26 jul. 2010

bajo ciertas condiciones teóricas (muy estrictas), la única forma de actuar 'natural' es hundirse en la tierra lo más posible

No he posteado, cierto. Creerán que he estado ocupado. Nada más falso. En el último mes no he salido de casa más que en tres ocasiones (una para ir a la expo de alguien cuyas expos no me pierdo, otra para recoger mi libro nuevo de Mike Kelley que está de no mames, y la última para ver al Greñas que me guardó la sección deportiva del Universal durante el mundial y me quemó mp3's en un CD). Esto no sólo quiere decir que estoy en un muy-muy pleno proceso de hermitañez (como ese capítulo de Ren & Stimpy del que hasta puse una foto hace tiempo), sino que, al no salir, las anécdotas y experiencias que componen la vida (y eventualmente el Blog) escasean. Esto se veía venir, desde el post en el que podíamos ganar el concurso de Charlie Monttana (y perdimos vilmente ante los Panchitos que se aplicaron y bien), no he podido escribir nada. De hecho, el post de Plastilina Mosh lo programé desde Abril. Tengo un post listo para salir, pero está en la Mac (pesa como 20 kilos, cargarla a la sala no es de mis actividades favoritas), aunque es de esos posts sobre música y lo horribles que son los nuevos tiempos and so. Siendo así, sólo puedo postear de lo que he hecho aquí en mi casa, como cuando en la primaria te preguntan qué hiciste en vacaciones y respondes que ver las caricaturas y jugar Super Nintendo todo el día.



Mi aislamiento no es existencial ni vivencial ni tormentoso ni emocional (aunque es parte de todas, e incluso me corté el pelo como no lo hacía desde que iba en la primaria), es, principalmente, laboral. Durante estas semanas de claustro, he trabajado. Ya saben que soy artista, así que métanse su concepto de la palabra 'trabajo' por el rabo. Estoy continuando una serie de dibujos en pequeño formato (les llamo 'postales') que empecé en enero del 2009. Ya llevo más de 300, y estoy en una racha. Normalmente, hacer estas piezas es muy tormentoso, son dibujos pero funcionan más bien como pinturas, o sea, poniendo cosas, viéndolos de lejos (pese a que miden menos de 15 cm de alto), pensando, por lo que realizarlos es una prueba de resistencia. El chiste es empezar y no detenerse hasta terminar. Después de la primera fase, pensé que podía iniciar otra, y después de esa otra, y en esa estoy. Y de hecho, estoy en el internet por causas mayores: como siempre, posibles dineros. Me puse tan de malas por tener que entrar aquí, que anoté los tres temas que estaba trabajando en el brazo para seguir con ellos al terminar, dicen:



narrativa del culo
dilema del pintor
hundirse en la tierra



Suenan pretenciosos, pero son peores. Como sea. Cuando vino Vito Acconci al DF a dar una conferencia, dijo algo simple, simplísimo de hecho, pero muy interesante: dijo que tal vez el yo es una ilusión, que la única manera de existir quizá era siendo parte del cuerpo social y que un hombre encerrado en su casa no existe. Cuando lo dijo me puse a pensar con calma y no estaba de acuerdo. Ahora que estoy literalmente encerrado, sigo en desacuerdo, pero creo que es precisamente alejándose del mundo (un poco, calma) cuando uno comienza a ser, como por méritos propios. Algo así como esa teoría que tengo de que Céline, con todo y su enorme odio a las personas, es de los seres humanos que más han amado al mundo en su historia. La cosa es que, generalmente, cuando uno se mete consigo mismo, las ideas tardan en llegar, yo mismo llego a pensar en que debería salir a que me diera el aire y el sol para no dar vueltas alrededor de mi cuarto por no tener ideas para mi trabajo, y después de unos días difíciles y lentos, te das cuenta que no es cierto, es un poco lo contrario: en estos días, trabajando en estas piezas que son más bien anodinas y simples, he pensado en tantos proyectos que me asusta. Lo más curioso es que estas ideas "importantes" vienen como remanentes de otras ideas más bien intrascendentes (como los enunciados de arriba). Entre esos proyectos está construir una línea del tiempo de hechos anodinos (como el año en que unas modelos de trajes de baño salieron en una serie de tarjetas en el 92 o el gol de Cuauhtémoc al Pachuca en la final del 2007), la historia de un científico que en un colapso nervioso decide volverse comediante, grabar un video en el que unos fantasmas juegan caballazos o cosas por el estilo.



También he pensado en temas poco relevantes y he construído teorías sobre, por ejemplo, el posible ocaso de los hipsters (en resumen, el advenimiento de una estética falsa tan tan falsa que ni los hipsters la toleren), el interés en las historias marginales en el arte contemporáneo (por unas piezas de Tacita Dean) y cómo éste es una mirada esencialmente inalterada de la historia, o, por decirlo de otro modo, que hay muchos historiadores amateur en el gremio, o una teoría entre el arte popular mexicano y el folk art estadounidense.



Un aspecto positivo es que he dejado de ver la tele (inicialmente, atribuía la falta de ideas a esto), ahora mismo, mientras escribo esto, la tele está apagada y ya no trabajo con la tele prendida, no veo Pare de Sufrir, sólo veo Se Vale cuando desayuno y si acaso veo, religiosamente, House M.D. todos los días a las 9. Ya ni Bob Esponja veo.



Otra cosa interesante es que ahora, como estoy siempre en el escritorio con lápiz a la mano, puedo anotar en una lista todas las canciones de mi niñez que debo bajar cuando vaya a casa de alguien con internet de verdad. La lista se ha hecho interminable (el principal problema son las canciones techno sin letras, de título difícilmente identificable). Son canciones pop de los noventas, cuando yo no decidía mucho en mis gustos musicales y no compraba cassettes ni nada, sino que me conformaba con la música que salía de la radio. Estos son unos ejemplos:



Ilse/we we
Mercurio/enamoradísimo
Saturday Night (no sé quién la canta)
Jon Secada/otro día más sin verte
Sean Lennon/home



Y así. También anoto discos que debo bajar, entre ellos, el Soundtrack de Gummo, de Harmony Korine. Tras verla, he tenido una cierta necesidad de escuchar, por primera vez, trash metal o death metal o cosas así, así que recurro a mis discos más 'pesados', lo que constituye un caso triste: Aenima de Tool, Bullhead de Melvins o Alice in Chains. También quiero el Soundtrack de Drawing Restraint de Matthew Barney (hecho por Björk, eeeuk) y un disco nuevo de Tosca.



Mi insomnio no mejora. Ante mis desveladas trabajando y mis nervios, decidí voltear todos los relojes a fin de dejar de preocuparme por la hora y enfocarme en el trabajo. Ayer me dormí a las 5:30, literalmente, dibujando.



Ahora que estoy en internet, aprovecharé para despachar los asuntos que tengo que tratar aquí, entre ellos:



-Investigar quién es y de dónde salió Jack T. Chick, dibujante de propaganda religiosa californiano.
-Ver cuánto cuesta el 3CD Set de Destroy All Monsters 1974-1976, porque nadie en Taringa lo ha subido ni los conoce.
-Investigar quién es Alan Clarke y por qué Harmony Korine lo cita en una entrevista con Mike Kelley
-Mandar un mail a los Guinness World Records
-Investigar el nombre de una canción que dice: "Don't call my name, don't call my name, Alejandro, Fernando, Roberto"
-Investigar qué paso con dos modelos que salían en una serie de Trading Cards en 1992 y, si Dios es grande, lograr entrevistar a alguna de ellas vía mail.



(sí, me gustan las listas)



También me preocupa mi salud, así, mucho. Empecé a hacer ejercicio, pero unos cretinos en el radio dijeron que hacer ejercicio de músculos sin mover el cuerpo antes sólo es endurecer el músculo y sirve para dos cosas, así que lo dejé. Ahora hago pesas con botes de agua mientras doy vueltas por el cuarto pensando en lo que voy a hacer en las postales.



No extraño caminar por el Centro, ni vagar en las chácharas de Tepito. Los últimos mails o mensajes de Facebook que he tenido que responder, los acabo con 'estoy enclaustrado y no reviso mi mail como debería, cualquier cosa, estoy en mi casa', incluso los que respoden a mails de chicas guapas. Creo que ese es el highlight de todo esto. Tampoco extraño las expos que no he ido a ver (como la de Soulages en el MCM). Mi horóscopo del viernes decía que si tomaba cartas en el asunto y le hacía una invitación a alguien, tendría buenos resultados (y a Capricornio le decía que recibiría invitaciones de alguien interesante, suck on that, World!). Por mi parte, me quedé esperando que empezara la liga con el Tecos-Cruz Azul.



No obstante, los amo.





Cualquier cosa, estoy en mi casa.

3 comentarios:

Artemisa Valdés dijo...

Alejandro Lady GaGa... esa rola...

ash.

Guillermo N. A. dijo...

.
Saturday Night... ¿no será la de los Bay City Rollers?

Enhorabuena por tan productiva etapa Bob...

House M. D. es excelente... y Gummo, o se diga...

Saludos...
.

O.M.A.R. dijo...

Algo de forma a esos brazos no les vendría mal. Igual y la próxima vez que salgas ligas a la vecina.