11 sept. 2009

y entonces vas a despreciar / la mirada de los demás / y va a ser difícil saber / si te estás viendo a tí misma

I

Caster Semenya, la sudafricana de cuyo sexo sospechaban en el Mundial de Atletismo de Berlín, resulta que, en efecto, no es mujer precisamente, pero tampoco hombre: tiene testículos internos, no tiene útero ni ovarios, nada que él/ella no supiera o, en el peor y más escandalosamente ignorante de los casos (Á-fri-ca), no sospechara. El caso sigue siendo un semi escándalo. La gente de Sudáfrica dice que su exclusión en participaciones deportivas oficiales causará la Tercera Guerra Mundial. Más allá de lo vacilador de pensar que una guerra mundial pudiera desatarse por la extraña conjunción de varios sectores generalmente menospreciados (una atleta mujer que ni siquiera es guapa, una atleta negra, una atleta que ni siquiera tiene sexo 100% definido, una atleta mujer-que no es realmente mujer-negra-que ni siquiera es guapa-tercermundista), llama la atención hacia dónde se dirige la parte dramática de la historia: se lamenta, con el país detrás de ella, su exclusión del mundo de la gloria deportiva, se amenaza un escándalo de talla mundial si se le excluye, se exige el derecho de competir con otros para demostrar quién es mejor, pero el shock de descubrir que tu sexo no es lo que pensabas (realmente no es ni lo uno ni lo otro) está completamente dejado a un lado. Semenya, definitivamente, ya pasó por esto, y decidió aprovecharlo de la manera más lista posible (si uno tuviera super poderes lo primero que vendría a a cabeza sería convertirse en deportista, los deportistas sólo tienen un superior relativo en el mundo: los Rockstars, pero en el terreno económico, los deportistas son verdaderamente los amos del mundo), pero el caso es que la nación sudafricana, complice silencioso del orgullo más arrogante (el de un país por sus atletas), no siente en lo más minimo, a la distancia cuando menos, el trauma de la pérdida de la identidad sexual clara de un ídolo; y son sinceros: les duele perder un atleta exitoso. Es extraño, es algo así como una inversión de prioridades, pero qué no es una extraña inversión de prioridades hoy día.





II

Yosmar Flores, el 'Boliviano Fanático de la Biblia' que 'secuestró' el avión que venía de Cancún el miércoles, es analizado en las noticias. La especialista invitada dice que su comportamiento (a saber, creer que Dios le habla, que esa voz le da órdenes y le incita a hacer cosas, accesos megalomaniacos, etcétera) es guiado por el consumo de drogas. La historia de este sujeto es redonda: criminal reincidente y drogadicto miserable, encuentra la cura en Cristo y la música y trata de llevar su mensaje al mundo. Las observaciones de la doctora son más o menos claras: su necesidad del delito puede ser reemplazada con la búsqueda de Cristo, pero los receptores de drogas en su cuerpo siguen necesitando sustancias, y su comportamiento, heroico y quasi épico, es una mera reacción fisiológica alimentada por el entorno. Esto echa a perder todo: el miércoles todas las noticias (y todos los tweets) apuntaban a los bolivianos secuestradores. De aquí en adelante, lo que queda en las noticias son los procedimientos judiciales y diplomáticos de rigor (que su país pida su extradición, una sentencia ridícula para alguien que ni siquiera usó armas ni golpeó a nadie, alegar demencia). Va a ser como ver una película en cámara lenta todo el tiempo (como 24 hour psycho de Douglas Gordon). Ya hasta eso nos quitan en la tele.





III

Hace como dos semanas que no escucho a Fiona Apple. Ella siempre tiene razón, todo el tiempo, en todo. El tono 'what wasted unconditional love, on somebody, who doesn't believe on the stuff, oh well' me sigue pareciendo correcto. Pero últimamente, que escucho a Jim O'Rourke 24-7, el tono es diametralmente opuesto, es más del tipo 'estoy bien, no me quites el tiempo de nuevo'. Jim O'Rourke es maravilloso. Ahora canto de buenas mientras me caliento el desayuno:


Me, I’m getting better everyday
That’s what I said

Don’t believe what you’ve heard
It’s not like I want to be king
But I can’t help myself
It’s just that I am

Sorry, but I found someone new
To spend time
Instead of you, I spend it with me

You see, I’ve traveled round the world
I’ve seen so many things
Why am I talking to you?

Why do you hide, behind, somebody else
There’s one too many, in this room, and I think it’s you

As you can see, I’m a happy guy
Don’t need nothin’ to get me down
’Cause I’ll always have you

We are, are on a sinking ship
But I’d like to stay on board
And shoot the cannons at you
Why do you hide, behind, somebody else
There’s one too many, in this room, and I think it’s you


Jim O'Rourke, Therefore I Am, Insignificance, 2001






IV

Cuando eres un adolescente que toca la guitarra (y lo superas), lo último que piensas es que lo retomarás muchos años después. Estoy aprendiendo a tocar Do Re Mi y Clean Up Before She Comes de Nirvana y Memory Lame de Jim O'Rourke. Es tan extraño agarrar tu guitarra vieja, ahora con motivos más bien arty-performer, leer acordes y tablaturas y escuchar el disco con paciencia. Es increíble la atención que posees cuando tienes 18, y es más increíble que no lo puedes recordar 9 años después. En aquellos tiempos tenía una carpeta enorme llena de hojas impresas directo de internet, a veces, iba al café internet sólo a copiar tablaturas. No sé cómo sea, hoy día, la experiencia de googlear 'nirvana+tabs' y cambiar de ventana para abrir el messenger o el Twiter. Twitear que estás aprendiendo a tocar canciones de Nirvana, eso sí es extraño. Más bien triste, aunque sólo teóricamente (¿pero que no es triste teóricament hoy dia?).





V

Twitter es un mal invento, de esto estoy mucho muy convencido. Clive Ives dice que la comunidad Twitter es, de todas, la comunidad digital más sincera. No posee la pretención megalómana de los bloggers, ni el intimismo público o la competencia general de la red social, sino todo junto. Los motivos del tweet son simples: mírame y leéme. Realmente, dice Ives, el quid del tweet está en el follower, el que lee. La idea de estar siempre presente ya la anunciaba Coupland como el tono distintivo de la época de los noventa. En aquel entonces, la respuesta irónica (i-ró-ni-ca, los noventa, ¿recuerdan?) a este 'Look at me' era un 'I don't give a damn about your website'. Ahora, en un extraño revés o en una extraña hipocresía al revés de la atención al prójimo -virtual-), la cosa es estar enterado. Como en cualquier sistema social, existen relaciones -inevitables- de poder. En este caso, la sola idea del 'seguidor' supone una especie de sumisión necesaria, como un rito de iniciación que no termina. La inserción de una aplicación de Twiter.com en el teléfono celular es la mezcla de lo peor de dos mundos: la inmediatez y la omnipresencia de la plataforma digital, y la disponibilidad constante del celular (antes volteabas a ver a la persona con la que estabas y te decepcionabas un poco al ver que estaba mensajeándose con alguien, ahora lo hace con un auditorio virtual que también piensa que es imperativo y necesario que lo escuchen). Durante mucho tiempo se especulaba que la plataforma del blog desaparecería en pos de la red social. La idea sonaba tonta, cómo iba a desaparecer un formato semi literario por uno del tipo 'hola kmo estás milbesos'. La cosa fue un poco más ridícula: el formato blogger pierde adeptos porque sus antiguos y dedicados autores se dedican a escribir "ando crudo y mañana a la chamba, uff, odio los domingos posted 2 minutes ago". No desaparece blogger porque hay menos lectores de blogs, sino porque hay menos gente que los escribe. Ya es un poco tonto pensar en dedicarle tiempo a escribir tus memorias en un diario digital, y cuando la inmediatez del tweet es tan imperante, la idea de escribir más de dos párrafos suena fastidiosa. Sólo los blogs del tipo "vacilador con muchas fotos" o "clavado con much texto" permanecen en pie de lucha con más facilidad. Michel Houellebecq, en Le Monde comme supermarché, dice que ya no podemos desarrollar el humilde papel de ser lectores, y que también por eso no podemos mantener una conversación frente a otro ser humano. Bueno, es más extenso, pero ya es bastante que hayas leído hasta acá.





VI

It’s quite a gamble to speak out of place
Those things could kill you but so could your face
What occupies me, pays a low rent
Because fondness makes the heart grow absent

These things I say, may seem kinda cruel
So here’s something from my heart to you
Looking at you, reminds me of looking at the sun
And how the blind are so damn lucky

Those holes on your face could be used better ways
Breathing’s a distraction when you chatter away
These things I say, may seem to be lies
To seem risque, or sensationalized

And too many people can remember your name
Always walking you down memory lame

These things I say, may seem to offend
But not half as much, as I’d like to intend
Listening to you, reminds me of
A motor’s endless drone
And how the deaf are so damn lucky

I’d be happy, if life came to a stall
Then I wouldn’t need my senses at all
These things I say, might seem out of line
But day to day, I’m right every time
Looking at you, reminds me of
Looking at the sun
Too long

You’ll find
That in no time
You’ll be talking to yourself
Along with everybody else

Then you’ll despise
The look in their eyes
It may be difficult to tell
If your looking at yourself

And you look fine
If you don’t mind
That gaping hole that’s on your face
A black hole that’s out of place

And out of time
In a tight bind
To find something smart to say
When a silence comes your way


Jim O'Rourke, Memory Lame, Insignificance, 2001






VII

Cuahtémoc Blanco sigue siendo el mejor jugador mexicano en la historia, el América nos devuelve el corazón poco a poco y estoy leyendo Martian Chronicles de Bradbury... No tenía idea que fuera tan increíble.




VIII

Ya me da igual, la verdad

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya no nos amas?

Anónimo dijo...

IV. Ahora descargas el Guitar Pro 5 pirata, y luego las tablaturas en ultimateguitar.com

VII. Te lo dije... Cuauh va a ir al mundial, su ultimo mundial


George

Anónimo dijo...

cuál es tu username de twitter?

Bob dijo...

Querido Anónimo:

1.- Te amo

2.- A huevo, por cierto, ¿desconfiaste también de ese 5-0 sobre Tecos?

3.- Borré mi Twitter la semana pasada, mi último Tweet fue "Adios Twitter, nunca te quise, la verdad"


En serio, los amo.

Poala dijo...

verdá que crónicas marcianas es la ondisisísima?? Le amo. El mio ya esta viejo y se le esta cayendo la tapa. Quiero el nuevo sólo porque el título esta en rosa chicle.

El único twitter que leo es el de Sheldon cooper ja