16 ene. 2011

EL MOMENTO EXACTO DONDE DEBERÍA SALIR ESA CANCIÓN

Hace unos meses pasaban una película en el canal 7. Era sábado en la mañana, la peor hora de la semana para prender la televisión, es la hora donde algunos canales aún pasan infomerciales, donde otros pasan películas de caricaturas (pero tipo straight to video, onda "My little pony's birthday adventure"), donde en el 13 pasan las películas de Tin-Tan y Capulina que con trabajo le compraron a Televisa, donde en el 2 pasan conteos musicales donde ni siquiera pasan las canciones completas. Anyway, por alguna razón, también creo que es la mejor hora para despertarse con onda "¿qué carambas voy a desayunar?". En fin, la película era sobre un ejecutivo feliz con su trabajo al que le salían bien las cosas y que tenía una esposa joven y guapa y una casa linda. La película empieza con él, creo que planeaba un viaje o le sale un trato millonario, entonces sale temprano de la oficina y llega en la mañana a su casa, lleno de alegría. Entonces empieza la película. La tipa está cogiendo con otro wey, en su casa. La escena es fuerte porque cuando el sujeto escucha ruidos estando en la cocina, toma un cuchilo y sube cautelosamente, y sólo se alcanza a ver una puerta semiabierta de la que viene el ruido. El sujeto, entonces, se viene abajo, simplemente se viene abajo. Se le dibuja una expresión de pena como no la han visto en ninguna película de las que salen en la tele. Toma su camioneta y empieza a manejar sin rumbo. De la nada, en un alto, cuando voltea tiene a un negro en el asiento del copiloto apuntándole con una pistola diciéndole que le suelte la billetera. El sujeto no salió a dar un paseo: planeaba suicidarse de una buena vez. Así que la intromisión de las penas del negro con las suyas le dan igual, e incluso la ve como una oportunidad de vengarse al menos de alguien. El sujeto arranca y saca la cartera. "¿La quieres, esto es lo que quieres, eh?", y lanza la cartera por la ventana. El negro le impreca, a lo que el sujeto sólo acelera con toda la intención de llegar a la carretera y estrellarse donde se pueda. Entonces empieza el momento: mientras acelera y empieza a destruir señales, montones de cajas (¿qué sería de una escena de persecución sin montones de cajas volando frente al parabrisas de un coche?) y a provocar caos, con el negro a lado gritando, muerto de miedo, suena una canción de Morphine, de las pocas que no son lentas, sino rápidas, con el saxofón haciendo de esas figuras casi burlonas y muy frenéticamente (como "Thursday", aunque con más clima de persecución). La camioneta pasó por avenidas grandes, callejones, rompió rejas, hizo a la gente salir del camino en el acto, y la voz de Mark Sandman se oía como fondo de este sujeto que quería suicidarse con un negro espantado a lado, con el mundo yendo a su velocidad y este tipo yendo aún más rápido y diciéndole: "¡no me atraparás vivo, no me voy a rendir nunca!". Me gustó, así deberían ser las escenas de persecución, y no con esa música Techno vulgar que usan por default todas las películas. Mark Sandman, te extrañamos mucho.
No es esta, pero les dará una idea, escuchen y sean felices, a nadie en este mundo puede no gustarle Morphine.

No hay comentarios: