6 nov. 2009

Pumas de la UNAM, qué grande es tu orgullo, tus rastas y la peligrosidad social de tu barra; ¿cuántos puntos llevan?, ¿10?





Con la desastroza derrota del América en territorio estudiantil, un par de cosas se confirman, algunas retesabidas de antemano y otras ignoradas (o negadas) por la población en general: La primera, que la barra de la UNAM es la de mayor peligrosidad social, la más orgullosa, la que, entre la playera de gatitos ni madres y el pantalón khaki, lleva el libro Porrúa maltratado de Kant, la que, pese a tener una de las peores temporadas de su historia, llena el estadio para vencer al único rival que se ha prestado a interpretar un clásico con él. El orgullo Puma es un ejemplo claro del estado de la clase media trabajadora que cree que merece todo y no va a invitar a cualquiera a la fiesta, el síntoma principal: negar al otro. La consigna de rigor en círculos de pretenciones cultas que, por error, bordean el tema del futbol, es que le puedes ir a cualquier equipo excepto al América. De hecho, el futbol en este país se divide en dos bandos, básicamente: le vas al América, o le vas a cualquier otro equipo. Otra vez, esto es sintomático. El orgullo Americanista no incluye los lugares comunes del orgullo universitario: no cree necesario merecerlo todo sólo por ser 'el equipo de la máxima casa de estudios', no cree que el orgullo deba responder a un edificio de oficinas, sino a la gente que llena el único estadio decente de este país, no cree que se deba acceder a un orgullo basado en una falsa humildad (como llegar a la arrogancia de decir que los Pumas serán el próximo equipo únicamente con jugadores mexicanos, cuando es una manera triste de decir que no hay dinero para contratar jugadores y que no por eso van a despedir a los extranjeros que tiene). Es muy fácil improvisar una lección de decencia y recato diciendo que, mientras los demás equipos cambian de técnico cada temporada, los Pumas sostienen al Tuca Ferreti porque es un equipo estable y serio. La verdad es que el romanticismo de una institución que confunde lo futbolístico con la arrogancia y el negocio con el espíritu hace que, por definición, tengan una lógica de equipo llanero, y para esto, sin llegar al ensayo sociológico, basta ver a la barra Puma, la de mayor peligrosidad social del país. La segunda cosa puesta en claro en juegos como el de ayer es simple pero difícil: el América, y de esto no se percata la banda 'yo soy culto, yo leo, no veo la tele y no me gusta el futbol posted 22 minutes ago from twitter iphone', es un catalizador social, quizá el más grande de este país. Permite que una turba iracunda agite el puño por algún motivo. No estamos hablando de un chivo expiatorio, sino de un motor. Cuando las Águilas son vencidas en el estadio más peligroso e irrespetuoso de la liga (aficionados salvajes sobre Insurgentes, bocinas frente al visitante, un número de vigilancia alrededor del doble de imperativa que cuando el partido es en el Estadio Azteca) el país tiene un respiro. El enemigo invisible es derrotado. La inoperancia asistida de ese establo monumental llamado UNAM tiene un saque de pecho cuando, en una temporada desastroza, el acuerdo común es por lo menos ganarle al enemigo. Hasta las chicas que les da igual el futbol te dicen cosas tipo 'ay, ¿le vas al América?, me caías bien'. Nótese que no estamos hablando del rival, sino del enemigo, el de todos. Pumas juega en el mismo equipo que Chivas, con la diferencia que los Tapatios reparten su orgullo en el concepto 'el pueblo feo, pobre y oprimido' (contra 'la banda fea, pobre, oprimida y desmadrosa' de la UNAM). Revisen los estados de facebook de sus amigos de hoy. Hablamos de una distribución erronea de la energía y los ímpetus de un sector sociocultural que, de alguna manera, requiere una distribución de algún tipo. Y no estamos hablando de la UNAM. ¿Saben quién le va a los Pumas? Alex Lora. ¿Saben quiénes opinan que el wey de Aceite Nutrioli está bien galán? Las chavas de la Facultad de Derecho que van de traje sastre martes, miércoles y viernes. ¿Saben quiénes organizaron la huelga-secuestro de la UNAM en 1999? Puros Pumas.


No, en serio, no le vayan a los Pumas; sus papás invirtieron mucho tiempo y dinero en su educación para que les salgan con eso.





mmtamadre, perdió el américa



los amo

3 comentarios:

Lear dijo...

Amigo Bob, nunca sus palabras iluminaron tanto. Lo de irle a los Pumas es lo, por desgracia, políticamente correcto. De ahí que el verdadero clásico en estos días sea con los Pumas y no con las Chivas, eso es de nuestros abuelos. Tiene lógica que lo políticamente correcto quiera enfrentarse y odie y aborrezca incluso la encarnación de los males del país, o lo que ellos piensan que es la encarnación de los males del país. Pero los pumas tampoco parecen darse cuenta de que en su ceguera políticamente correcta también forman parte de un rebaño tan o peor de irreflexivo que muchos americanistas. Parecen creerse únicos entre los miles de pumas del país.

Abrazos, amigo Bob, comparto su dolor.

Anónimo dijo...

En general, no leo tus posts de futbol por que pues ni les entiendo.

Pero este es hermoso y cierto

Harlan dijo...

tanto pinche choro pseudointelectualoide para justificar la mediocridad de once cabrones que patean un balón y algunos millones que les aplauden y vitorean, no mames.

los mismos argumentos que utilizas para invalidar a un aficionado puma (y conste que no lo soy) se pueden aplicar sin problema alguno a los americanistas. al final, son el mismo lumpen, la misma borregada, van de la misma calle, la misma colonia, la misma escuela, universidad, oficina, etc y solo cambia el color del trapo que se visten.

"...el romanticismo de una institución que confunde lo futbolístico con la arrogancia y el negocio con el espíritu hace que, por definición, tengan una lógica de equipo llanero, y para esto, sin llegar al ensayo sociológico, basta ver a la barra Puma, la de mayor peligrosidad social del país." si google no miente, (y casi nunca lo hace) la barra, que no porra (como término argentinizado para denominar a un grupo de seguidores apoyodos, oh sorpresa, los mismos clubes!) que mas desmadres ha causado en los ultimos diez años (como para tener un referente) es la del américa mi buen bob. y podría seguir, pero ya me dio hueva...