25 dic. 2010

1998-2010 y con orgullo

Fui a la secundaria diurna NO.72 Diego Rivera en el DF de 1995 a 1998, primero en el grupo C (que después volverían cárcel de los casos perdidos de toda esa generación), y después en el B

12 años después de salir, nos vimos varios excompañeros por la única fuerza capaz de crear tal cosa: facebook.

Estuvo muy padre, acá fotos de la reunión:


cuando éramos 9

cuando éramos 11 y estábamos levantando


yo con el piporro



UPDATE 2013: nos volvimos a ver, esta vez me tocó ver, además, a un cuate que técnicamente conozco desde 1ro de primaria. Él estaba muy contento, y lo contagiaba a todo el mundo.
Extrañamente, me da mucho gusto volver a ver a estas personas que tiene tanto tiempo que conozco. Notas que la vida corre a su ritmo, sin importarle uno, y que aun así cada quién se prensó a ella, a la vida, y se encuentra lo suficientemente bien para reunirse y contarlo. Creo que esa es la definición de "celebrar"

UPDATE 2016: otra vez nos vimos, y por una BRUTAL coincidencia, nos vimos UN DÍA DESPUÉS del día en que se hubieran cumplido 3 años de la última reunión. Creo que dije "ni poniéndonos de acuerdo nos sale tan bien, jajaja!" como 7 veces en toda la noche. No me arrepiento de nada.
Esta vez nos tocó ver a 3 más que no habíamos visto antes.
Reitero: volver a encontrarse con gente de la escuela, hayan sido tus broders del alma o ni siquiera cerca, tiene algo muy bello que no había notado hasta hace algunos años.


Pensamiento aislado 2016: en otoño de 2010 (me acuerdo porque fue la final de San Diego VS Texas en el beisbol, y Lincecum jugó espectacular) nos vimos un par de compañeros, pero esta vez de prepa. Se intentó hacer una reunión en un bar de coyoacán, pero no se juntaron ni 5 (de los cuales, 2 veo más o menos con regularidad, así que el árbol navideño de conocidos de hace años fue más bien un pequeño intercambio navideño entre cuates del trabajo… o algo así).

Nota mental: estructurar mejor mis metáforas.

En fin, la cosa es que estuvo padre.
Una chica que fue mencionó que estaba gacho que tantos no fueran, aunque fuera un sábado en la noche, pero sobre todo, hizo hincapié en los que se creían los cool del salón.

Varios de ellos DE VERDAD se comportaban como los reyes del salón, cuando, al final del día, todos éramos mocosos de clase media que se habían desubicado un poco a causa de algunas películas de arte y libros de Cortázar, y eran/SON el típico vato/morra que cuando les sugieres una reunión escolar, no sólo se niegan, sino que aprovechan para burlarse de los perdedores que quisieran tener la mínima intención de volver a ver a otros perdedores.
Años y años y el odio sigue ahí… ¿pero de dónde salió tanto?

Esta chica que los mencionó, que si por algo se distinguía era por ser alguien bastante sencilla y nada pretenciosa, dijo algo importante, que 'qué flojera que han pasado tantos años y siguen en esa onda de ser cool, de qué oso ver a los demás del salón, y que ya maduren'

Estuve de acuerdo con ella al 100%.
Ser un insoportable de 18 años es un suplicio. Y cuando te das cuenta que a veces se sigue siendo 10 años después, pero con otras maneras, es desesperanzador.

Creo que eso es lo contrario de la definición de "festejar" que anoté líneas más arriba.


-FIN DE LOS UPDATES-




Próximo post: mensaje navideño cortesía de Douglas Coupland (eso es un post robado). Post del 1ro de enero: mi acostumbrado top del 2010, no se lo pierdan.

2 comentarios:

Mahomedalid Ivan Pacheco Morelos dijo...

Yo tenía una amiga así, Magaly Marín Muñóz.

Lear dijo...

Yo creo que en el género de "narraciones de reencuentros", la suya, amigo Bob, es la que mejor empieza, continúa y termina, porque es justo ese tipo de reuniones el que da pie para una larga cadena de neurosis, depresiones pre y post encuentro, pereza, hastío, etc. Enhorabuena.