23 sept. 2010

mini post-it #8: Historias de vida contra planes de vida

No veo el programa ese de Iniciativa México. Obvias razones. No es algo de lo que haya que hablar mucho: una mala idea demasiado publicitada (¿recuerdan al Vasco Aguirre diciendo que ya era hora de que un nuevo México despertara?). Como sea, cuando me enteré que sería un programa del tipo 'Decide el futuro de tu país votando por teléfono' ahí sí dije que no podía ser peor, sobre todo porque ambas televisoras están en esto. El caso es que en esas cápsulas donde publicitan a los 'Héroes Anónimos' y sus ideas, recuerdo mucho a un sujeto que, al parecer había desarrollado materiales de construcción baratos y resistentes para darle casa a todos los pobres. En cuanto apareción, con su enorme sonrisa diciendo 'Con este material vamos a darle casa a todos los mexicanos' dije, así, en voz alta, como si le estuviera hablando a la tele como cuando juega el América: "pendejo, eso crees, le van a dar el premio a un cabrón que defienda a los indígenas o un pedo con la drogadicción". Me molesta mucho cuando conozco el mundo (desde mi sillón, lo cual es peor) tan bien que no me sorprenden los golpes de todos los días. Es como con tus amigos: cuando sabes lo que van a hacer, cómo van a reaccionar y cómo van a tomar las cosas, no dejan de ser tus amigos, pero sientes como si un poquito de magia se perdiera, supongo que no tanto por la sincronía sino por la previsión. El caso es que, mientras veía el reporte de la jornada futbolera en la tele, los comerciales me dieron la p*ta razón: los concursantes que pasaron son un wey que sacó de la marginalidad a miles de Otomíes y otro que rehabilita a drogadictos y niños callejeros con el poder del circo. Las razones por las que un sujeto que trae una propuesta como materiales baratos y construcción rápida y económica de casas no pasa sobre los demás es simple: para eso se necesita dinero, mismo que entraría en competencia con otros contribuyentes que también producen ladrillos, y además se necesita un terreno para construir una casa, y si bien las empresas que hacen obras de 'beneficencia' no les cuesta nada regalar un terreno para hacer una unidad a 200 kilómetros de la civilización en algún poblado en Pachuca y anexas, elaborar un plan de vivienda es casi inadmisible; hay que entender que habrá que conformarse con limosnas inmobiliarias, no con planes de vida. Por otro lado, tampoco ganaron de a gratis los otros proyectos: incluyen gentes, historias de vida triste sobre escoria que salió de la escoria para convertirse en alguien digno de dar lástima. Drogadictos arrepentidos y gays arrepentidos, se dice, son lo peor de su propio gremio, y utilizar un programa con pintas de ser público para premiar a "lo máximo de lo mínimo" es, bueno, ¿cómo se dice? ah, sí, que tenemos lo que merecemos.

Ah, y ya salió Celia Lora del botiquín. Tras su aparición en el programa de Laura me quedó clara una cosa: la chica es inocente. Se ve, se ve a kilómetros de distancia que ella no tuvo la culpa. Lo sé porque tengo una amiga exactamente igual: muy guapa, sin problemas económicos, buena persona. Las personas tienen dos maneras de suponer al otro: pensar que es igual que nosotros, o pensar que es lo más bajo que pueda haber (de ese modo uno no tiene que hacer cálculos, sólo estar a la defensiva esperando lo peor). Mi amiga era un ser humano bueno que no se metía con nadie, y cuando el mundo se metía con ella era para dos cosas: cazarla o envidiarla. Cuando esto pasaba ella simplemente se veía rebasada, no entendía por qué alguien puede tener algo contra otro, contra ella. Cuando Celia Lora hablaba, estaba clarísimo que ella simplemente iba por el mundo sin hacer daño a nadie y que tras lo ocurrido ella descubrió el mundo, aun cuando trabajar en conciertos llenos de raza que va a ver al Tri ya debe de ser conocer el mundo en buena medida. Sus razones, los ejemplos que daba sobre las mentiras que se hicieron durante su estancia en el reclusorio de mujeres, sus quejas, todo ello dejaba en claro que la chica en verdad no hizo nada para merecerlo. Le dicen que en twitter (estoy hasta el culo del uso erróneo que las televisoras hacen del twitter) inventaron una cuenta de ella y ella dice que no tengo, como si sólo seguir a alguien en twitter implicara platicar con él: "Yo soy una gran fan de Bono, si yo pudiera platicar con él me encantaría". O si le dieron una celda privada con tele: "¿Y para qué querría ver la tele?". En serio, yo sé que es inocente, es decir, una chica tan-tan guapa, con un trasero tan-tan-tan bonito, y que aparte le gusta el fut, no puede ser mala.

1 comentario:

Iniciativa México dijo...

IMx busca convocar a los mexicanos a reflexionar sobre nuestro país: generar discusiones profundas, propiciar acuerdos, rescatar y difundir la labor de aquellas personas y organizaciones que, desde el anonimato, han estado trabajando a favor de México. Da seguimiento a los proyectos finalistas: www.iniciativamexico.org