida: agarras un plato, cuando veas que el monte de alimentos pudiera empezar a ser peligroso y desparramarse, entonces dejas de servir. De tomar pedí un Nestea. Como el señor era uno de esos chinos que aún no aprende bien español, tenía que señalar: ‘quiero este y este… Nestea, el de allá, el de acá, ese, ok’. Tengo una especie de cariño por los restaurantes chinos. Si fuera presidente haría una legislación para hacerles las cosas más fáciles, como prestadores de servicio social o publicidad gratis o algo. Como sea, de todas las veces que comimos como marranos, tendría que venir la comida china para hacernos ver la nuestra: simplemente fue difícil limpiar el plato, el sujeto servía mucha comida. ¡Y estaba deliciosa! El pollo agridulce estaba perfecto, el pollo capeado mejor aún, y el arroz se beneficiaba de todo lo que caía de ambos pollos. Respiraba lento, pausado, con dificultad. En verdad, no creí acabar, ya estaba pensando en pedir una bolsa para llevarme lo que faltaba. En la tele del restaurante pasaban una película fea del canal 7. Había hormigas subiendo por la pared, supongo atraídas por el dulce de los condimentos y la temperatura de Monterrey. Mientras estábamos ahí entraron unas 7 órdenes para llevar. Un mariachi y su esposa e hija entraron a comer. Se ve que le iba bien. Pensé que se trataba de un pequeño restaurant pero más tarde me enteré, por una publicidad que tomé a manera de recuerdo, que era una sucursal o la matriz. Eso quitó un poco de magia al asunto. Cuando salimos el sujeto se despedía con una enorme sonrisa. Le sonreí de vuelta y salimos. De todo lo que hice en Monterrey, comer en Hui-Xin es de mis mejores experiencias.

Este sujeto no era una chica guapa detrás del mostrador, pero era increíblemente amable también. No recuerdo a casi nadie en todo el viaje que no sonriera y no pareciera estar contento. Las chicas de recepción del hotel, la señora que aseaba el cuarto, nuestro mesero estrella, la chica del restaurante en la noche, el chino, las chicas de servicio social del centro de las artes, la chaira que vendía empanadas. Creo que la mayor hostilidad fue con las credenciales en el Marco. Esto también lo vi en el 2008, pero esta vez era demasiado evidente. No entiendo, pero simplemente parece que la gente en Monterrey es feliz. No tengo teorías salvo que quizá, simplemente, allá la vida es más simple, un poco dictada aún por reglas elementales de la humanidad: un hombre a cierta edad ya está casado y trabajando y reproduciéndose y se acabó, vive su vida sin mucha complicación. Es une estado donde en general las cosas son de precios accesibles, donde hay comida por doquier como aquí. La economía es próspera, creo. Pareciera como si la gente allá fuera más sencilla. Además, la manera en que todo el mundo sonríe hace pensar que todos son más sinceros, es decir, que uno llega con sus precauciones capitalinas de ‘todo el mundo te quiere matar’ y hasta se siente incómodo. Nadie parece tener prisa particularmente. Sé que suena a una mala visión de un lugar, pero la verdad es que esa me dio, y para ser de los que se sienten acechados casi todo el tiempo, me emocionó darme cuenta que podía sentirme tan confiado y casi alegre en otro sitio. No sé qué decir: la gente en Monterrey parece ser muy amable y contenta.

Salimos de Hui-Xin y pasamos cerca de unos almacenes de ropa como de mediana calidad, o sea, barata. Vendían playeras de equipos de futbol versión estadio (o sea, nada de bordados ni cosidos: todo pintado). Venden de los cuatro grandes: América, Chivas, Cruz Azul y Pumas; y de Tigres y Rayados. Ni por error hay de otros equipos. Estaban lindas, tenían manga larga y se veían elegantes, costaban sólo $49, pero ya tengo una del América. Greñas compró una botella de agua en un Seven-11. Antes de abordar el camión entré a los baños más feos del universo. No entiendo por qué los baños de hombres pueden parecerse tanto a un establo semi abierto, es como si fueran diseñados por mujeres, que creen que en verdad nos gusta revolcarnos en la mugre. Fueron los $4 más mal invertidos pero necesarios de mi vida. Nuestro camión ofrecía lunch: te daban un sándwich cuya marca no recuerdo (creo que era Kasi o algo así), un refresco (yo escogí Sprite) y se supone que podías hacer té o café en el camión. Yo escogí té. Los boletos de regreso eran evidentemente más classy (si es que se puede decir eso de boletos de camión) que los de ida. Había cosas en el asiento que no sabía que existían y más espacio entre asientos. Curiosamente, no eran necesariamente más cómodos. Elaboré teorías malvadas sobre el tipo de personas que prefieren gastar más en una cosa por la que podrían pagar menos, lo cual era obvia señal de que, en efecto, ya iba de regreso al DF. Me dormí inevitablemente una media hora o menos, sólo para, antes de entrar a carretera, ver un Peter Piper Pizza enorme. No sabía que eran tan grandes, se veía como un mercado de pizzas. No sé. Siempre había querido ver uno.

Eso fue lo que hice, vayan a espiar a alguien más.

3 dic. 2010

do's and dont's in Monterrey parte II

VIERNES 26 DE NOVIEMBRE

Me desperté primero, me pasa siempre cuando duermo en lugares que no son mi casa. Soy la persona más territorial del universo. Prendí la tele. Notamos que la cantidad de canales se debía a que muchos de televisión local los había en versión normal y en HD, y creo que por primera vez entendí la diferencia del HD (contrario a lo que piensan las tiendas donde venden las teles, los cotorritos, las plantas de colores y los paisajes no terminan de convencer a uno de comprar una tele, lo que uno quiere es ver si su partido de fut se ve mejor que en su tele vieja, es simple. Me puse mi camisa tipo ‘Fear and Loathing in Las Vegas’ que en algún momento pensé que era muy gay y bajamos a desayunar.

Ya en el desayuno estábamos confundidos: la carta anunciaba cosas separadas, yo iba a pedir unos hot cakes y luego creo que otra cosa, pero nuestro mesero estrella nos dijo que le llegáramos al buffet. Amo los buffets, sé que son sinónimo de comida muy a medias, pero yo los amo. Me serví chilaquiles verdes con frijoles, jugo de naranja y café, luego dos molletes, salchichas y unos como rollos de tortilla de trigo con frijoles y chorizo. Pensé que podía con más, así que fui y me serví unos corn-pops y café y pan de dulce (el pan era particularmente pobre y escaso allá, como si no les importara, las canastillas estaban en el rincón de la barra). Terminé respirando con dificultad. Greñas comió fruta. Le dije que la fruta no es comida y tuvimos una discusión sobre la comida y la moral en los alimentos. Le dije que si lo que te metes a la boca no sufrió y no fue cazado, no es comida. Le dije que la historia del hombre no es ‘el hombre contra la naturaleza’, pues la naturaleza no opone resistencia, es ‘el hombre jodiendo a la naturaleza’. Es nuestra naturaleza, jodérnosla, y lo natural no es malo per se, es decir, no es como matar animales es malo y por lo tanto comer cosas que no sean cazadas es bueno. Le dije que si lo instintivo se ve como malo se debe a una racionalización, y la racionalización de lo instintivo es una versión perversa de nuestra naturaleza. Entonces, cuando algún listillo se cree muy listo pensando que quiere alejarse del camino que ha recorrido la naturaleza por millones de años, eso es malvado (no malo). Y piensa que como las plantas no gritan cuando les clavas el diente, entonces moralmente estás liberado, pero es lo contrario: no quieres ser bueno o malo, sólo sentirte moralmente bien, lo cual es horrible y engañoso principalmente. Entonces, no te jodes a la naturaleza porque crees que estás en armonía con ella, lo que haces es abusar de ella. Comer sólo plantas es abusar de las plantas, es decir, te las comes sin establecer una posición (porque creer que las plantas son tus hermanas no es una posición), y moralmente estás errado y humanamente también. Entonces, cuando te quieres alejar del camino humano, estás a nada de empezar a ponerte en contra de los humanos. Por eso detesto a los ecologistas: son odiadores profesionales de otros seres humanos disfrazados de seres de paz. Ya lo decía Sartre: cuando quieres demasiado a los niños y los animales, los quieres en vez de a las personas. Salimos del hotel.

El plan era ir al MARCO primero, había una exposición de un fotógrafo como chino pero que creo que era mitad mexicano, un despacho de arquitectos de proyectos monumentales y la expo de Paula Rego. La chica que atiende la taquilla, me di cuenta, sigue siendo la misma, una regia güera aunque con rostro algo duro. Subieron el precio del boleto: de $50 a $60 y de estudiante de $30 a $35. Como pensé, mi plan maestro para obtener descuento con mi desvencijada credencial de la Enap que aún tenía el 08 impreso pero con resello del 2007 tuvo frutos: no les importa el resello, con ver el año creen que está bien (le dije que estaba en la maestría y que no la renovaban, que te la seguías con la de la universidad). La de exalumno del greñas, por el otro lado, no pasó porque no tiene números y no daba fe de estudios. Se gana, se pierde. Entramos. Al parecer, habría una cena de esas para las que se rentan los museos en la noche, así que estaban montando mesas elegantes, adornos de plata, pendones, flores, espejos y así. Antes de entrar a las salas, el patio principal estaba atestado de mesas (en serio, atestado, casi sin espacio entre mesas), pensé que era muy elegante todo, salvo cuando entramos más a fondo y se veía una batería como de grupo de cumbias y salsa. Los grupos en vivo en una fiesta, lo siento, se me hacen de mal gusto. Supongo que es de esas cosas que eventualmente superaré con más experiencia y más bodas (banda, ya cásense). La expo del chino era simple: paisajes tomados con una fineza increíble, línea de horizonte al mismo nivel (las que eran a nivel distinto estaban separadas, como en las columnas o en paredes pequeñas). Nunca he sido fan de las fotos en general, pero esta expo estaba padre, tenía decisión y no sé. De foto no sé hablar. Luego, la expo del despacho de arquitectos, Forster and Partners, decidimos pasarla rápido, porque odio las expos de maquetas y planos. Eran impecables, sí, y la arquitectura es de esas cosas que son importantes para los artistas, pero cuando se trata de gente tan correcta uno no tiene mucho que sacar, si acaso el greña hizo un comentario sobre que cierto edificio parecía una botella de coca cola y nos acordamos de la canción de El General. Después, la exposición de Paula Rego es buena pero no me gustó. Es decir, la exposición es amplia y abarca una gran parte de su trabajo, pero aunque empezó gustándome, faltando una o dos salas creo que simplemente no me emocionaba. Pintores, o te dejan mucho o no te dejan nada. Esta mujer es un caso raro: empezó a pintar muy joven, a los 19 ya la habían mandado a Londres a estudiar arte (es portuguesa) y llegó hasta los 50 años haciendo cuadritos todos feos y nada interesantes, ni siquiera tomando en consideración la época que le tocó. Pintaba como realista, luego como surrealista y luego hizo cuadros que hasta parecían demasiado ilustrativos. A eso de los cincuenta años empezó a hacer lo que hoy día se le conoce, y de ahí pa’l real. Me saca mucho de onda como un pintor, en esas cosas, no es mucho más complejo que un carpintero: tratas de desarrollar un oficio con tal o cual características, y pueden pasar 3 o 30 años para que encuentres lo que quieres hacer. Sus cuadros a partir de sus 50’s son buenos, al principio parecen como cuadros no muy complicados pero fuertes, pero con los años, como de los 2000 para acá, ya más bien parecen metáforas visuales que parten de otro lado no particularmente especiales, excepto por lo vistoso que es lo que hace. En fin, que se trata de una muy buena pintora que a partir de cierto momento, si no eres pintor, tal vez deje de sorprenderte. Sus últimos dibujos son muy lindos, pero ya no son más ni menos importantes que otros. Hubo, no obstante, una cosa que me gustó: dentro de las ‘frases del artista’ que luego ponen con tipografías de vinil en las salas, en esta ocasión sólo había una, en un pasillo, que me pareció buena: decía algo así como que era cuestión de agarrar una buena historia, que a veces esa historia no tenía mucho potencial pero uno sabe cuando y qué historia tomar para trabajar con eso. Como ‘tener certeza’. Entonces pensé en las historias tontas que uso en mi trabajo y pensé que por eso me gusta el arte: pintoras de 76 años o mexicanos clasemedieros de 27 piensan más o menos similar. Luego nos dimos cuenta que afuera de los baños el museo ponía un garrafón de agua con conos de papel. Odio los conos de papel. En la tienda del museo, donde la última vez que fui había cientos de libros de Gormley carísimos, ahora sólo había catálogos aburridos. Había uno choncho de Ana Mendieta que no obstante costaba $100. Greñas, que se llevó uno chiquito de $100 pero bonito, dijo que lo comprara para revendérselo a alguna amiga performancera feminista. Le dije que me chocan esas gordas y que no tenía amigas así. Le dije que si Ana Mendieta no fuera una mujer artista exótica ni siquiera sabríamos de ella. La obra de Ana Mendieta podría perderse al 90% y la humanidad no tendría mucho problema en afrontar la pérdida. Y si no se hubiera muerto, podría haber terminado viviendo de sus rentas en algún país chico, como su país natal. Nos fuimos a ver la reseña.

La Reseña de artes plásticas de Nuevo León es como el ‘Arte Joven’ del estado. Le había prometido al greñas una expo chiquita, como de 7 o 6 de calificación. Era en la Casa de Cultura de Nuevo León, a unos 20 minutos caminando hacia el norte. Pasamos por la que parecía ser la zona de impresos de mantas, bolsas y similares de Monterrey. También pasamos por el hotel donde me quedé hace dos años. Esa vez pagué (o mejor dicho, el gobierno del estado) $250 por una noche, y esta vez decía que daban una habitación para dos personas por $100. En esa ocasión, el lugar más barato que encontré (una vez instalado, lamentablemente) era de $160 y se veía de demasiado mala muerte. Lo anunciaban como en una manta beige con brocha negra, muy triste. Y ahora, con $100 entrabas y salías, que era lo que costaba el desayuno en nuestro hotel. No entiendo: el camión sube al doble o en algunos casos todavía más, pero los hoteles cucaracheros bajan. Este mundo es una mugre. No me acordaba que justo frente al hotel había una cantina-tugurio de pésima muerte, de miedo, que si te asomabas en la noche veías todo oscuro con algunas luces azules prendidas como de película de vida en la frontera. Creo que se llamaba ‘La fiesta’. Al día siguiente greña dijo que había sangre en la puerta. Creo que ya lo había visto. A una cuadra (por eso llegué ahí hace dos años) estaba la Casa de Cultura, donde en aquella ocasión fue la bienal. Contrario a lo que pensaba, la expo, aunque sí es el equivalente de Arte Joven, tenía un nivel bastante similar al de una expo de la Enap. Pensé que estaría por debajo de ese nivel, pero la expo nos dio cuenta de que en todos lados, ya no digamos que se cuecen habas, pero sí existen escuelas de arte. Además, había premios de adquisición, entonces, tú vivirás en el DF y verás a INTERPOL en vivo en el Foro Sol, weeey, pero no tienes convocatorias locales de arte, y mucho menos hay premios. Punto para la escena artística de Monterrey. En la expo había de todo lo que hay en expos de artistas jóvenes salidos del cascarón: cuadros hiperrealistas fantasiosos, dibujos supuestamente desapegados, pintura relaista pretenciosa, fotos documentales, esculturas que son como declaraciones de libro de filosofía, videos de documentación de acciones. Mi punto de comparación para esta expo no era el DF, sino Guadalajara, que aunque es la otra ciudad importante del país, ahí no hay arte, hay vacas y tortas ahogadas. Es decir: que haya lo mismo que en el DF se agradece porque entonces hay una media, pero es importante notar que eso no hay, ni por equivocación, en la otra ciudad importante. Los premios de adquisición fueron para un cuadro de un wey que siempre (literalmente, siempre) pinta el mismo cuadro (una vista de una vía de Monterrey con una instalación de focos encima, y lo sé porque he visto catálogos), una chica que dibuja como onda ‘dibujo en tu libreta, sin mucha complicación y quizá un poco fingido’ y otro para una chica que sacaba fotos onda ‘documento social’ de los jóvenes de Monterrey, pero lo raro era que aunque esas piezas necesariamente son del tipo documental-social y suelen ser muy pesadas y engorrosas, estas eran divertidas, te la pasabas bien viéndolas. Es la primera vez que veo eso, no sé si ella se dé cuenta de lo que logra. Arriba, de plano, estaban las piezas feas: unos cuadros en forma de iPods nano, unos cuadros que no iban con nada allá abajo, y unas esculturas redundantes. Al final me clavé en unos cuadros hechos con papeles en capas de atrás hacia delante. Eran retratos de arquitectos y monstruos. Se ve que era de esas piezas más pensadas que proyectadas, aunque tenía una cierta idea. Salimos de regreso al hotel.

Caminamos en línea recta sobre, creo, Galeana. Noté una cosa mucho muy importante que no me había dado cuenta en el 2008: existe una cantidad de casas y locales abandonados enorme, la mitad de ellos en venta, algunos en renta, otros simplemente abandonados. Tomando en cuenta que en Nuevo León anuncian casas desde menos de $250,000, no sería difícil pensar que puedes comprar una casa en el centro de la ciudad a menos de $1,000 000. En serio, era alarmante, demasiadas. Para que entiendan la locación de las casas, imagínense que los departamentos de Regina o Izazaga estuvieran listos para que llegara algún joven listo con una lana de sus papás para poner su taller. No entiendo, están a unos minutos caminando de la MacroPlaza y hay una desolación enorme. Tengo una mini teoría en el caso de los comercios: quizá, como en la mayoría de las ciudades, no vive mucha gente en el mero centro, y cuando viene la gente de afuera a comprar cosas, no va a meterse a las calles aledañas, han de ir a otro lado, es decir, que igual y el centro allá no es sinónimo de ‘encuentra lo que buscas a buen precio’, porque también se pueden ir a cualquier otro lado si ya se van a desplazar (prueba de esto es que el Gandhi no está en el mero centro). Y con las casas, quizá sea como en Coyoacán: el blanco de los delincuentes son los jóvenes consumidores y los turistas, y a los vecinos les toca por igual sin deberla ni tenerla, así que se fueron a sus casonas en Garza o en Santa Catarina. No sé, pero el caso es que hay una cantidad de casas vacías enorme en el centro de Monterrey, así que si alguien quiere hacer un ‘espacio-alternativo-no-galería-de-proyectos-de-arte’ y tiene una lana, créanme, el primer día encuentran algo. Un poco antes de llegar, en lo que más bien parecía un estacionamiento, vimos que había un ring que prometía luchas de mujeres ese día a las 21:00. Hice la nota mental.

En la tele pasaba la chica del programa de Mario Bezares en su rutina de la resbaladilla. Nos tocó un pedazo de la rutina siguiente: La payasita Rayita abajo haciendo chistes. Era un poco insoportable porque era más hiperactiva que Maruca, pero hizo un chiste que se robó el corazón del greña: cuando Mayito dijo que iría el domingo a Reynosa a un evento, ella preguntó, haciendo con las manos el gesto de una metralleta: ‘¿Ta-ta-ta-ta-ta-ta-Tamaulipas?’. Risas locas. Dijo que se presentaría, acabando el programa, en los elotes de la Plaza de la Purísima, que estaba a una cuadra del hotel. Hice la nota mental. Bajamos al restaurante.

Llegamos a comer. Nos sentamos detrás de un sujeto con una MacBook que, cuando pude voltear, tenía unos caracteres que nunca había visto en mi vida, supongo algo de matemáticas. Cuando se paró, era evidentemente un geek. El mesero del turno vespertino era otro: menos vivaracho y feliz pero efectivo, aunque en comparación se veía triste. Pedimos una jarra de horchata que, yo lo vi, el mesero hizo a mano porque inicialmente nos dijo que no había, pasta de fetuccini para probar (ninguno de los dos estaba muy seguro) y fajitas, yo de animal de verdad y el greña de pollo. El mesero nos trajo palillos como para un grupo de debate y de educación ambiental, pero el greñas me corrigió diciendo que era para la carne. Yo no sé de esas cosas. En las teles del restaurante siempre había futbol de Fox Sports pero nunca tenía audio. Creo que pasaban la repetición del Irapuato-Veracruz. Me di cuenta que en cable pasan repeticiones del fut de una manera insana. Salí de allí caminando de lado. Teníamos el plan de ir a dar el rol, supongo, al Barrio Antiguo o anexas, pero antes subimos al cuarto.

Allá arriba prendí la tele, en el canal de Multimedios estaba una versión con retraso de 2 horas de toda la programación, así que nos tocó un pedacito del final de ‘Acábatelo’. Le expliqué a greñas que ese era un programa de variedad y no mamadas. Le dije que Se Vale, técnicamente, no es un programa de variedad, porque tiene demasiados concursos, en cambio, el formato que creó Paco Stanley era un verdadero programa de variedad: con rutinas, personajes, una banda, anuncios largos no obstante divertidos, comedia física. Le dije al greña que el día que se dejen de hacer programas como ‘Acábatelo’ entonces sí vamos a sufrir, porque se trata de un formato muy difícil de repetir en circunstancias contemporáneas como las que conocemos. Si Se Vale ya es un ejemplo de resistencia, imagínense los programas tipo Paco Pacorro. Le decía al greñas que en serio era increíble cómo uno puede entender el video y el arte con estos programas. Yo empecé a agarrarle la onda a Paul McCarthy viendo Jaime Duende. Sé que siempre que digo eso suena a farolería, pero es cierto. Por ejemplo: la rutina donde Maruca pasa 30 minutos sin hacer nada más que enseñar las piernas echándose por la resbaladilla y haciendo un chiste basado en gritos por más de 15 minutos es una excelente clase de narrativa en video. McCarthy, en una entrevista (¿ya había escrito esto?) compara Bossy Burger con Esperando a Godot como un espacio donde no hay salida, donde las cosas no terminan de resolverse. Puedes enseñar eso con Beckett, con McCarthy, pero no hay razón para que no puedas enseñarlo con Mario Bezares. Enseñarlo así no haría más ni menos difícil al alumno entender el punto, pero sí le abrirías un abanico de opciones sobre dónde encontrar sus fuentes y sus referencias. Allí está el detalle. Luego de este intenso debate arty, empecé a hacer zapping y a explicar cada cosa. Por ejemplo, existe un canal llamado GenTV que es, básicamente, un canal local hecho por gente. En los días que estuvimos vimos de todo: futbol americano de todos los niveles (desde niños de 4 años hasta juvenil), basquetol, unas conferencias de prepa tipo ‘simulación de congreso financiero’, una expo tipo ‘trae y vende tus productos’, en el que competían las chicas de cada stand por el puesto de ‘Mis FIME’ (whatever that jeans). Y como era la víspera al partido de Rayados, había dos canales con actividades entre aficionados al Monterrey por boletos, por ejemplo, una fila india sobre la que un grupo debía brincar onda burro castigado lo más lejos posible, a fin de subir a tantos como fuera posible. Le dije al greñas que en ManagemenTV Mike Walsh dijo que en el futuro era probable pensar que el concepto de País-Estado desapareciera a favor del concepto de Ciudad-Estado, y citó a California como ejemplo. La idea me parece no atinada, sino casi inminente. Le dije que la tele local te daba una idea de localidad extraña que allá en el DF no podíamos siquiera entender (sobre todo cuando todos los comerciales son filmados en la misma calle de la colonia Roma). La gente normalmente no cree que el lugar donde vive le pertenece, sino que es de algunos otros que manejan las leyes y el erario. Estamos separados de la localidad sana (insisto: que veamos los antros y calles de nuestra ciudad en la tele todo el tiempo no ayuda, sólo satura) y una tele local como la de Monterrey facilita esto. Si tuviéramos una tele local como GenTV pensaríamos en opciones pequeñas de una manera mejor. Le dije: think locally, act globally, pero el greña no se clava con esas cosas. ¿Se acuerdan del cine iraní de principios de siglo? Se basaba en pequeñas historias (y estructuras) locales que funcionaban a un nivel enorme. Como sea. A esta altura ya era muy obvio que no iríamos a dar el rol. Yo extrañé un poco la lucha de mujeres o el show de Rayita a dos cuadras, pero la televisión era demasiado atrayente. Si me preguntan qué aprendí de mi viaje a Monterrey, les diré que fueron cosas que vi en la tele. Poco después vimos Año Uña en partes. Es una película hecha por el hijo de Carlos Cuarón hecha sólo con fotos fijas y diálogos en off. Entró directamente a mi top 3 de las peores películas de la historia (junto con Vera y Una llamada perdida versión gringa). El greñas dijo que le dejara, que era esa película, le dije que no mamara, pero le dejé, pues. Después él me dijo que la quitara y le dije que ahora se chingaba. La película era tan mala, pero en serio, tan tan tan mala, que te provocaba una risa loca, tanto que en un momento le dije al greña que era la mejor película en el mundo. El greña no se emocionó, y de plano sacó la de ‘¿a ver wey, por qué es buena?’. Le dije que era muy mala, y que aprender ciertas cosas de películas malas era mucho más provechoso que aprender de películas buenas (y aprendí cosas, oh sí, y de paso me morí de risa). Es como cuando entras a pintura: no falta un lelo que te dice que analices los cuadros importantes de Leonardo, Velásquez, y El Bosco, pero si uno pudiera sacar cosas buenas de las inmundicias uno tendría que poner un poquito más de atención. Es cierto que estas cosas sólo las puedes hacer half-heartedly, pero es algo que se puede hacer. Más adelante, a la media noche, empezó el programa que en verdad más me emocionaba de la tele regia: en GenTV pasaban, así, en serio, tomas de las cámaras de vigilancia del tránsito de la ciudad. No es broma, en serio. Así que a las 12 puedes ver horas y horas de calles desiertas donde no pasa nada (vimos un perro y un homeless nada más). Greña sacó fotos. Es tan increíble que no creo necesitar hablar más de esto. Poco después nos clavamos en un canal de cacería y pesca en HD. Pasaban vatos gringos (ya saben, mejillas rojas, pelo a rape, ropa militar) hablando a cámara con una escopeta en mano diciendo cómo esos nuevos guantes te ayudaban a maniobrar, o cómo este nuevo spray eliminaba tu olor corporal para no ser detectado. Lo mejor es que cuando mataban venados, la siguiente toma eran los cazadores sobre el animal, el que lo mató tomándolo de las astas, con la escopeta apoyada sobre la pierna del animal en diagonal, todo muy como cuadro del Vitamin P. Otras cosas que vimos fue en todo este zapping fue más y más resúmenes deportivos, más y más programas con público con playera de rayados, el partido de béisbol de Navojoa contra Mexicali, noticias y el clima local (vimos una presentadora operadísima a un grado curioso, por cierto, el 90% de las chicas en la tele local son mucho muy jóvenes, a grados alarmantes) y tanto que no me acuerdo más. Me dije que así como Luis Felipe Ortega tiene fama de dar sus clases en la cantina jugando carambola, si yo fuera maestro de video y performance las daría en casa de algún alumno que tuviera cable. No sé a qué hora el greña volvió a sacar la de caer rendido y se acabó la cosa. Era demasiada televisión.

28 nov. 2010

do's and dont's in monterrey: parte I

Como ya les había dicho, me seleccionaron otra vez en Artemergente, que como ya les había dicho también (asch), es la bienal de arte “joven” que organiza el gobierno de Monterrey (a diferencia de la Femsa, que la organiza la oligarquía de allá y que, como suena, es una bienal medio aburrida, ya saben, como de tomar el té con el meñique arriba). Hace dos años fui y conocí y pensé que ya no tendría que regresar, la bienal se realizaba en la Casa de Cultura de Nuevo León (que aunque ‘casa de cultura’ suene feo, es una antigua estación de trenes muy grande y bonita, aunque lo viejo eventualmente se vuelve triste), pero este año la expo creció y la llevaron al Fundidora (que es como el Chapultepec de allá, aunque un millón de veces más bonito) y pensé que debería ir una vez más. Mis primeras y hasta entonces únicas impresiones de Monterrey era que era una ciudad atrayente, donde las cosas eran baratas y muy organizadas, no era la ciudad más limpia del mundo como lo era Guadalajara, pero sí era una ciudad mucho más organizada, o al menos el centro. Estuve allá el jueves, viernes y el sábado, y como creo que este blog está en pleno y radiante estado de convalecencia, ya de plano les escribo lo que hice y eso es el post (tal vez el regreso del blog sea un regreso a lo personal, lo cual no sé si sea algo malo o bueno). Como sea, esto fue lo que hice en Monterrey, Nuevo León de las 10:30 AM del jueves 25 a las 8:30 PM del sábado 27 de Noviembre. Es un post exhaustivo, les tiene que durar un rato, así que, como ya los conozco, lo dividiré en 3 partes 3. Sean tolerantes.

Cuando supe que iría de nuevo a la bienal pensé en proponerle un artículo a Plaq’s para la revista de fin de año y para ver si de casualidad me podían echar la mano con algo para aminorar mis gastos (eso es lo que odio de que el DF no tenga eventos de arte más o menos importantes: todos son de provincia y hay que pagar envíos y cosas así). Increíblemente, sí, tendría hotel gratis e incluso para un acompañante si quería. Unos días antes de salir me dijo que el hotel no sería un hotel de mala muerte, onda ‘Hotel Sonya’, sino el Misión, y que tendríamos gastos de comida y bebidas gratis. Me llevé al Greñas por varias razones: de todos mis amigos con trabajo maloliente, en el suyo siempre parece fácil faltar un día o dos sin mayor motivo, además es el tipo de persona que viajaría para ver exposiciones, puedo hacer comentarios mamones y él los pasa, le debo un millón de favores (si yo fuera House, definitivamente él sería Wilson) y, sobre todo, soy muy probablemente el peor viajero/turista del mundo, realmente no me gusta viajar, no se me da o al menos no en las formas en las que creo que debería dárseme, aunque creo que mi malcogidismo para viajar también tiene mucho qué ver con mis amigos artistas: la mayoría de los artistas que viajan hacen de la experiencia una especie de cosa mágica, y a mí me cagan las cosas mágicas, por lo tanto, viajar con alguien ‘viajerilmente’ dominante hubiera hecho todo más difícil (yo quedaría como un ojete intratable), así que la tolerancia del Greñas era la idea más sabia.

JUEVES 25 DE NOVIEMBRE

Primer punto a favor de Monterrey, su estación de camiones está a unos minutos caminando del centro de la ciudad, por lo que uno puede llegar a vagar directamente sin la necesidad de tomar un camión caro que casi nunca te deja exactamente donde tienes que ir. Cuando la ciudad te recibe con la noticia que tienes que tomar otro transporte para salir de la estación (ya sabes, preguntándole al sujeto que te ofrece taxis o a una señora en la salida) es un poco triste: tus ideas de aventura aterrizan, un poco a la fuerza, en el mundo real. Cuando salimos de la estación me quedó claro que nuestros movimientos por la ciudad dependerían enteramente de mi memoria de cuando vine en el 2008, a pesar de llevar mapas: una de las características del greña es que no distingue entre puntos cardinales. Mientras caminábamos a la esquina de Padre Mier y Garibaldi pasamos por el sector dental del centro y notamos que a pesar de tratarse de la tierra de la carne, en Monterrey existe un amor franco a los mariscos. Nunca nadie está contento con lo que tiene.

El hotel Misión, en efecto, era muy amable. Te regalan dos botellas de agua por día con vasos y portavasos, tienes un escritorio fancy con una cafetera (aunque la nuestra no tenía café) y tienes una reproducción de un cuadro de papeles pintados de Matisse (el último día descubriríamos que muy probablemente todos los cuartos tendrían el mismo). Tenías el control de la tele a la mano, una pantalla plana con cable y ganchos fancy para las camisas. Los últimos huéspedes dejaron en el closet un sobre de catsup Heinz que seguramente venía con una orden de Burger King. Se habría tratado de una pareja o un grupo de chicas, porque también dejaron un ticket del Seven-11 por toallas Saba (sí, como el delantero del Morelia). Se me hizo menos de mal gusto de lo que debería. Al greñas no, no es del tipo afecto a las narrativas perdidas y eso. Las tiró a la basura. La vista de nuestro cuarto era horrible, eran azoteas de edificios sin mucho que ver, apuntaba al norte, y si hubiera apuntado al sur hubiéramos visto el periférico y a unos cerros y a zonas verdes. Pero casi no mirábamos a la ventana.

Al llegar a recepción nos dijeron que, con todo y la cantidad de dinero en comidas y bebidas, teníamos un desayuno gratis, pero después de llamar nos enteramos que el horario de desayuno acababa cuando habíamos llegado. Esperamos a las 12 para comer. Mi primer descubrimiento era que la carta del restaurante del hotel era particularmente reducida, creo que no tenía más de 15 platos para cada tipo de comida. Greñas pidió salmón con una coca-cola (yo hice la misma cara que estás haciendo ahora mismo) y yo pedí tacos rib-eye con una Joya (es como el Yoli del norte del país, aunque no es limón, sino toronja). Lo primero que notamos, y sería más o menos representativo de los días siguientes, es que el mesero o jefe de meseros de ese turno era el mesero más amable y simpático del mundo. Nos ofreció agua de horchata. Era un señor de unos 60 años, algo gordo, muy parecido a Porcel (el de las gatitas). Iba y te hacía plática sobre la comida, sobre cómo había estado todo, sobre si te había gustado lo que pediste, nada sofocante, rápido y amable. No recuerdo haber conocido a un mejor mesero en mi vida, ni siquiera aquella chica del Hooters de quien hicieron un reportaje en blanco y negro un día en el canal 11.

