27 ago. 2008

como si no tuviéramos ya suficientes problemas

Hoy haremos un análisis comparativo entre la harina para hot cakes Aunt Jemmina, el chocolate Abuelita y las galletas Dutch Maid, las cuales, si no las conocen (Dios, y si no las han probado), las encuentran en cualquier Waldo’s Mart.
Por un lado, la harina para hot cakes Aunt Jemmina utiliza como identidad gráfica a una cocinera negra. No es un miembro de la familia (una familia blanca, forzosamente), sino parte de la servidumbre. El hecho de que no sea la Maid Jemmina sino la tía Jemmina a lo mucho resalta su importancia en la familia, la de una cocinera estupenda, pero el carácter chistoso de la identidad (una negra sonriente con un paliacate pinto en la cabeza), reafirma el que sea una parte servicial de la familia. El apelativo de ‘tía’ pudo habérselo ganado a través de su sazón y maestría en la cocina. Si no estuviéramos hablando de una familia blaca que da asilo caritativamente a una esclava negra, sino de una feliz y miserable familia de negros en donde la tía Jemmina hace os mejores hot cakes, entonces las cosas se modifican un poco pero esencialmente no cambian: es la compra, por parte de la familia blanca, de un producto a una negra que ha sabido insertarse exitosamente.
Por otro lado, el chocolate Abuelita utiliza un ícono más posiblemente cercano, el de la abuela (que es, no lo olvidemos, una madre mexicana), fuente inagotable de amor y ternura. En este caso, el chocolate parece ser la receta de la abuela, eso que ella hace y que hace muy bien, su manera de materializar su cariño hecho alimento.
Y en tercer lugar, las galletas Dutch Maid utilizan como referencia a una criada holandesa, una mujer dedicada a la labor del hogar. En este caso, supongo que es un producto todo menos holandés, así que lo más que podemos recalcar es que dichas galletas usan como imagen la servicialidad y lo exótico de una mujer de otras latitudes.
Entonces, la conclusión es que los productos mexicanos apelan a la empatía más sentimentalista, los estadounidenses te recuerdan que al comprar el producto en cuestión tienes el poder sobre alguien (sobre Jemmina, la criada), es decir, el poder adquisitivo como reforzador de la superioridad moral, y, por otro lado, que las “holandesas extranjeras” (para un gringo casi todo es extranjero), old-fashioned y exóticas, defienden una idea de servicialidad anticuada, poco cool, propia de un país vetusto y poco moderno como debe ser Europa. Cuando compras chocolate Abuelita sientes un vínculo afectivo (quizá la lástima o quizá la ternura de comprar un producto nacional, con un diseño tan anticuado), cuando compras harina Aunt Jemmina sientes superioridad basada en tu poder de compra, y cuando compras galletas Dutch Maid cierras tus propias fronteras porque no te interesa conocer lo de afuera, salvo la versión pintoresca, como cuando un gringo compra burritos creyendo que eso es comida plenamente mexicana, o cuando creen que usamos esos sombreros de terciopelo negro con borlas. Ya dije.
Y así podría seguir horas.

***

Se acabaron las olimpiadas, casi lloro cuando pasaron la repetición del alemán que levantó la mayor cantidad en pesas y se subió al podio con la foto de su esposa que murió, o cuando enfocaron al rostro de la rusa que impuso record en salto con garrocha, ya les dije que esas cosas me ponen así.

***

En Shampoo Planet, Douglas Coupland dice: “sólo la democracia nos protege de la brutalidad de ser animales” y yo tengo dos objeciones: la primera es que la publicidad hace justo lo contrario, apelando en primer lugar a lo animal del posible comprador, y sin embargo tiene cabida en casi cualquier tipo de sociedad o suciedad (como cuando ves volantes en el suelo); y la segunda es que si bien nos protege de ser animales, lo hace convirtiéndonos en ganado, más exactamente, en laughing stock.

***

Somos carne de cañón de un ejército al que le da lo mismo prestar batalla o no.

***



En 1888, a los 22 años, Erik Satie compuso sus Trois Gymnopédies y con eso ya había hecho lo suficiente para ser considerado uno de los músicos más importantes y radicales en la historia. 5 años más tarde, con 27 años, recalco, lo volvió a hacer, escribió la primera de muchas piezas (algo desconocidas) que setenta años después serían trabajadas por gente en Nueva York (La Monte Young, Phillip Glass, Terry Riley, Steve Reich) y que serían una renovación brutal en la escena musical, es de esas cosas fuertes, que cuando lees de ellas sientes como si hubieras estado allí cuando ocurrieron. Esa pieza es Vexations, una partitura de una sola hoja con la instrucción de tocarse 840 veces seguidas: Pour se jouer 840 fois de suite ce motif, il sera bon de se préparer au préalable, et dans le plus grand silence, par des immobilités sérieuses. La duración de semejante pieza sería de 20 horas aproximadamente. John Cage arregló una presentación 14 años después de su publicación con otros nueve pianistas en sesiones de dos horas y dijo que una vez hecha semejante interpretación, ya nada iba a ser igual, que le había cambiado completamente. Siempre he creído –sin ser músico ni nada- que la música es una cosa antes y otra cosa después de Satie. Erik Satie es de esas personas que no sólo contribuyeron a que el mundo fuera un lugar mejor, sino también uno más interesante.


Había una vez un iceberg que estaba harto de ir por el mundo sin poder decidir a dónde iba, estaba harto de tener que depender de la corriente que lo arrastraba por los mares, a veces, topándose con barcos que, antes de entablar conversación con él, con el iceberg, gritaban de pavor y trataban de huir de él a toda costa. Hasta ahí va el cuento, todavía no lo acabo.



***

C-O-B-A-R-D-E



***

When you tell a story you should make sure that it has a beginning, a middle and an end. If it doesn't have all of these, for instance if it just has a middle, then your story is no good and you shouldn't tell it.
-
If you were a parasite you'd be a lazy parasite that couldn't be bothered to bite its host. You'd be cling on to the host's fur and not do anything. In fact technically you would not be a parasite, you'd be a piece of living dirt.


David Shrigley, Who I Am And What I Want, Redstone Press,



***

Yo sería como la estampa que pega el grafittero en un poste de luz y tú serías la mano que arranca esa estampa porque le gusta entre todas las demás; Yo sería como la persona que corre inmediatamente y tú serías la razón de semejante acto; Yo sería como un mal vicio y tú serías un buen hábito; Yo sería como la mano que mece la cuna y tú serías quien me dice que lo haga con más calma, que no hay prisa; Yo sería como la caminata larga y tú serías el descanso; Yo sería como la primera gimnopedia y tú serías quien la toca en el piano; Yo sería como la persona llena de cosas buenas y tú serías otra persona llena de cosas buenas que causa todas las cosas buenas de la otra persona; Yo sería como la complicación y tú serías lo sencillo; Yo sería como una llamada hecha en mal momento y tú serías la llamada que siempre estoy esperando; Yo sería como el que escribe y tú serías quien provoca todo eso.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Hot cakes, como el sonido que hace poco describí.
La nostalgia.

Que bueno que se acabaron las olimpiadas, me deprimía mucho verlas, los atletas a sus veinte años con sus vidas resueltas y yo no he hecho nada de la mía.

Icebergs hartos, les doy la más cordial sonrisa.

Lagrimitas de aserrín tengo. Amé con todos los brazos que me faltan, el último párrafo...

Corriendo Despacio dijo...

Me caes bien cuando bajas el balón y concretas.

Y olvide decir que ame lo del I-pod. Hagamos una fiesta de cds originales y quemadotes pa' que a la banda le salgan ronchas, anda.

Esa cita... Me urge.

Termino con saludo.

Octopus Queque dijo...

Yo tmb amé demasiadísimo lo de la fiesta y el ipod. Tremendísimo, c reo que ya había comentado que me ha tocado ir a esas fiestas y de pura risa loca. Seamos libres.

Por otra parte, creo que sarita garcía me da miedo en el empaque ese de chocolates. Prefiero a la lechera, la de antes, no la nueva caricatura, porque se me hace una de las mujeres más hermosas que he visto, ever.

Yo tmb amé demasiado la última cita, qué bonito ha de ser sentir eso. Los robotitos no sentimos eso, como que no alcanzan los comandos, hay que meter una especie de software, que creo no he visto. O algo así.

Un besote monsieur Bob.

Anónimo dijo...

Amo tu blog. De verdad. That's it.

O.M.A.R. dijo...

Es extraño, pero parece que de alguna manera (igual de rara que el asunto entero), conseguí seguir y conectar todo lo de este post.

A ver cuando volvemos a la chamba.

Lear dijo...

¿Y cuál sería su profesional opinión, amigo Bob, del chocolate Carlos V y de la paleta payaso?

Guillermo N. A. dijo...

y mañana, sábado 30 de agosto, marcharán en reclamo de "seguridad" (en su particularísima interpretación del cocepto) esas familias de probada "capacidad adquisitiva", y para alimentar(se) refrendar(se) la "superioridad moral" y, por supuesto, para aumentar la cantidad de "carne de cañón", generosamente llevarán a sus entrañables "adquisiciones" elevadas a calidad de "parte de la familia", amadísimas "tías" y "tíos" y "sobrinos" y hasta "nietos" y "nietas", mano con mano, codo a codo, juntos por la calle, serán mucho más que Dios... (perdón... que dos... que dos)... un cuadro para llorar Bob... hasta que reparas en el hecho que a diferencia de otros, dicho amor reluce justo como el oro...y que, además, es... siempre (convenientemente)... desechable... "Ya dije."
"Y así podría seguir horas."

No he probado esas galletas "holandesas"... pero me encantan los Hot Cakes, que aunque sean preparados con la harina que sea, siempre pensaré que son de Aunt Jemmina... y literalmente A-D-O-R-O el chocolate... y el de "La" Abuelita no es la excepción... lo degusto a pedazos...

Las Olimpiadas... Las Olimpiadas... (también odio los ciclos)... no me arrepiento, al contrario, he aprendido a disfrutar incluso el sabor amargo de los recuerdos felices Bob... pero sí cala muy hondo recordar que alguna vez fui lo suficientemente bueno (pero hasta ahí, no más, y por eso mismo más... amargo), lo suficientemente bueno para alojar sin precaución ninguna... aspiraciones olímpicas...

El problema con todos los "sistemas" es que se basan en la "buena voluntad"... desde ahí valen...


Tu historia me recuerda una de una serpiente que ve y persigue a una luciéraga hasta alcanzarla y comérsela...

What about "Never ending story"???

¿¿¿No dice por ahí, en algún libro, algo como "Polvo eres, y en polvo te convertirás"???

Oye... Bob... eso último... ¿es tuyo?... wow...

Por un momento parecía que tu "blog" estaba "intervenido", porque muchas veces intentó redireccionarme a una página que, para bien o para mal, no se hallaba... y tenía que "regresar"... en fin... poco después se normalizó todo...

Anduve un rato fuera de este mundo... creo que me pasa "cíclicamente"... y esta vez he pensado... ok quien en este mundillo no escribe, simple y contundentemente no existe... pero y si en este mundillo no lees... ¿entonces... qué?...

Me voy a bañar Bob... y además tengo que cortarme las uñas de los pies... cómo detesto cortarme las uñas... y las de los pies... rayos...mejor me apuro...

Saludos...

Oscar dijo...

Bob, te has ganado una lata de coca-cola, (cobrese en los proximos 15 dias, o de la contrario el premio caducará), ve que has podido, seguro lo pensaste como 2 horas...
Traigo material altamente posteable, podrías hacer un estudio comparativo de las tres ciudades más importantes de este país (si esas son...)
Quizz, que tienen en comun Thalia, dos leones disecados y un peluquin photoshopeado...??? yaa, te escribo aqui, por que es mas facil, saludos (sólo rola los sedes)

joseph stam dijo...

todo es una conspiraciòn, la tia jemimima hace los mejores hot cakes, pero si siempre pense que era medio racista, jejeje

lo ultimo que pusiste me gusto mucho, es de su inspiraciòn o de dondè?

las olinpiadas tienen ese efecto en la mayoria de los presentes, hasta en mi.


saludos!!

Poala dijo...

Hace mucho que no me siento superior comprando hot cakes Aunt Jemina.
Y aquí no hay Waldos.
A mi también me pasa eso con las olimpiadas. Por lo menos no es con la academia o algo así. A ellos les grito no van a ser famosos! y Mario rie con ganas.
Me puedo piratear lo de hasta abajo?
Te dejo darle un abrazo a mi header. Si?