20 oct. 2008

el post más antipático que has leído en tu vida


Animales que no sirven para nada

Aunque la televisión nos educó para ver con naturalidad que los conejos golpean a los patos con saña o que los ratones joden a los gatos hasta que se vuelven locos (en la televisión siempre apoyo a los oprimidos, no así en la vida real, demasiado romanticismo para un gordo), no deja de ser un poco un shock ver cuando alguien –una persona- ataca a un animal sin compasión, aunque no en defensa propia, por ejemplo, recuerden cuando aquél escándalo de la matanza de focas en el ártico o en el norte, no sé. Piensen en todos los animales que mueren para rellenar tantos incisos necesarios en el día: reses, cerdos, gallinas, peces. También es cierto, aceptémoslo, que no solemos asociar la imagen del animal con lo que comemos*. Sin embargo, y he aquí el punto de todo esto, suele ser una experiencia mucho más desagradable cuando los golpeados son animales absolutamente inútiles. Ya saben, animales de completo ornato. Es una impresión fuerte ver a algo, cualquier ser vivo, ser atizado con un garrote; piensen ahora, digamos solamente, que así fuera como sacrifican a las reses que hacen sus parrilladas sabatinas, la imagen, dentro de la brutalidad y todas esas cosas malas, conlleva cierto toque de miserable destino que sublima la muerte del bicho en cuestión al pensar que él muere para que nosotros no hagamos lo propio. Cambiemos la imagen de la res por la de un gato. ¡Qué impresión! El gato es un animal de ornato, es decir, no sirve para absolutamente nada, no son fáciles de entrenar para llevarlos a los programas matutinos de variedad ni suelen salvar vidas ni nada. Así como los gatos, las focas, los pingüinos y otros animales lindos, cuando el animal es absolutamente inútil, los golpes suelen ser mucho más brutales. Entren a youtube y busquen, no sé, seal killing, baby seal being hit, cat killers, y verán de lo que hablo. Cuando era niño, un día apareció una rata en mi edificio. Una rata en la colonia Del Valle. Todos nosotros, clasemedieros con suerte, nos alarmamos un poco, la población infantil-juvenil (harta en aquellos tiempos) con muchos más bríos. Tras provocar a la rata, ésta salió del edificio y se refugió bajo un coche, en cuanto salió para intentar una última huída, mi primo le dio un swing con un palo de escoba. Todo fue tan rápido, el volumen del pobre animal se extendió proporcionadamente en la dirección del escobazo, en plano, en rojos y blanco. Fue algo fuerte, sobretodo porque el golpe parecía ser mucho muy leve. De nuevo, la urgencia y la necesidad (deshacerse del intruso) disfrazaba a la tarea como una necesidad, algo que debía hacerse. Quien haya leído Las Partículas Elementales recordará cuán fuerte es el episodio donde Bruno mata al gato de casa de su madre. A lo que voy es que a los animales inútiles se les tiene mucha más tolerancia y ciertos privilegios que no se esperan de otros animales, algo análogo a lo que se les tolera a los artistas en la sociedad, aunque prefiero que me regalen un libro de Paul McCarthy mil veces a que me regalen un gato. Nunca suelto un gemido de ternura cuando veo un perro, la imagen de un piso apacible y sin prisas no me viene a la mente cuando un gato sale del rincón de la casa que visito, si veinte millones de gatos o focas desaparecieran no me molestaría, pero si fueran veinte millones de personas sería mil veces preferible.

*(si tienes una amiga que se exprese de tus tortas de pierna o de huevo como fetos de animales, lo más probable es que tu amiga esté buenísima y que de eso dependa lo que sea de ella en el futuro; consejo: déjala en paz, no te necesita, no importa cuanto futuro crees que tenga en su entrepierna, ella saldrá adelante)


Etcétera

Revisando mi hi5 con un traductor español-inglés encontré harta poesía sin sentido y sin desperdicio en los comentarios, en el futuro quiero dirigir videos con diálogos como estos; imaginen estos textos escritos en un post-it; he aquí los cuatro mejores, saludos a los ociosos habituales por tan bella estampa:


4.- hey nick !!!!! as a walk! since the coup, sadly has not been planned, and not think q takes place (repeat, sadly) and as the paradise of painted goes ... it does not go, this ... I hope this big boy as well and when we have these expensive, eh! Watch Command him a hug!

3.- the net were well Catwoman, but we can not forget "Kien pomp" and best of all "cumbia of birds" jajaja. pfff I still have nightmares, now a dancer in my music box was a giant and I wanted to attack me ....

2.- PSSS to fart around that you send to greet eliza pssssss this bastard because he did not walk with EYA xaxaxax and that's youtube pssssssssss or you leave without a videucos fart .... xaxaxax

1.- this crazy fart that I let you a crazy video shrimp to raffle



Será muy pintoresco pero también muy grosero

Nuestro país también tiene problemas de racismo, pero no del que ustedes piensan, no de aquel donde el gerente blanco y rubio no contrata al licenciado en economía morenito y feo, ni siquiera aquel donde el licenciado (en lo que sea) prieto y chato no contrata al indígena, no, sino aquel donde el indígena masca con gruñidos y escupe algo antes de responderle al güero sobre donde hay un banco. La marcha del dos de octubre, a la que fui esta vez en misión antropológica arrojó más datos de los que pensaba. Fui para ver todo sin el ímpetu del adolescente de diecisiete años que sale de la prepa hacia Tlatelolco. Craso error. No es terreno este para hablar sobre los adolescentes con más pulmones que sentido común o mínimo gusto (las cuestiones de gusto son cuestiones políticas, lerdos), sino para hablar de los sectores de los que siempre nos hablan en las clases de historia y que nunca nadie ilustra (quizá por pudor) con fotografías actuales: el campesino paupérrimo. En algún momento, en mi despistado alejamiento, me vi caminando entre campesinos, filas y filas de niñas de menos de diecisiete (nadie espere un comentario lascivo tan típico en este dominio de blogger: eran feas, la verdad), en un momento dado, un comité de tres, jóvenes, de veinte años a lo más, me abordaron para decirme que “no podía ir con ellos, que me saliera”; un gesto que pretendía decir ‘comprende’ se acompañó de un mano en mi hombro. No moría por caminar de prisa entre ellos, así que salí, pero esto propició que me fijara más en quienes eran y qué hacían. Eran una amenaza, una amenaza gigantesca. Los más grandes, a la cabeza, llevaban machetes que cada cierto tramo chocaban contra el asfalto, un altavoz en un camión destartalado (que evidentemente hacía las veces de hotel) gritaba la consigna que más me alarmó ese día: “Educación primero, al hijo del obrero; Educación después, al hijo del burgués”. Lo primero que pensé fue ‘qué peligroso, eso es suicidio, un plano y claro suicidio’. Más tarde, recargado contra un semáforo del que no me separaría hasta que un asno en sudadera pretendió montarlo, miré cada contingente. En verdad que nuestros libros de historia (materia impartida por profesores que motivan a cerrar los puños con vigor) necesitan ilustraciones nuevas. Si en verdad se debe colorear el término “Gobierno estudiantil campesino popular” las expectativas podrían matar de desesperanza a cualquiera. Los campesinos quieren la cabeza del rubio por tener mucho más dinero que ellos. Una voz podría alzarse y explicar –con calma y cierta lástima, lamentablemente- los mecanismos de coerción: precios bajos, compradores únicos, condiciones paupérrimas en el campo, etcétera, pero el ingenio y la preparación no están peleados con las manos correosas y orgullosas de las jornadas sufridas. Hay un dibujo de Daniel Guzmán, bueno, un texto, donde dice algo así como que no hay que tener tantas condescendencias con la gente pobre, pues hay más odio del pobre hacia el rico que al revés, que están esperando para atacarte y venírsete encima. No hay que sublimar a esta gente, con todo y sus historias de bondad y camaradería: esta gente gasta sus excedentes en alcohol, golpean a sus mujeres por derecho propio, tienen doce hijos, engendran un orgullo enfermizo, miran con recelo la mayor parte del tiempo… triste es decirlo pero son haraganes. No sé, y esto es lo central, cuántos de los rituales de cada año en octubre sirven para rememorar hechos (y datos olvidados o malos chismes) que la mayoría de los asistentes no conocen o conocen sesgadamente y cuántos sirven para supurar un resentimiento social basado en una lógica paternalista de “él tiene más, yo merezco más, ténganme compasión” (y mientras alguien dice esto, con la otra mano tira su cáscara de naranja donde Dios le da a entender). Jamás dejo propina, no matter fucking what, digo que se ayuda a que el mesero deje la autocompasión y el odio y los dientes apretados por aquel que seguro tiene dinero y no quiso dejarle una parte a él; puede objetarse que el mesero gana una miseria, y puede decirse que él fue hacia el trabajo y decidió tomarlo; puede objetarse que él no tiene la culpa de las condiciones del mundo y también puede decirse que sus once hermanos son problema de él. Un animal que no tiene la culpa de nada no es peligroso en sí, los perros muerden de repente porque son brutos e impulsivos, los gatos más o menos lo mismo, pero con razones más simpáticas, pero una persona que no tiene la culpa de nada se excusará en muchas cosas con tal de sobrevivir, se te echará encima, y no tendrá la culpa de meterse en tu vida, gastando tus ahorros en basura.
Por el lado estudiantil-popular, par de términos que nadie nota o señala contrarios, no sabría opinar. Es el grueso de la población la que lleva entre las patas a los demás, y los demás siempre es uno; por el lado estudiantil, si he de juzgar por los estudiantes (y la palabra adolescente no se despega de ninguna manera), nada podría dejarme más frío: estampidas de asnos, bestias en un sentido amplio en verdad. Una vez escuché un término que desde entonces apoyo y que ilustra mi incómoda y antipática situación casi siempre: “Quien se divierte está de acuerdo”. Mientras los contingentes estudiantiles gritaban groserías con megáfonos, un par a lado mío debatían: “Sí wey le digo a este cabrón que me hable acabando el pedo para echar unas chelas”; mientras, la consigna en la calle era “hazte a un lado, mira que te tumbo”. Hace un par de años, cuando la posibilidad de reelegir a la entonces directora de mi ex escuela era posible, se armaron cientos de muestras de descontento, entre ellas, un plantón de tres gatos frente a Torre de Rectoría, en Ciudad Universitaria. La manifestación estaba presidida por los bufones locales, a saber, quienes organizaban dichas cosas y suponían poseer una superioridad moral gigantesca sobre los demás (ya expliqué quiénes son los demás). La protesta devino en fiesta y sesión de improvisación de insultos a un edificio, un verdadero desperdicio de tiempo del peor gusto. Otro ejemplo: en una tira, mientras Mafalda y Susanita caminan por la calle, leen una pinta en la pared que reza “La revolución al pueblo”. Susanita no se contiene y grita “¡¿Para qué, para que luego haya cáscaras de naranja y servilletas manchadas de chorizo por todos lados?!”. Por supuesto, Susanita es una imagen mordaz de la clase media, pero su ira no es injustificada. Que el dos de octubre fue un momento de extrema importancia para la vida de este país me enteré por un texto de Monsiváis, no por un volante acompañado de una alcancía o sentimientos de colectividad forzados (‘todos debemos cooperar wey’); si este chavo de dieciocho que supone tomará el poder con mantas y altavoces para al terminar emborracharse, si este campesino que hace sonar el machete antes de entrar a donde le han dejado entrar pretende intimidar a los poderosos que seguramente son quienes le joden, si este iletrado con poder de convocatoria que habla por tantos otros iletrados con hambre, si ellos pretenden hablar por mí, señores, yo me quedo con mi blog.


misceláneo

Agreguen a la mejor banda del mundo en su myspace, poca cultura de la gente alta; somos más altos que ustedes, ¡seamos amigos!

En esta semana será el Congreso Mundial del Deporte y muchos atletas con vida solucionada estarán allí; este blog se compromete a recompensar con prácticamente cualquier cosa a quien consiga una foto de Paola Espinosa autografiada donde se lea de su puño y letra: "Para mi más grande y guapo admirador, Roberto, recibe un beso de tu ídolo, Paola Espinosa!" No es broma, quien logre semejante hazaña, comuníquese a: stupid_mop@hotmail.com

Tienen de aquí al domingo para ver la exposición de Valérie Mréjen en el Laboratorio de Arte Alameda, la cual recomiendo con muchas estrellas y se coloca en mi top de expos en lo que va del año.

El viernes, viendo House MD (cómo me gusta), Cody (qué guapa es!) lanzó un parlamento que es bello como pocas cosas que pasen los viernes por la noche en cualquier canal:

Qué desperdicio de energía y drama para encontrar a una persona que casi nunca es la indicada, ¿no se podría simplificar?


sólo aquí, en su blog emo que los ama!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Grosero, jaja si lo grosero es lo bonito de la vida. Como los post-it, no como matar animales.
Lo más traumante que he visto en mi vida pasó afuera del metro escuadrón 201. Yo iba en un pesero que como siempre se detuvo a hacer base, cuando miré al otro lado de la calle y noté que un gatito, de menos de un mes, quería cruzar al otro lado. No sé por qué estúpida razón no desvié la mirada. Un amable conductor se detuvo para que el animal no saliera herido, provocando una fila de más o menos 5 autos; pero un desgraciado al desesperarse, rompe la fila y aplasta al gatito sin consideración alguna.
Ojalá se pudra en el infierno. En el limbo no, ya lo quitaron, chingao.
De la gente abusiva, afuera del Palacio Postal hay un señor sin piernas, y el domingo fuí queriendo tomarle una foto, sobre todo me llamó la atención una camita de madera que tenía a su lado. Pues para no hacer esto más lagro, pinche señor quería cuarenta pesos por la foto.
Blog emo, tu amor hacia mi es correspondido.

patricka dijo...

rob que te paso? :(
encuentro el blog muy cambiado
hay algo que no me cuadra
o todo!
dime :(
ya te quiero ver

{Ecce Lupzodia} dijo...

De verdad, que duele. Me duele
escribir esto. Me puse a revisar sus posts anteriores llegando aquí.
Y lo único que mi atontada mente diría es 'duele'.

No tengo más adjetivo, ni más algo.

"Lent et douloureux" C'est fini.

milosimpatica dijo...

Esto es terrible, había escrito un comentario todo emo, y luego, que se desconecta la compu. Bueno, decía básicamente que este post sí lo entendí, los animales son relindos, pero también sabrosos, por eso me caga PETA, mi sueño es desplumar un guajolote.
Dejo un link de crueldad animal:
http://www.exonline.com.mx/diario/noticia/global/europa/matan_ninos_a_palos_a_un_canguro_en_zoologico_ruso/391574

PD: El interné de mi trabajo no me deja entrar a mi cuenta uaaaaaaagh!