7 mar. 2009

Este post está dedicado a Lear, y el anterior también aunque indirectamente, más bien por omisión:

En un capítulo de los Simpson, el abuelo Simpson y Jasper caminan por la calle y un homeless se le acerca pidiendo dinero. Se niega rotundamente, diciéndole que la calles no están cubiertas de oro; Jasper le señala: "lo están" y un automovil se derrapa y todos ríen mientras vuelven a la actualidad. Platicando con Lear vía msn, pensaba en cuánto bien le haría a la ciudad de México, monstruo orgulloso y canibal, tener calles de oro. Es una solución moral, no de logística ni de economía vial (y me imagino que todos tendrán su opinión al respecto). Primero, alguien tendría que sugerir la estúpida idea de pavimentar las calles con oro, cosa estúpida, pero a la mayoría le parecería más coherente que permitir que la gente libre fume mota. Pasaría. Una vez que se votara a favor de una ciudad majestuosa, casa cálida del turismo con calles de oro (de alguna manera relacionadas con tiempos prehispánicos), la ciudad de México tendría oro en sus calles, la gente se volvería orgullosa de su ciudad y, para empezar, tiraría menos basura (aún lo haría, sí, pero se daría cuenta del suelo, y darse cuenta del suelo es una condición filosófica importante, seguro Camus lo dice en algún lado). Entonces, la vida seguiría, los niños seguirían siendo secuestrados y asesinados, la gente pobre seguiría viviendo en medio del resentimiento, los chairos seguirían clamando que alguien los reprime, la gente común y corriente seguiría dándose golpes de pecho en los que el orgullo se confunde con el odio al trabajo, pero cuando alguien tenga una queja que levantar, tendrá que mirar al estúpido-suelo-de-oro y decir: "Oh, no, no me puedo quejar, yo voté por este estúpido-suelo-de-oro", y callaría. ¿Quién tiene los arrestos para quejarse cuando pensó que la pavimentación masiva de calles con oro era buena idea? Hay gente que hace que sus coches reboten, también, y dudo que esta gente sufra por las noches. Cuando el próximo presidente (o este, es más o menos lo mismo) se escape y se ría de todos en su cara, el primero en enojarse mirará el-estúpido-suelo-de-oro y se sentirá más estúpido y callará. Toda una ciudad se sentirá estúpida, se introducirá el concepto de vergüenza al DF y la gente será señalada como estúpida primero por nuestros cuates de provincia y luego por los demás paises: "A whole city ashamed on their asses", sería la nota mundial. Y entonces, con la vergüenza en nuestros costados, cual lanza sobre Cristo, la gente será más prudente, vivirá con el castigo a sus pies, con el estúpido-suelo-de-oro, y muchos, demasiado vanidosos y apenados, se irán de la ciudad, pero los más, se quedarán y aprenderán a ser humildes y constructivos. Cuando alguien trate de humillar a otro pensará en el estúpido-suelo-de-oro y se introducirá el concepto de compasión y piedad en el vocabulario del defeño. El ciudadano de la ciudad de México será, por las malas, un ser reflexivo, apenado, en un estado de constante culpa y vergüenza, pero será más productivo a la larga. Los niños que crezcan sin la vergüenza de haber colaborado en pavimentar sus calles de oro, crecerán perdiendo toda filiación estética con el metal y serán menos nacos que sus tíos que les regalan cadenas en sus primeras comuniones. Regalarle cadenas o ropa a un niño es suplicarle que te odie. Nunca lo hagan, ustedes fueron niños, acuérdense. Por otro lado, el trabajo seguirá destruyendo el alma de la gente y la selección de futbol seguirá sin Memo Ochoa en la portería nada más de huevos y también sin pasar de octavos de final en un mundial (si es que califican).





escribí este post hace casi una semana, me intriga pensar que habrá pasado en todo ese tiempo, aunque me imagino que debe ser como cuando uno revisa el correo y sólo encuentra publicidad (facturas de qué?, nadie vende cerveza a crédito)


Siguiendo con la tónica amargada del post anterior (oh, sí), tengo (otra) teoría con Radiohead: viendo tantos boletos a la venta en Msn, letreros en las escuelas (sólo superados por los magistrales "Se hasen trabajos escolares") y blogs que intentan lucrar con las vísceras atrasadas de algunos incautos, se me ocurre que, cuando llegue el día, y esos boletos atrasados no se vendan, cuando comprar tres boletos de General B para revender una semana antes sea una mala idea en lo teórico como en lo práctico, muchos se enojarán, habrá decepción, terminarán yendo ellos mismos, los aventajados, a ver a Thom Yorke y su ojo y medio hacer cara de dolor y cantar letras que no me espantan ni me hacen suspirar porque yo escuchaba a Nirvana cuando el cabello me crecía rápido:

Teenage angst has paid off well
now I'm bored and old
self-appointed judges judge
more than they've sold
if she floats then she is not
a witch like we thought
on the pavement one another
one at Salem's lot

Y, con los ímpetus trasladados al dinero fácil que no llegó, más de uno se va a dar cuenta (contra su voluntad y mejores deseos) que no iba a ser una noche tan emotiva, que quizá ver a Johnny Greenwood haciéndole a la guitarra esté padre, pero emotividad lo que se dice una noche inolvidable, no era, demasiados dardos en la dirección contraria, decepciones como cuando tu disco pirata sale rayado o es otro (a mí me pasó con uno de At The Drive In, que resultó ser de Mono, se lo regalé al greñas):

As my bones grew they did hurt
they hurt really bad
I've tried hard to have a father
but instead I had a dad
I just want you to know that I
don't hate you anymore
there is nothing I can say
that I haven't thought before

Yo estuve la primera (y segunda y tercera) noche en que Pearl Jam estuvo en México, fue lindo y todo, fue bonito cuando tocaron Not For You, pero aún en aquél 2003, todos sabíamos que ya se había terminado todo (cualquiera sabe que Pearl Jam se murió después del Yield). Así que quizá habrá muchas camisetas y chamarras de concierto afuera del foro sol (yo quería ir a ver eso en vivo, pero ese día hay Radar), pero, como que algo sale mal, les apuesto mis dos centavos.



pronto: post menos torpe, menos malcogido y mucho más simpático

5 comentarios:

Lear dijo...

Luego de pavimentar las calles con oro, yo creo que deberíamos cambiar de reública a una verdadera democracia a la que asistiéramos todos a votar y a cantar por el monorriel o por la cada de burlesque.

Además, estoy de acuerdo en que la tragedia de la selección se debe a que no hay cambio en la portería.

Saludos, amigo, Bob, y agradecimientos por la dedicatoria

Me dicen la china dijo...

Habría que enviar la propuesta al partido verde. Yo quiero enviar un mensajito al 30301 que diga: si, quiero un mexico de oro puro... y participar así de la estupidez colectiva.

Qué buen post.

BotayFalda dijo...

Yo amo los post torpes, malcogidos y nada simáticos.

M*

O.M.A.R. dijo...

Mmm... no será que hechas madres a Radiohead sólo porque no puedes dejar atras a Sonic Youth?

Lo de la pavimentada con oro suena muy, muy estúpido. Quizá algún día se haga realidad, aunque dudo que traiga como consecuencia implicaciones filosóficas y existenciales.

Simpatica dijo...

Te la mamaste con este post

PS: No he visto be kind rewind, dónde la consigo????