Nuestra agenda de ese jueves era ver algo y hacer tiempo antes de tener que regresar al hotel para ir a la inauguración de la bienal en la noche, a las 7:30PM. A petición mía, fuimos al Gandhi de Monterrey, el único. Desde que fui a Guadalajara, entendí que los Gandhis de provincia no eran distintos de los mil de aquí en el DF, pero lo que sí tienen es que deben tener en uno solo todo lo que acá encontramos tras haber peinado toda la zona sur (yo preferiría un Mega-lo-Gandhi que varios Gandhis chiquitos en el centro, pero la dinámica de Gandhi no es ‘Siempre tenemos lo que buscas’ sino ‘igual encuentras algo curioso que te querrás llevar’). Entonces, además de estar correctamente surtido, te puedes encontrar con alguna joya que no llega allá al DF. Me gusta ir a librerías en otros lugares, lo siento. Contrario a lo que pensé, el Gandhi no se encontraba en el centro de la ciudad, sino más al poniente, a unos buenos 15 minutos caminando sobre una calle que en el sentido opuesto te lleva directo a la Macroplaza. En efecto, era un Gandhi grande. Si buscabas Deleuze sí tenían Mil Mesetas, al precio de cualquier otro Gandhi, pero lo tenían (en el DF tendrías que ir a buscarlo a Quevedo y tal vez lo tendrían en Palmas o Ibero). Es evidente que allá no tienen el manejo snobista de tener una mesa por editorial en algunos casos y se enfocan más a una práctica catalogación por tema, de manera que no hay mesa de Anagrama sino que están dispersos entre los demás. La sección de arte era muy grande con algunos hitos. Había un libro enorme de Nobuyoshi Araki y un catálogo de Lucian Freud de un tamaño en el que no deberían editar libros. Entre los highlights del artista contemporáneo, el libro este de ‘El profeta y la mosca’ de Francis Alÿs estaba a mitad de precio, a $249. Greñas lo compró. Es un libro de oro si te interesa saber por qué Alÿs pinta como pinta, está lleno de referencias, aunque esto es más de Alÿs y su disposición a dar material que del editor y el curador de la exposición. Los curadores son listos y organizados, pero no son artistas, no son muy curiosos, y a veces tienen una idea de corrección que impide que lleguen a esas fuentes, pero este libro las tenía por el artista. Mi highlight del Gandhi Monterrey fue un libro grande sobre la historia de las exposiciones en Los Angeles entre 1955 y 1985, que es cuando LA se volvió el centro del arte que hoy día es. Si me lo preguntan, el arte más interesante a grandes rasgos se hace en los Estados Unidos, y de los dos tipos dominantes (cosa oeste o LA y costa este o NY), aunque menos refinado y un poco más gritón, mi favorito es el arte angelino. Creo que es más arriesgado y un poco más, ahm, ‘confiado en sus procesos’ por más personales y tontos que sean (a diferencia del arte de NY, que a veces es demasiado correcto). El libro era mucho muy lindo porque entendías lo que hilaba cosas como las primeras fotos y cuadros de Ed Ruscha con ‘In search of the miraculous’ de Bas Jan Ader con los performances de Paul McCarthy y los greatest hits de Mike Kelley. El libro estaba lleno de fotos con piezas, fotos de los artistas cuando eran jóvenes, piezas raras de artistas que tal vez no conocías o invitaciones a las exposiciones. No era un libro de chismes locales, sino de cómo la historia local puede dar ideas globales para hacer arte. Era un libro de oro para mí (costaba $249, lo que es poco) pero no me lo llevé porque ya no me caben los libros grandes. Si lo veo acá en el DF igual y luego lo veo.

Notamos, poco a poco y cada vez más, que en Monterrey hay un movimiento llamado ‘Acción poética’ (creo que acá a veces aparece, no sé) rolando por las calles. Es, básicamente, frases ‘poéticas’ cortas (ojo, no son poemas) pintadas a brocha en paredes de edificios abandonadas, coches chocados y similares. A diferencia de la cantidad de paredes y de gente con ganas de expresarse en una ciudad grande como es la nuestra, allá están más bien solos, resaltan bien y fácil. Me gusta. Anyway, intentamos buscar la pinacoteca, que está en un lugar como ‘cultural’ de la UANL; recuerdo que no era un lugar nada impresionante, pero había una exposición u otra que no estaría de más ver si estabas por la zona, y estábamos por la zona. Nos guiamos por mi memoria de cuando vine en 2008. Cuando por fin llegamos a la calle donde estaba (Washington) dimos vuelta en la dirección opuesta y decidimos regresar al hotel antes de ir a la inauguración de Artemergente. Ya no volveríamos a buscar la pinacoteca en los días siguientes.

En los 50 minutos o más que tardaba greñas en bañarse, me puse a ver la televisión, encontré un anuncio de un restaurante de mariscos (lo que le daba la razón al greña, que decía que no por ser el pueblo de la carne no iban a amar los mariscos). Salía un gay en pantalones de cuero, con gorra y chaleco y lentes tipo Village People, te invitaba a los Mariscos de alguien (algo así como los mariscos de Pepe). El gay se paseaba entre la clientela y la clientela lo amaba. Me pareció de lo mejor que he visto en mucho tiempo. Busqué especialmente ‘Acábatelo’ de Mario Bezares. Ya les había contado: después de una vida de patiño y del escándalo de la muerte de Paco Pacorro (a quien extrañamos tanto), Mayito (Mmmmmmm) se fue a Monterrey y se volvió un ídolo local. Acábatelo es un programa de variedad en toda la extensión de la palabra en el mismo formato que otros éxitos de Paquito como ‘Pácatelas’, de hecho es casi una copia, lo cual no es de achacársele a Mayito, pues es un formato que él construyó junto con Paco. Vi una rutina de 30 minutos que, descubriría al día siguiente, se repite exactamente igual todos los días. La protagonizan Mayito y una chica como de unos 22 o más, chaparrita, blanca, con shorts y playera polo rayada que hacía el papel de la niña inocente que hace cosas que parecen malas. La rutina es esta: la chica entra el escenario, Mayito trata de comunicarse con ella hablando y ella sólo grita y da brincos. Hay una resbaladilla de plástico para niños (tipo kites) y ella se sube y se lanza de frente, de espaldas, de rabo, de hecho creo que se daba bastante aparatosamente en las chichas. En un punto, Mayito se sube pero no cabe en la resbaladilla, y mientras está atorado lo mueven por el estudio con todo y resbaladilla. Luego viene la parte más interesante: la niña (se llama Maruca, by the way, y un logotipo con su nombre aparece mientras está en pantalla, que al otro lado aparece otro con los días u horas que faltan para el partido del Monterrey contra Pumas y un minilogo de alguna marca arriba) trata de contarle algo que le pasó del tipo ‘cosa inocente relatada con un tono eminentemente sexual que al final resulta ser una cosa cualquiera’. En esta parte la chica tiene una frase: ‘Oh-oh’, que es como el preludio a lo que va a contar o lo suelta en las partes donde la narración se pone aparentemente picante, y cuando lo cuenta remata con un ‘¡eso me dijo!’, todo siempre con un marcado acento regio. Cuando se acaba esta parte viene la tercera y última, en la que la chica canta y baila. Primero se pone frente a la cámara, ella hace ojitos mientras el piano repite una nota como si fuera una grabación (como ‘tercamente’) y entonces empieza la tonada de ‘Martinillo’ y cuando empieza la parte de ‘gusto en saludarte’ el tono se mueve al reggaeton (contrario a lo que piensan, en Monterrey les gusta el reggaeton y mucho). Por ejemplo, pregunta por un personaje llamado ‘la chichona’ (no es broma), ella aparece en pantalla, y cuando empieza el reggaeton, Maruca baila de manera tosuda y atrabancada mientras la chichona salía acompañada de unas 4 chicas (ninguna mayor a 19 años) bailando. Luego se acaba y sale el segmento de la payasita Rayita abajo (den click aquí para saber de qué hablo). Nos fuimos a la inauguración de Artemergente.

El hotel estaba a cuadra y media del Metro (o, como se llama allá, el Metrorrey). Del 2008 para acá, subió de $3.50 a $4.50, pero allá te dan descuentos entre más viajes compres. 2 viajes por $8.50, 4 por $16. Además, el domingo es gratis, al menos hasta que empiece el 2011. Para llegar al Centro de las Artes del Parque Fundidora había que subir en Padre Mier, transbordar en la estación principal, Cuauhtémoc, que es el cruce de las dos líneas y bajarse en la estación Y Griega. Cualquiera que haya ido a una inauguración en Casa del Lago o a un evento de teatro o similares dentro del Bosque de Chapultepec sabrá de las complicaciones con las que se topa el sentido común a la hora de pensar por dónde se entra. Es una zona de varios miles de kilómetros cuadrados y uno no puede estar rodeando a ver por dónde aparece una puerta abierta en la noche. En Fundidora nos pasó lo mismo. Tuvimos que rodear como lelos antes de saber que la entrada de ‘Plaza Sésamo’ (que es un parque de diversiones), que estaba hasta el extremo oriente, era la única abierta. Rodeamos, pasamos por edificios que de noche no se les ve forma (el greña criticó la mala iluminación, pero es que en eso trabaja) y cuando pasamos por el Centro de las Artes II pensando que allí era, Silvia Pasquel apareció en un carrito de uso interno, perdida, preguntando por una cosa de teatro. También notamos que en el edificio adjunto guardaban ‘Allotment’ de Gormley, que el sábado veríamos que al parecer le pertenece al Marco y es una de las dos piezas que no se trajeron al DF (curiosamente, esas dos piezas hubieran sido suficiente exposición en vez de las otras). Es raro, es una de las piezas más impresionantes que haya visto (son cientos de esculturas hechas con dos bloques de concreto o madera, uno a medida del cuerpo y la de arriba a medida de la cabeza) y están en un edificio polvoso, con un plástico encima. Me gusta: conservar un cuadro no es más ni menos difícil de conservar que un bloque de concreto, es decir, el cuadro lo puedes mover con las manos, y para el bloque necesitas una grúa, pero al bloque lo puedes poner al sol con un plástico encima, y al cuadro lo tienes que poner en un cuarto a cierta temperatura, y le tienes que hablar para que crezca y todo eso. Como sea, llegamos sudando al Centro de las Artes III justo en el momento en el que daban los premios y las menciones honoríficas. Siempre que participas en algo esperas ganar, no participas pensando ganar, sino que lo esperas una vez que lo hiciste, sin embargo no me sorprendió no ganar, es decir, no se me hizo un huequito en el estómago. Uno de los 4 ganadores es enemigo natural de mi clicka del mundo del arte y enemigo natural mío desde hace unos años (lo vimos hablando en una conferencia sobre arte y violencia –curiosamente, junto con un par de chicas que ganaron hace dos años). Es casi de mi edad, y a pesar de tener cara de barrendero es el sujeto con el tono más fresa que haya escuchado en mi vida, onda ‘pues nada, o sea, sólo fuimos y le estrellamos la botella en la cabeza a este wey y lo grabé, o sea, nada más’. Curiosamente, aunque su obra no me parece, de los 4 su premio quizá haya sido el más prudente. Lo cual, como siempre, habla mal de todo lo demás, pero no de él. Este año, uno de los 3 jueces, en el papel de ‘artista importante’ fue Artemio. Si no lo ubican, es un artista principalmente de video particularmente mediocre y aburrido, a pesar de que su trabajo se basa en la vacilada y el reventón. Aunque este año la bienal estuvo mucho más arriesgada y diversa que hace dos (que fueron 14 artistas con 17 piezas de 1000 que participaron y a la fecha no entiendo cómo logré colarme), hubo muchos momentos que bien podrían jugarle en contra suya. De los cuatro premios de adquisición, podemos clasificarlos en un error por voluntad propia, un error por omisión, un error declarado y el que les decía, el menos equivocado. El error por voluntad propia fue de una artista del DF, presentó 5 trapitos de viene-vienes así, tal cual, con tachuelas rojas en las esquinas y tan-tan. Es el tipo de piezas que puede sorprenderte por esta cosa de la energía social, del impacto de quien usó esas cosas. Pero ya tenemos a Margolles, y aunque suene a lo contrario, creo que es más valioso ver sus piezas, con todo y lo que quieran que se trata de muerte en crudo, que apreciar los trapitos del viene-viene por esta cosa de lo social rough. Me pareció algo más gratuito de lo que debería permitirse una bienal más o menos grande como esta. El error por omisión es de una chica de Mérida (Hola, Poala!) que presentaba unos cuadritos de MDF colocados a unos 5 cm. de la pared, cuyo reverso está pintado y el reflejo ilumina la pared. La pieza podría ser una buena elección, de hecho, la más sana de las 4, pero es una copia exactamente igual que otra pieza de Pablo Vargas Lugo que tienen en Jumex, sólo que en su caso en vez de cuadritos blancos de madera son pirámides en relieve de cartón, mucho más grandes, con el reverso de otro material (supongo madera) y que iluminan la pared, aunque e este caso no sólo está esta cosa de lo sensible, sino también un comentario sobre comunicación social. O sea, que no sólo se trata de una pieza que ya existe, sino que ya era mejor. Estoy seguro que ninguno conoce la pieza, de lo contrario no podrían haberse hecho tontos, pero sí creo que siendo Jumex un lugar donde las cosas se exponen y deben verse, es una falta más o menos grave no conocer la pieza, además de que se trata de un artista mexicano. El error del vato este que les digo que me cae gordo es un cuadro (que según me cuentan mis fuentes, ya pasó a la etapa donde ya los manda a hacer) con un par de documentos: una carta negociando una alianza E.U.A.-México en la primera guerra mundial en la que medio se entreve que podrían habernos regresado los territorios perdidos (bueno, por decir) y otro que es un telegrama con números que seguro son códigos de guerra. Y, finally, el error declarado, el que podría echar a perder todo el evento sin mucho problema es uno de un vato poblano que con la playera blanca y verde de la selección mexicana de fut hizo togas religiosas, onda ‘la masa consumida por el espectáculo’. Ni siquiera creo tener que hablar de esto, ustedes no serán estudiantes de arte, pero agarran la onda, sólo valdría anotar que quizá podría entenderse tomando en cuenta que este vato vive en provincia. Si aquí te molesta que ‘las masas’ vivan del fut y la tele y la religión, pues te distraes con otra cosa, porque vives en una ciudad y tienes una oferta cultural muy abierta. Es probable que ese vato viva en medio de camotes y futbol y nada más. No justifico su pieza, pero podría entender su posición. Como sea, darle un premio a un artista tan declaradamente burdo le jode la carrera. Les apuesto que nunca va a ser nada de él.

Una vez pasada la ceremonia de premiación vi la expo. Mi veredicto general es que la exposición es arriesgada, que trata de abarcar tópicos generales que se ven en el arte hoy (sé que decir el ‘arte hoy’ suena a no decir nada, pero piensen que el 99% del ‘arte hoy’ no se produce aquí, y es importante saber que es ‘el arte hoy’ por lo tanto). Había una curaduría pensada en zonas. Había piezas baratas que son como gags visuales, por ejemplo, cuadros del tachecito que aparece cuando tu compu no carga la imagen o unas cerámicas clásicas en forma de empaques de McDonald’s y similares. Había zonas de ‘experimentación sensible y personal en pintura’, ya saben, con animalitos, pastiches que mezclan manga con pop con realismo y no asustan a nadie (a dos les dieron mención), había una zona de pintura eminentemente personal que era como un muestrario del Vitamin P (onda pintura abstracta muy geométrica y pintura realista que se sale del cuadro y similares), había una zona política (con los premios que les digo), una zona con dibujantes del tipo ‘mi mundo interno, twisted and all fucked-up’ (Daniel Guzmán y José Luis Sánchez Rull son excelentes dibujantes y me gustan, pero definitivamente crearon un monstruo en sus alumnos). Mi zona favorita más o menos era una donde había pintores pero más serios y quizá más pretenciosos, pero un poquitín más confiados en sus propios procesos que en un chiste visual (como pintar un coche en papel y arrugarlo como si hubiera chocado o cuadros à la Julie Mehretu). En esta sección había un par de cuadros de una chica que va en la Enap y con quien tengo amigos en común, pinta como, MUY bien, pero a mí no me gusta. No soy su fan, pero sus cuadros se veían más pertinentes, me cayeron bien. Mis piezas (esta y esta) estaban en una sala que estaba distanciada de la sala principal, y estaba entre dos chicas del DF: una que llevó fotos entre Mónica Espinosa y Robert Smithson y otra que es de mi generación de la Enap, e incluso tenemos amigos en común pero no somos bradas. Como que esa zona era de cosas más bien aisladas, o al menos la mayoría. Curiosa y obviamente, era la zona menos espectacular. No me importa.

La banda regia del mundo del arte, y esto ya lo había visto hace dos años, no es muy distinta de la de aquí, salvo que aparentemente es más escenosa en algunos casos. O sea, en Monterrey, NADA de tenis Nike de colores, flecos con lentes vintage de los 80’s o faldas de lunares como de Minnie Mouse, son más bien elegantes, de vestimenta formal (vestido negro, ya saben) pero luego sí hay unas que llevan faldas de 3 centímetros y anexas. Los vatos son más o menos iguales: playeras polo, camisa, nadie lleva pelo largo, pero eso es común en arte (a menos que seas Ugo Rondinone). En una de esas, frente a un cuadro en el que una chica tipo manga le corta el pene a un mono como de un cuadro del barroco español, un tipo de Aguascalientes o Guanajuato (siempre los confundo, y extrañamente tenía acento, incluso dijo ‘con madre’ –me encanta esa expresión-) me hizo la plática basado en el asombro de la escena. Bueno, dijo ‘está fuerte’ y le respondí porque nunca sabes cuando terminarás en casa de alguien de pura suerte. Dijo que estaba exponiendo en la Biblioteca Estatal, pero que la movieron de la planta alta a la baja. Le dije que iría, pero no pude, aunque al día siguiente pasamos frente a la biblioteca pero no nos nació entrar. Al parecer, cuando hay inauguraciones la banda se apiña en una terraza donde el humo del cigarro se pone densísimo, así que no duramos nada ahí. Una cosa que noté es que como la escena de allá debe ser obviamente más reducida que acá, uno pensaría que la mayoría se conocen o son amigos o algo, pero sólo se veían grupitos reducidos. Mi plan esa noche era hacer plática con el coordinador de exposiciones: hace dos años me echó la mano con gastos y me regaló unos catálogos, y este lo molesté con unas preguntas para el artículo de la revista. Tenía el sueño guajiro que esta vez, por pura buenaondez, me ayudara con el boleto del camión (que subió culeramente de $389 a $735) o me ofreciera una expo individual en Fundidora (hace dos años me pidió que mi pieza circulara por otras exposiciones después de la bienal). Cuando lo busqué ya se me había ido. A eso de las 10 PM llamó Mario Flores, que si no le caía a Guadalajara así, para mañana. Así funciona mayito. Dimos una vuelta rápida a sabiendas que la veríamos por última vez el sábado antes de regresar y nos fuimos de regreso al hotel con la esperanza de llegar antes de las 11 y alcanzar comida, como, un pastel.

El metro de Monterrey, a diferencia de aquí, abre más temprano y cierra más tarde: de 4:45 AM a las 12 de la noche y todos los días, nada de que el domingo abre a las 7, no obstante, como el de aquí, en las noches tarde un poco más en pasar. Cuando salimos, cosa rara, a pesar de estar en una zona comercial del centro de la ciudad, estaba vacío. Jueves a las 11 no es un día de reventón total, pero sí estaba demasiado desolador. Seguro no sería lo mismo en el barrio antiguo, pero se me hizo un poco triste. En efecto, ya no llegamos antes que cerrara el restaurante y la chica nos tuvo que decir que lo lamentaba mucho pero ya no había servicio. Le dije que eso pensamos que pasaría, pero ella insistió en disculparse. Le dije al greña que al menos aún teníamos su pan de dulce que compró en la terminal del DF. Por mal timing, los dos partidos de ida de las semifinales del fut eran a la hora necesaria para que, por la inauguración, no pudiera ver ninguno: el América-Santos era a la hora en que ya debíamos estar saliendo al Fundidora, y el Monterrey-Pumas era a una hora en la que aún estaríamos ahí, no obstante, alcanzamos los últimos 3 minutos. Lo más divertido de ver el futbol es verlo en cualquier lugar que no sea tu casa, así que la idea de ver el fut a gritos en el restaurante del hotel no se pudo. Arriba, después de un intenso zapping (no me sé los números de los canales ni qué canales de deportes había) me enteré que el América había perdido 2-1 con Santos. Durante una hora o más me quedé viendo el análisis del partido en TVC Deportes, donde también son del tipo ‘es que el futbol mexicano es malo, y el América es peor’. Yo estaba reclamando en voz alta las malas críticas y los movimientos del América, pero el greña se quedó dormido de buenas a primeras. ‘Es que caminamos mucho’. Le hice un comentario que apuntaba a burlarse de su hombría basado en su poco rendimiento energético en la jornada diaria, pero tenía tanto sueño que se durmió sin responder. Le pedí que me prestara su nuevo libro de Francis Alÿs e hice comentarios sobre eso de que el artista es quien da las referencias, que normalmente no es el curador quien tiene tanta curiosidad y todo eso, pero el chico en serio se estaba muriendo de sueño. Después de soplarme todo el resumen del Irapuato-Veracruz, me di cuenta que no podía estar viendo la tele con greñas sacando burbujas de la nariz como en caricatura japonesa, así que me dormí a las 00:40 del viernes.