28 jun. 2012

Consejos para ser un artista de "intervención urbana / arte público /
participativo" exitoso: elabora una dinámica en la que LO QUE SEA que
pase con la pieza sea justo lo que planeabas que pasaría.



Ejemplos:


"Como que la gente no quería involucrarse con la pieza, pero está
bien, porque eso quería, que la obra se mantuviera como parte del
paisaje urbano tan subrepticiamente que ni la notaran".

"Me gustó que los habitantes se acercaban a leer qué onda con la
obra, bueno, sólo dos o tres que trabajaban en la vulcanizadora que
estaba a lado, pero me gusta, porque quiere decir que muy rápidamente
la adoptaron como parte de su barrio".

"Le pedí a quienes pasaban que me regalaran algo que llevaran consigo.
Un clip, un ticket, la lista del súper. Así su espacio, que es
íntimo y privado, entra al espacio colectivo, que es colectivo y
público. Ellos creen que me dan una cochinada que iban a tirar de
todos modos, pero están insertándose en la dicotomía entre lo
público y lo privado".

"Para construir esta obra contraté a gente que vive en esta zona. Es
importante, porque aunque yo les llame Don Pepe o Don Samuel y no sepa
ni me importe cómo se apellidan, ellos no son trabajadores, son
colaboradores en la obra, y eso la integra en su contexto".

"Me puse frente a la entrada y le di volantes a todos los que iban
pasando. Muchos no los recibían y no sé si los leyeron, pero ya al
menos colaboraron con la pieza".

"Puse un tronco enorme en la entrada. Si querían pasar, tenían
forzosamente que treparse, entonces, estuvo increíble, porque la gente
interactúa con la pieza".

"En vez de hacer la intervención en una galería o un museo, la hice
en el patio de una vecindad de una colonia pobre y conflictiva. Fue
increíble, los habitantes pasaban y uno de ellos casi tocó la obra, y
es justo lo que quería, porque así una zona donde nadie aparte de mí
y mis 7 amigos que fueron a echar la chela el día de la inauguración
sabe de arte fue activada por él, además de algunos niños que
después destruyeron la obra y jugaron futbol con ella. Es una
verdadera intervención en el tejido social y espacial de la vecindad,
una obra colectiva".

"Le pregunté a la gente en la calle cuales eran sus sueños. Es
increíble darse cuenta que los demás también tienen sueños y me los
compartan, porque así la gente experimenta una microrrevolución en si
vida diaria a través del arte y el tejido social se enciende
verdaderamente en lo social".

"Fuimos a una zona pública y jugamos a la roña, a Doña Blanca, a las
trais y otros juegos infantiles para reactivar esa zona por medio del
poder que tiene el juego para convocar al consenso y la participación".

"Usamos un carrito de tamales oaxaqueños y recitamos por el megáfono
todo un libro de Nicolas Bourriaud. Lo que iba a ser una compra simple
de un tamal, se volvió una experiencia estética".



Éxito asegurado.

No hay comentarios: