4 mar. 2010

además de ser modelo para varias marcas de ropa orgánica hecha a mano, ella se describe como una verdadera amante de los gatos y muy olvidadiza

fragmento de un diálogo de mi película sobre clavadistas amateur:

clavadista 1: no es deporte, es casi casi un espectáculo ridículo, pero como clavadistas deberíamos tenerlo al menos en consideración. Este sujeto puede saltar desde un trampolín de 8.9 m en una piscina de niños de 30 cm. de profundidad, de hecho en el registro de Guiness ni siquiera dice clavado, el record se llama ‘caída de vientre’. Es importante aprender de estas personas porque, para nosotros, como clavadistas, valen más por poder controlar su estómago durante la caída que por sumergirse elegantemente en el agua. No me interesa batir un record, no quiero ser un prestidigitador que sólo sabe hacer un truco, quiero ser un clavadista profesional, pero es importante prestarle atención a la caída de vientre por el estado mental que implica y por lo que un clavadista puede beneficiarse de esto.
clavadista 2: quizá, pero a mi todavía me da miedo la plataforma de 10 m.

He hablado mucho de mi amor por Jim O’Rourke en este blog y en el twitter cuando no tengo tuits mala onda que postear. Por cortesía de De La O entré a Wilco, a quien O’Rourke produce y con quienes colabora. Dentro de mi top mensual, A ghost is born, de Wilco (Nonesuch, 2004) es el favorito de febrero, y ya desde ahora, Loose Fur (Drag City, 2003) es el de marzo. Es un disco maravilloso. Con una alineación de Jim O’Rourke, Jeff Tweedy (Wilco) y Glenn Kotche, su primer disco mezcla al O’Rourke ruidoso que toca con guitarra en vivo y al O’Rourke más folk de Bad Timing (un disco del que podría escribir un post entero, y de los largos) o The Visitor. Miren, es precioso:

Be careful when you take a call for someone else
(Not a smart way to begin)
And get embroiled in someone else's life
(You don't know where that phone's been)

And don't strike a conversation with a cigarette
Like an old flame
Burned up
And out of breath

A slip of the tongue is all it takes
(It seems you need a helping hand)
To find yourself in someone else's place
(Back in the saddle again)

And don't pretend you don't know where it's headed for

A connection all the same

Exchange small talk about the good old days
(It seems they've done better than you)
Your stories match despite the different names
(I guess that all you heard was true)

And don't go along unless you've lost your way

A connection all the same
Like you're in love's cold sleigh

Loose Fur, Elegant Transaction, Loose Fur, Drag City, 2003

Lo escuché ayer mientras cruzaba esa colonia que está por el Estadio Azteca en donde las calles tienen nombres como ‘Mazatlecas’ o ‘Xochimilcas’, por el mercado de La Bola. Es una colonia fea y recóndita, por donde el camión debe pasar obligadamente, sólo para retomar su ruta a un par de kilómetros de donde salió después de no menos de 25 minutos. Y el camino fue precioso, no obstante. No creo mucho en eso de escuchar música en tu reproductor de mp3 como una especie de soundtrack de tu vida, pero sí en escuchar música en tu reproductor de mp3 para no escuchar a la gente en la calle. Hay canciones semi rockeras pero fuertes, como Laminated Cat, canciones 100% à la O’Rourke, como Elegant Transaction o canciones de esas bonitas como Chinese Apple, o cosas más bien extrañas, como So Long. Loose Fur es precioso, bájenlo, en serio. De La O: pronto.


Una de mis citas favoritas de Michel Houellebecq es esta, de Plataforma (2001):


Vivir sin leer es peligroso. Obliga a conformarse con la vida, y uno puede sentir la tentación de correr riesgos.


Yo no puedo leer, mal plan. Desde agosto que leí Martian Chronicles, de Bradbury (es increíble, poala, en efecto) no he podido tomar otro libro. Estoy atoradísimo con Walden, de Thoreau, voy como en la página 96 de 350, lo veo y no quiero retomarlo, y eso que quería hacer toda una pieza de ese libro, con instalaciones hechas con madera encontrada y dibujos enormes y fotos ampliadas muy muy grandes. Creo que ese proyecto por el momento no va a proceder. Incluso el de Sartre del que les hablaba, mejor lo dejé. El caso es que no leer es horrible, te hace que te acuerdes de todas las cosas que normalmente no quieres recordar y por eso lees. Es claro como el agua. El cuerpo es más pesado, te da más hambre, tu cabeza funciona más lento. Mucha gente de mi generación dejó de leer, no sé si como una especie de posición medio hedonista o estoica ante el mundo o por mera falta de tiempo y ganas, pero en mi caso me pega. Y mucho. Anoche agarré un libro algo grande pero que compré hace tiempo por $5 sólo por curiosidad: Cuento de hadas en Nueva York, de J.P. Donleavy. Si logro leerlo rápido es que puedo retomar mis libros. ¡Tengo Microsiervos de Douglas Coupland en mi librero y no lo he leído! El caso es que cuando pasas tanto sin leer entiendes la cita de Houellebecq horrible y atinadamente a-la-perfección. Y si lo mezclan con la letra de Loose Fur, entonces bienvenidos a mi mundo. Los amo.

Oigan, ya se viene mi cumpleaños, bueno, faltan dos meses, si quieren saber cuál sería el regalo chacharero perfecto para su blogger malaonda favorito, arriba a la derecha hay una lista en colores muy 90’s.

Prometo que el próximo post será más interesante pero igual y no mucho más divertido.

2 comentarios:

Lear dijo...

Yo tengo que confesar, amigo Bob, que Houellebecq nomás no me entra, pero con esa cita me gana un poco, sin duda. Por otro lado, Wilco, rifa, y rifa bien. Hay un momento en su disco en directo desde Chicago donde un zoquete les grita que lo saluden porque manejó desde no sé dónde (desde lejos). Luego de cumplirle el capricho, el vocalista le suelta: "Ok, ok, gracias por venir desde X, ahora cállate".

Sabandija dijo...

ash, o sea que por eso era tanto "los amo", claro, claro, ya decía yo...
Y por lo menos las Moleskine ni de broma valen... bueno, pero no importa.
Yo quiero aprender a hacer una lista así de bonita...