23 ene. 2010

quiero que hagas un video de mí hablando




-sabe bien, ¿qué tiene?

-salsa

-¿salsa, de qué?

-no sé, es una salsa que venía con el fussili el otro día, te la regalaban si comprabas dos paquetes; salsa de tomate

-sí, pero tiene alguna otra cosa, es lo que huele

-mira, aquí está el frasco, dice que tiene, ahm, tomate en cubos, agua, ¿pasta de tomate?, azúcar, sal yodatada, aceite de oliva y de girasol, ah, tiene albahaca

-¿albahaca?

-sí, Ocimum basilicum, y también tiene cebolla, ajo y, ahmm, saborizante, porque, ya sabes, la vida es una mierda

***

Tenía razón: cuando quieres a los niños y a los perros demasiado, los quieres en lugar de los adultos.

Jean-Paul Sartre, Les Mots, 1964

***

Proyecto para video

La cámara sigue a una bola de nieve cuesta abajo, mientras se hace más y más grande. La toma de la cámara debe ser detrás de la bola por el lado derecho, y debe ser lo más fija posible, manteniendo al cuerpo de nieve prácticamente fijo sobre la toma, casi como si la bola tuviera un arnés (lo cual es imposible, y por esto se necesita un camarógrafo experimentado). Como la toma no cambia respecto al tamaño de la bola de nieve, la cámara la sigue desde que empieza a rodar hasta que es tan grande que ocupa todo el espacio en la pantalla. En un momento, la bola es tan grande que genera su propio centro de gravedad, y la cámara empieza a girar desorbitadamente alrededor de la bola, mientras esta sigue girando sin control. El soundtrack del video sería Happy Days, de Jim O’Rourke. El video termina en un fade out, junto con el soundtrack. Los títulos del video deben ir al principio, y no deben durar más de unos segundos.

***

-DANZA AFRICANA CONTEMPORÁNEA-

con la Compañía de danza Mujeres del Fuego Nuevo

En el marco del Tercer Coloquio de Género “Hacia un neo primitivismo egoísta: destrucción del macho intelectual y liberación de mi Yo histérica”

Jueves, 5:00 PM

Auditorio Ángeles Mastreta

Entrada Libre

Cupo Limitado

***

Proyecto: hacer una película sobre un sujeto que se ha tomado tantas fotos de sí mismo que sólo puede encuadrar apuntando el lente hacia él.

***

-Pero a ti te gusta el frío. Mientras todo el mundo se congela tú estás a gusto, tal vez seas un ave migratoria que busca el frío; no, las aves emigran a zonas cálidas, tú más bien eres antinatural.

-Es un poco más sencillo que eso: siempre he sido gordo, tengo una reserva de grasa mayor que el promedio. Mientras todo el mundo tiene que entrar a un Oxxo cada cierto tiempo para comprar basura, yo me las arreglo sin problemas. Las cantidades de azúcar de estas personas son mayores, es por eso que pierden su celular y sus llaves a cada rato, y olvidan la hora en que tenían una cita o el cumpleaños de sus amigos, o fuman como chihuahuas asustados. El culto a las almas libres y a los dispersos, a los cronopios, es el culto a una persona con más carisma dentro del mismo grupo, alguien con ángel, es todo. Los gordos tenemos una reserva física, una especie de handicap en ambas direcciones que nos desapega del mundo un poco más, es por eso que todos los gordos somos serios y fríos.

-Claro que no, hay gordos que bailan y sonríen y no son amargados como tú.

-Esos gordos son falsos, son gordos sociales; verás, desde niño, cuando eres gordo tienes dos opciones: eres el puerquito del que todos abusan o eres el sujeto simpático e ingenioso. Es un mecanismo de sustitución muy simple, y se da en varias especies incluso. Puedes pasar por ambos bandos al mismo tiempo, ser simpático con las niñas y tus amigos y golpeado por los otros niños, pero esencialmente eres de un solo bando, y tienes que ser sincero contigo mismo: Rilke decía que todos tenemos una carta en nuestro interior, y sólo si somos sinceros con nosotros mismos podremos leerla al final de nuestra vida; esta idea es particularmente oportuna con los gordos: Los gordos sociales pueden llegar a la edad adulta, usar bermudas, pararse el pelo con gel y sacar a bailar a las primas de todos, ser increíblemente risueños, pero están fingiendo, y lo hacen tan bien que pasan su vida engañados, es por eso que los gordos chistosos nunca le resultan interesantes a nadie, si acaso simpáticos: son deliberadamente bobos, pero es su método de sustitución y supervivencia. Al final de su vida, todo ese humor con el que encaran su existencia termina cobrándoles la cuenta, como cuando después de reír mucho terminas sofocándote y faltándote la respiración (y sólo podrías saber lo que esto se siente si fueras gordo). Una fase depresiva en la vida de alguien tiene una cierta dimensión, mayor o menor, de profundidad: en los gordos sociales esta profundidad es eliminada de raíz desde la niñez, y su consumación es un puro y simple paro de vitalidad: se hacen más gordos, fruncen el ceño, odian sus días cada vez más. Se secan, simplemente están secos de repente. Mucho muy tarde o mucho muy temprano, pero siempre ocurre. Por como te lo cuento suena como si los gordos estuviéramos destinados a una vida relativamente abatida, y un poco lo es. También pueden adelgazar de tajo y cambiar su mundo, pero por lo general olvidan que fueron gordos muy rápido y más bien son propensos a ser unos cretinos. La vida es una serie de sustancias activándose en el cerebro y actuando en todos los órganos, no es tan difícil.

-Cuando hablas así no sé si me atraes o me enojas.

-Es por tus niveles de azúcar y tus hormonas femeninas brincando como locas, y porque confundes impulsos con admiración. Necesitas unas galletas, un cigarro y unas pastillas para los cólicos, si quieres pasamos por un Seven-Eleven.

***

-You know what I used to think? I used to think that I could see a lot, but I found out that I couldn’t see very much, that my vision was almost slim to none. I thought I could almost see totally.

-So if nobody ever told you, you would have never known

-No. I thought I could really see—almost normal sight, but I found I’m not even close.

Harmony Korine, Julien Donkey-Boy, 1999

***

1

En el departamento de diseño de la fábrica de camisetas todos hablan como si tuvieran alguna especie de retraso, con slogans y punchlines.

2

En un concurso de diseño de camisetas, los motivos más comúnmente rechazados son los arcoiris, los soles, las mariposas, colores como el rosa y el azul turquesa y las letras con un cuerpo demasiado grueso y colores muy fuertes. Tres de los miembros del jurado son depresivos crónicos, el cuarto es homófobo.

3

El jefe de la fábrica de camisetas tiene una relación equivalente con sus empleados: le pide cuentas y detalles muy específicos al personal de los departamentos de cosido, ensamblado y corte, pero al departamento de diseño les habla prácticamente con señas.

16 ene. 2010

making of: Se Vale

Para los lectores fieles de este blog, sabrán que una de las cosas que más hago es hablar de Se Vale, principalmente porque suelo postear a la hora en que pasa. Quienes vivan en provincia y no tengan Canal 4TV, también les he explicado: es un programa de variedad de canal 4, en el que, básicamente, cuatro conductores reciben a 3 invitados (actores y personalidades de la farándula desempleados principalmente) y hacen competencias, sketches y las cosas que uno suele encontrar en un programa de variedad. Desde hace tiempo había querido hacer un post con un minuto a minuto de todo lo que pasaba en Se Vale, y es justo lo que está más abajo.

Unas palabras antes de leer, los personajes de Se Vale constituyen una de las nóminas más abultadas del Canal 4 (es el programa con mayor rating del canal). Primero están los conductores: Raúl Magaña (básicamente el dueño del programa, güero de rancho fornido pero simpático que se manosea y le roba besos a todas las conductoras), Tania (la conductora principal, simpática y accesible), Amanda Rosa (supermodelo brasileña que vino a México a abrir una agencia y terminó quedándose en el programa, es la más amable de las chicas y también la más guapa) y Mariana (inicialmente patiño de conductoras y terminó quedándose en el elenco, es malacopa, berrinchuda y corajuda y la de menos carisma); por otro lado está el elenco clase dos, que son botargas y comediantes: el batallón, que no es más que los elementos masculinos del programa que tienen que cargar los props y hacer tareas pesadas, vestidos con uniformes militares de camouflaje, aunque entre ellos hay dos que se han ganado el amor del público: el soldado Cachetón (que es burlón y llevadito) y el Oso (más amable y buena onda). Por otro lado, están los comediantes que se rolan en la semana: Ataulfo (un wey vestido de mesero, con barba y bigotes pintados y con 30 kilos de relleno que lo protegen de todos los madrazos que se pone a propósito en el programa), el presentador (pelón como de 35 años al que le ponen lentes de plástico verde, tirantes y moño) y el Cacharro (un comediante que la hace de microbusero, siempre está mascando chicle y es, probablemente, el elemento cómico con más potencial del programa). Se Vale tiene música en vivo y es uno de los programas más Arty de Televisa desde el programa de Facundo. No lo digo en broma, es muy en serio, no es hacerse el chistoso.



11:52 AM 1/14/10
Empieza Se Vale en sus nuevas instalaciones en la antigua casa de Big Brother en Santa Fuck; pasan los resbalones de ayer: al parecer fue el cumpleaños de Jess el Niño de la Luna (el que lee los horóscopos), y en otra toma es posible verle los calzones a Amanda Rosa en el desafío 'Los Pingüinos' de ayer. Se gastan sus buenos dos o tres minutos en esto.

11:56 AM 1/14/10
Salen los conductores, aunque ninguna viene particularmente hot, Amanda Rosa siempre se lleva a todas de calle, con todo y que se haya pintado el pelo. Presentan a los invitados de hoy: un tipo que hacía de loquero en una novela que trae un suéter como de vendedor de tamales, una gata de esas que salen en las series clase b del canal 5 y Yurem, un ex-chavo del programa La Nueva Banda Timbiriche que aprendió que si no puede cantar, puede hacerse el tonto. No tiene carisma, pero es de los que le gusta que se rían de él pensando que es con él. Es una profesión difícil, pero no sé qué nombre tendrá en el medio del espectáculo. Es algo así como Sammy pero no es chistoso ni por equivocación.

11:58 AM 1/14/10
Empieza 'Abejas contra Zancudos', a saber, la sección de chistes machistas y feministas de Se Vale. Tania no sabe contarlos y Mariana (que pronuncia 'Mús' para decir 'Mouse'), se ensaña mala onda. Ari Sandy le entra al quite con el mejor chiste: Una mujer es invitada a hablar en las Olimpiadas y empieza: 'O, o, o...' y le interrumpen: 'Señora, los aros no se leen'.

12:06 PM 1/14/10
Comercial de aparatos auditivos Audiotech con Tania.

12:15 PM 1/14/10
Empieza el desafío 'Relevo de Chismes', que es un teléfono descompuesto con obstáculos y límite de tiempo. Nadie parece querer conservar el chisme íntegro, sino que pareciera que todos lo alteran a propósito. Una canción de Pedrito Fernández de background.

12:24 PM 1/14/10
Comercial informativo de 'Cómo combatir la resequedad en la piel originada por el frío' con Tania y Mariana. A manera de prop performático, traen a una chica con un problema de resequedad de miedo. La sonrisa constante (tipo 'tiempo muerto') de Mariana nunca deja de sacarme de onda, es como del gato de Alicia en el país de las Maravillas.

12:35 PM 1/14/10
Hora del desafío 'Las carretillas', en el que los invitados llevan a las conductoras en una carretilla mientras recogen ladrillos de unicel pintado y hacen una pared al final del camino. La pared menos fea gana, el Cacharro (el cómico que hace de microbusero y es mi favorito), dada su cercanía con el atuendo de un albañil, califica los muros.

12:47 PM 1/14/10
Comercial de cirugía óptica 'Optivisión Láser Polanco' con Tania y Mariana.

12:48 PM 1/14/10
Hora del desafío 'Coreografías de Oro', el concurso de baile de grupos de Se Vale; presentan a los jueces, un diseñador de modas ni muy gay ni muy interesante ni muy nada que diseña ropa tipo de esa que venden en tiendas sobre la calle 20 de Noviembre en el Centro, una maestra de baile de Televisa y los actores desempleados que están de invitados hoy. Casi todos los participantes siempre son o de Neza o de Ecatepec o, en general, de alguna zona conurbada muy lejana.

12:53 PM 1/14/10
Comercial de Chipilo con Tania y Raúl. Su campaña es cambiar palabras como chilaquiles y enchiladas por 'Chipilaquiles' o 'EnChipiladas' y alterar frases como 'Está de reChipete'. Afortunadamente no las pronuncian en voz alta.

1:02 PM 1/14/10
Volvemos al desafío 'Coreografías de Oro'.

1:06 PM 1/14/10
Comercial de financiamiento de bienes raíces 'Tu Casa Express' con Raúl y Mariana.

1:08 PM 1/14/10
Volvemos al desafío 'Coreografías de Oro'.

1:16 PM 1/14/10
Comercial de 'Asiento Reservado' del América, con Tania y Mariana al frente y los soldados Cachetón y Oso ondeando las banderas de las Águilas en el fondo. Parte de por qué me gusta Se Vale.

1:17 PM 1/14/10
La hora 'Cocinando con Jarritos', el refresco promocionado de hoy es Red Cola, es acompañado por un baile del Presentador, Ataulfo y las edecanes de planta del programa. Hoy cocinan un platillo peruano, música de quenas de fondo. Todos los chefs que van al programa tienen una característica, la del de hoy es que de vez en cuando se avienta chistes cebos: ¿Cuál es el animal más largo de la Ciudad de México? El camellón de insurgentes.

1:23 PM 1/14/10
Es la hora más surrealista del programa, la premiación del concurso del día: mientras todos los participantes esperan los resultados en una tarima, los conductores e invitados, con una música desesperante y jocosa de fondo, se avientan sobre botargas de manos (sí, manos) gigantes y una que imita a la galleta de Shrek, que más que botarga es disfraz. Es el momento perfecto para ver los azotones más duros y las enseñadas de calzón de las conductoras, que hoy día están muy cuidadas (en sus inicios era posible verle prácticamente todo a Tania Riquenes y Yuliana Peniche).

1:27 PM 1/14/10
Hora de aprender a bailar en pareja, la canción de hoy es 'El Alfilerillo'. Los bailes de Se Vale siempre tienen una enorme cantidad de vueltas y piruetas de alta peligrosidad que sólo hacen Raúl y Tania, que hoy es suplantada por Mariana. Antes este segmento del programa era eterno, hoy día lo liquidan bastante rápido. Yurem intenta darle vueltas a Tania sin éxito (es un chico que mide unos 1.60 m. más o menos), pero no lo intenta en pos de manosearla ni de bailar correctamente, sólo quiere hacer de bufón; en la televisión como en la vida, lo mejor es saber cuál es tu lugar y ocuparlo antes de que alguien te lo quite.

1:37 PM 1/14/10
Hora del Desafío 'Culebra en el Aro', donde los participantes se toman de la mano en formación 'baile del elefante', o sea, mano derecha tomando la izquierda del de enfrente, que pasa por debajo de su entrepierna. Tienen que pasar un aro de ida y vuelta sin soltar las manos. Reto adicional: lo tienen que hacer bailando. 'El baile del Muñeco' de fondo musical.

1:46 PM 1/14/10
Ataulfo se dedica a pegarle en la cara al soldado Cachetón con el trasero, que es 70% relleno de utilería.

1:47 PM 1/14/10
Comercial de aparato para hacer abdominales 'ABtronic' con Raúl. El modelo que usan para enseñarlo es de esos chavos muy muy flacos y lánguidos que creen que son tan guapos como el vocalista de Zoé o de Sound Sister, es decir, asesino discreto de la libido femenina.

1:55 PM 1/14/10
Hora del desafío 'Carritos del Súper', en el que los invitados llevan a las conductoras montadas, como el nombre lo indica, en un carrito de super, y tiene una lista de cosas que deben buscar. Por debajo del larguísimo pasillo por el que bajaban los expulsados de Big Brother la producción cuelga un sin fín de props vaciladores, además de varios anaqueles llenos, en una escenografía que siempre he considerado de lo más Paul McCarthyana. El nombre del equipo de Yurem es 'Los Perdedores Anónimos'. Entre los objetos colgantes hay matamoscas, pedazos de pizza, máscaras folclóricas, salvavidas, loncheras, bolsas del mandado, paraguas, revistas, marcos, ropa en general, botellas de plástico de utilería, canastas de mimbre, pompones, resorteras, plátanos de plástico, sartenes, sombreros, antifaces, narices de payaso, plumeros, peluches. Una buena pieza (también muy Paul McCarthyana también) sería hacer un catálogo de todas las cosas. Siempre lo he dicho: todo lo que sé de performance lo he aprendido de los programas de Televisa. Al final los llevan a la caja con Cacharro como cajero y Ataulfo como cerillito.

2:05 PM 1/14/10
'Show de Magia Clasificación C' con Ari Sandy y Tania como acompañante, a quien se alburea constantemente.

2:08 PM 1/14/10
Hora en la que Feyo, el jefe de cámaras, entra en escena para decirle a los conductores que se vayan a cambiar para el show musical. Siempre se lo cabulean y le hacen bolita o las conductoras se le trepan por la espalda.

2:16 PM 1/14/10
Empieza el Show Musical. La historia de hoy: Mariana es una adivina con bola de cristal. Bailan una versión tipo 'Música en Vivo para Bodas y XV Años' de 'Hechicera', de Maná. Aparecen Raúl, Cacharro y Brócoli (la versión no-botarga de Ataulfo) que solicitan los servicios de Mariana para que la novia de Raúl le perdone sus trastadas. Entonces llega Tania, la novia celosa. Bailan 'Quiero que me Quieras', sí, "la canción esa de Gael". Mientras la jefa del trabajo de Raúl (interpetada por Amanda) le pide el trabajo del día (es una agencia de Diseño), Mariana y Tania le hacen vudú y empieza el desorden en la oficina. Raúl le pide perdón a su novia. Bailan 'Déjame y vete ya' de Juan Gabriel. Ahí termina.

2:35 PM 1/14/10
Llegó el momento más emocionante de la semana, 'La Tirolesa', que consta, básicamente, de colgarse de un manubrio y tratar de llegar al otro extremo del foro, donde el soldado Cachetón recibe a los participantes. Si caen, tendrán que aterrizar sobre un mar de harina. El plus ahora es que en las nuevas locaciones de Se Vale está más alta, a 6 metros del piso, así que las cámaras enfocan las caras de todos los preocupados participantes. Mariana se muere de miedo.

2:44 PM 1/14/10
Mariana, que no llegó al otro extremo, empieza de mala copa como siempre y empieza a empanizar a todos y a agarrarle la cuerda a la invitada del programa, que hace todo un pancho, y a Amanda, que en verdad tiene miedo.

2:47 PM 1/14/10
Amanda le dice a Mariana: 'En Chapultepec eras mi amiga'. Mariana responde imitando el bonito tono portugués de Amanda: 'Vete sha, vete sha'. No me cae bien Mariana, la verdad.

2:49 PM 1/14/10
Ataulfo sortea las trampas de Mariana, pero no cuenta con el soldado Oso, que lo agarra cuando tiene la punta de los pies en el otro extremo.

2:51 PM 1/14/10
Es el momento de cantar y bailar el 'Arremángala Arrepújala' de Los Karkik's, que es sólo la antesala de Jess, el Niño de la Luna, que lee los horóscopos con Tania y Amanda. Mi horóscopo dice que estoy excediendo los límites de la gente que me rodea, lo cual es raro porque prácticamente no salgo de casa. Si sigues leyendo esto y ya odias mi blog, quizá tenga razón de algún modo.

2:56 PM 1/14/10
Premiación de los invitados 'famosos', que los $3,000 que ganan se donan a AMANC. Raúl se encarga de supervisar que la actriz clase z que ganó no se clave un billete.

2:57 PM 1/14/10
Tema musical de salida mientras pasan los mejores momentos del programa y los detrás de cámaras. Se acabó Se Vale y empieza Paola Rojas, me entero que el América se quedó fuera de la Copa Libertadores. Chin.

12 ene. 2010

Hace casi un año un amigo me regaló un reproductor de mp3 Sony, el cual mi eMac se rehusaba a leer porque, pues Apple sólo lee iPods, además ni siquiera podía cargar la batería porque para eso se necesitaba una pc más bien reciente, así que la idea de cargarle música en otra computadora no era una opción. Durante casi todo ese año recordaba otro año: el 2003, el único año (mi año sabático) en que tuve un discman y escuchaba música en la calle, era una especie de capa nueva sobre la que podía medir mi día: no asociaba mis ánimos a la música que escuchaba (principalmente progresivo), pero me gustaba caminar por CU escuchando Close to the Edge camino al metro Copilco, saliendo del cine Carlos Lazo; otras veces medía el tiempo que hacía a la Enap por las canciones que había escuchado: el record fueron 26 minutos, medidos por cuatro canciones del The Wall. No sé si estaba conociendo una dimensión distinta de la música escuchándola en mis recorridos, me gustaba pero no movía mi mundo. Eventualmente mi modular Aiwa, comprado en 1999, dejó de funcionar y fue mejor idea conectarle este discman para poder escuchar mis discos, aunque unos meses más tarde también dejaría de funcionar. Un par de años después compraría otro con lo que obtuve de la venta de un cuadro (que no sé si aún esté en casa de Tamara), que fue directamente a las entradas de video/aux de mi modular y ahí sigue hasta la fecha, y es donde escucho mis discos hoy día. Volviendo al presente, hace unos días descubrí, casi por casualidad, la manera de cargar la batería de mi mp3 Sony; de hecho, más que casualidad es la manera más alburera de cargar una batería: se tiene que meter apenas la punta de la entrada usb en la computadora, prácticamente colgando de la ranura para que el mp3 no detecte nada salvo la corriente eléctrica, así que teniendo la manera segura de recargarlo, procedí a cargarle mis 1.8 gb de música por vía de un usb y la computadora de un amigo. Me tomo el ocio y la libertad de contar todo esto para dar a entender que la idea de tener mi música a la mano nunca ha sido una prioridad ni algo que me emocione sobremanera. A través de incontables posts he tratado de dejar esto en claro (sobre la música como adquisición en vez de experiencia, o del punto sin retorno que implica el iPod), pero ahora, con mis 1.8 gb de música-a-la-mano mientras camino y voy en el micro, se me ocurre que tal vez todo eso que escribía no estaba tan equivocado como podría suponerse. Supongo que no me explicaré del todo, pero desde que puedo escuchar música fuera del lugar donde solía hacerlo (a saber, mi cuarto), siento una especie de culpa, como si no estuviera escuchándola en serio, sino como una especie de acompañamiento o soundtrack. Quizá para quitarle esta culpa habría que definir lo que uno entiende como soundtrack y quitarle peso, pero aun así, mientras escuchaba Bad Timing en la calle sentía que no era la forma en que debía funcionar, o más bien, sentía que había una forma que conocía en la que sí funcionaba (escuchar tus discos en tu cuarto con la puerta cerrada) y que esta no iba a funcionar, pero creo que la culpa viene del hecho de suponer que conoces la manera en que funciona y hacer una distinción con la manera en la que piensas que no lo hace. No sé. Por supuesto, esto no pasa cuando escucho a CSS o Blur, ni siquiera con Marc Ribot, de hecho me gustó escucharlo ayer en el RTP de Av. Revolución, pero esto, viéndolo de cerca, habla (mal, creo) del compromiso que uno toma para con un tipo de música u otro. O tal vez hable (también mal, creo) de los músicos y las bandas. Por ejemplo, tengo un track de Morton Feldman en mi mp3, Principal Sound, un track de 16 minutos de órgano, pero no me atrevo a escucharlo todavía, creo que no puedo parear a Feldman con ningún escenario, la calle o el camión (lo mejor de escuchar a Feldman es que pones la cabeza completamente en blanco). Como ven los tres o cuatro desempleados que leen esto desde su oficina, casi todo es complicado cuando está en un blog. Mis 1.8 gb no son, creo, suficientes. No es que le falten canciones, sino que mientras veo la lista de discos casi siempre pienso: ¿esto es todo lo que hay? Pero no lo digo como extrañando mi pared de discos, queriendo tenerla a la mano siempre, sino que cuando notas la sencilla, casi insignificante naturaleza del archivo de sonido tipo mp3 en un reproductor portátil, piensas en cómo hasta la música que escuchas puede dejar de ser importante tan sólo por la plataforma en que existe. Sé que la idea de ver el mundo correr por la ventana de un camión en una carretera con tu iPod haciéndole segunda al paisaje es agradable, pero cuando conoces la música más en tu cuarto con la puerta cerrada que como soundtrack, entonces se escucha complicado. Ni iTunes (ni Radiohead) deberían vender mp3’s, es un formato sumamente perecedero e insignificante cuando piensas que se supone que estás comprando música. Creo que es un gran formato de transferencia, para conocer música nueva y compartirla con otros, y en ese sentido me gusta mucho el mp3, pero como compra de música no me emociona. Es algo así como comprar y enmarcar cromos de cuadros de Hopper: son tan bonitos, en marco no te interesa si son cuadros o reproducciones, pero no estás consumiendo arte realmente, o al menos no como me enseñaron en la Enap, aunque en la Enap no me enseñaron gran cosa. Quizá también habría que definir lo que implica comprar música. Aquí podría tomarme la molestia (molestia verdaderamente) de hablar de cómo Radiohead puede darse el lujo de vanagloriarse de su decisión de vender su disco en mp3 y considerarse ejemplos a seguir en la industria de la música, pero esto es fácil cuando desde hace varios años vives de tus rentas y te da igual si puedes o no pagar botellas de agua de dos libras o haces música tan mediocre como Radiohead. Saludos a todos los fans de Radiohead que saben cómo es la cosa en este blog, sobre todo si son chicas guapas, y muchas veces lo son; pero güeyes no, perdón.

Acabo de ver Julien Donkey-Boy de Harmony Korine (no lean el link si no la han visto). Lo pensé después de ver Mister Lonely y lo pensé ahora: Harmony Korine es un genio. Tiene una forma de contar historias que simplemente no conocía y que creo que funciona de maravilla, una manera sumamente decidida pero no por eso pesada, que no tiene miedo de obedecer una idea por difícil que pueda ser y que puede darle a una historia aparentemente anodina una dimensión brutalmente profunda. Estas deben sonar como las líneas más pretenciosas en la historia de este blog, pero hablar de películas es muy dado a eso. En los extras del dvd, Korine cuenta cómo a 100 años del inicio del cine se supone que deberían estar haciéndose películas cada vez más complejas, y sin embargo el cine es cada vez más simple. Cuando ves lo que hace sientes que es el principio de una nueva manera de abordar el cine en general, algo que nadie había hecho antes. El cambio de Julien Donkey-Boy a, por ejemplo, Mister Lonely, puede parecer total, sin embargo su trabajo tiene esta cualidad general que hace que sus películas no puedan esconder esta especie de storytelling. No sé, en serio no me gustan las reseñas-críticas de películas, es como lo que suelo decir de los periodistas de rock (aunque con espacio para pretensiones más culturosas fallidas), pero Julien Donkey-Boy es de verdad una cosa increíble. Creo que las películas (o libros o música o arte) que más fuerte me han pegado en los últimos años suelen ser cosas tan humildes que te permiten pensar que hasta tú las puedes hacer (Thomas Hirschhorn, Douglas Coupland, Michel Gondry, Otomo Yoshihide). Me gusta pensar que eso habla más de esto de ser artista que de cómo deben hacerse las cosas, no sé si lo que yo hago o hiciera se vería así. Pero en verdad, Harmony Korine es increíble. La escena en la que Julien camina por la calle con Happy Days de Jim O’Rourke sonando de fondo, o Werner Herzog estallando ante Julien y Chloe Sevigny, que no puede tocar el arpa:

-Why don’t you tell your sister that she is a dilettante, she’ll never learn to play that harp. A dilettante and a slut (…) If I were so stupid, if I were so utterly stupid, I’d slap my face.

O Herzog bañando a manguerazos de agua fría en la calle a su hijo que es anoréxico y quiere ser luchador:

-Come on, come on, don’t shift around, come on, stop that moody brooding.

O Julien llorando en la iglesia, o el albino que rapea, o la historia del periquito ganador, o cuando la niña a la que cuida Julien le cuenta a Chloe Sevigny sobre que pensaba que podía ver bien pero no estaba siquiera cerca. Con Harmony Korine me pasa algo que me pasa con muy pocas personas: después de ver lo que hace lo primero que pienso es: ¿Qué tiene en la cabeza, cómo puede hacer algo así? Estas líneas no sólo son aburridas, sino que ni siquiera están bien escritas (nunca he sido bueno en la redacción-tipo-revista), son pretenciosas y no me gusta cómo quedaron, pero el caso es que consigan Julien Donkey-Boy de Harmony Korine.

Cuando era niño, uno de los primeros placeres matutinos, aparte del desayuno, era la posibilidad de que el día amaneciera nublado. Nublado y lloviendo era demasiada felicidad. No es que me gusten los días nublados: es que no me gusta el sol en lo más mínimo. Este es un comentario gratuitamente ridículo, pero el sol siempre se me ha hecho como de mal gusto. Siempre que había ‘mal tiempo’ pedía que algún día viviera en un sitio donde todos los días fueran así. Sí, me congelo, pero siempre será mejor que tener calor. Ahora que el frío y la falta de sol no sólo son demasiado ominosos como para disimular (y demasiado común para no encontrarlo en los estados de tus amigos de Facebook) sino continuos, uno no puede dejar de recordar las causas de semejante frío: condiciones climáticas tan inestables como bochornos premenstruales. Quizá esto no es una cosa de naturaleza sino de justicia divina: antes del fin del mundo tenemos semanas de clima frío, lo cual forza a todos a estar un poco (sólo un poco) más melancólicos y reflexivos. Crash, y antes de que el mundo se desplome, estados de Facebook sacados de un libro editado por Selector y se cae el sistema. Agarras tu gato, papeles, dinero y celular y en unos días todo el mundo vive en Mazunte. El nuevo mundo, fundado por chairos que no aguantaron el frío. Igual y nos merecíamos todo esto.

Ya sabes, esta gente, que siempre tiene sed y siempre está cansada

En un cartón de Magú de hace muchos años, creo 1992 más o menos, supongo por la conmemoración de los 500 años del descubrimiento de América, George Bush padre y su achichincle llegan a invadir México por enésima vez y, por fin, se les recibe con loas y el mejor trato. Cuando les pregunta a los indios que qué onda, por qué tanta cooperación, les responden: ‘Es que ya aprendimos, hace 500 años cometimos el error de dejarnos conquistar por unos que hablaban español’. ¿Nunca se han preguntado cómo sería si los gringos nos conquistaran y tuviéramos un Barnes & Noble en Madero e Isabel La Católica? No aplica decir que también tendríamos un montón de comercios basura, porque ya los tenemos. Algo me dice que sería un poco como cuando a Bob Esponja le sustraen el cerebro y lo ponen en un robot y éste sigue siendo un haragán: si nos convirtiéramos en gringos de segunda categoría, no dejaríamos de tener sed y estar cansados siempre. Tal vez el mito de la improductividad latinoamericana sea cierto por tantas playas. No sé, es decir, eso de la geopolítica es cosa vieja, pero en serio, ¿cómo tenemos tanto tiempo para ir a la playa si siempre dejamos algo a la mitad? Ojalá que este clima se prolongue hasta mi cumpleaños.

Acabo de comprar un libro de Sartre, en inglés porque costó $9: Words, cuyo subtítulo es Me asquea mi niñez y todo lo que queda de ella. Está dividido en dos partes: Reading y Writing. Sartre, como Proust y Houellebecq enfatizan mucho las primeras lecturas como decisivas. Mi primer libro leído ever fue ‘El fascinante viaje de Nico Huehuetl’, y es una versión tropicalizada de El Maravilloso viaje de Nils Holgersson de Selma Laggerlof. Pienso que mis primeras lecturas tvieron que ser mis primeras caricaturas ligeramene irreverentes, como Ren & Stimpy o Beavis & Butthead. Este libro tenía como 130 páginas y me tomó un año leerlo, a mis 11 años. Creo que fue hasta la prepa que empecé a leer a ritmo de no-retraso. Yo era medio retrasado, de niño, y aunque siempre supe que leer era una de esas cosas importantes, que se debían hacer con más apremio que hacer ejercicio o no engordar siempre me costaba trabajo. Una de las peores cosas que le puede pasar a un niño es que una educadora que lee Vanidades (a lo mucho) le recomiende –obligue a leer- a un niño de 13 años un libro de Sor Juana, o Lope de Vega o Calderón de la Barca. Es triste decirlo, pero los primeros momentos de la literatura de nuestro idioma es increíblemente aburrida y poco interesante. Siempre se me ha hecho o cursi o demasiado grandilocuente. Ah, el español. Leer Fuente Ovejuna a tus 15 años no sólo es un martirio, sino un absoluto fuera de lugar. No sé explicar esto, pero los libros, como los discos, no es algo que te puedan dar, no es algo que te puedan prestar, es algo que tienes que encontrar, es por eso que regalar un libro de cumpleaños es una mala idea en alguien que no conoces perfectamente. Uno puede heredar discos y libros, pero esos no son los que le van a cambiar la vida. Un primer momento de la experiencia. Y si te dejan leer en la secundaria un libro de Ángel del Campo es un hecho probado que va a pasar completamente de noche. Mi maestra de español de primer año de secundaria, la maestra Emilia (la maestra que más veces he visto ser sabroseada por preadolescentes en toda mi vida de escolar –y con razón) nos dejó leer Cartilla Moral de Alfonso Reyes (seguramente en conjunción con alguna maestra) y unos cuentos de Horacio Quiroga. Fueron geniales, pero no regresaría a Quiroga hasta mucho después, cuando ya pasaste por Kafka y Poe. El caso es que Words De Sartre promete estar lleno de esto. Yo nunca he leído a Sartre, pero me gusta que siempre que lo comparan con Camus, sólo marcan dos diferencias:

Uno era guapo y le gustaba el futbol

El otro era feo como una rana y lo detestaba

Nunca olvidaré ese episodio de Monty Python donde la Mrs. Premise y Mrs. Conclusión viajan hasta casa de Jean Paul para preguntarle una cuestión filosófica. Nunca olvidaré a Monty Python, en general. ¿Cuál es su sketch favorito? El mío es el de las clases de defensa personal con frutas.

Jeff Koons dice que cuando sales de la escuela lo único que te queda para seguirte educando es tu experiencia personal y los medios de comunicación. En este momento abuso de la segunda parte, pero pronto, ya verán.

Se enterarán por Twitter.

Ah, sí, síganme en Twitter!

Ya viene RADAR 2010!!! Los días más felices de mi calendario! Pronto, se enterarán por aquí y por acá.

1 ene. 2010

Un sujeto entra en una floristería y compra semillas, al salir tropieza y cae en cemento fresco, mientras tanto, la guerra nuclear se desata y el mundo perece con él, sumergido en cemento, que por su humedad y densidad le salva y lo convierte en el último hombre sobre la faz de la tierra. Días después, al alzar la cara, nota que las semillas florecieron sobre el cemento. "Tal vez no nos merecíamos esto", piensa. Lós últimos años de su vida los dedica a pavimentar kilómetros y kilómetros plantando flores. Mientras lo hace, se imagina edificios corporativos rebosando de flores por todos sus muros, con ejecutivos saliendo de sus oficinas en la tarde y cortando una para llevársela a sus esposas. Sólo por si alguien hubiera llegado a sobrevivir, desde entonces lleva a cabo su tarea vestido de traje para tener ambas cosas a la mano: la formalidad del saludo del hombre elegante y el detalle amoroso de tener una flor a la mano.







Este post se me ocurrió después de escuchar Ghost ship in a storm, de Jim O'Rourke, que viene en el disco Eureka y es mi disco favorito ever.