7 jun. 2008

Une promesse de bonheur

Bas Jan Ader, Please Don't Leave Me, 1969




Cada vez tengo menos qué contar por aquí
Escuchando: Morton Feldman / String Quartet 2, CD 3, Ives ensemble
(el aparato se traba media hora después, posteando en silencio)

Anoche me dio flojera cambiarle de canal a la tele después de Malcolm in the Middle y le dejé en el cinco. Vi una serie llamada Dr. House, de la cual estoy más que seguro que ustedes saben más que yo, así que me limitaré al trasfondo personal: desde que empezó esta fiebre por las series (momento marcado con el abarrotamiento de temporadas en dvd y una arrolladora e inevitable plática sobre si alguien vio Lost) desarrollé de inmediato una hostilidad casi patológica. Nunca me interesó ver Lost, ni Desperate Housewives, ni CSI, ni The OC, ni nada. Yo me quedé atrás, soy de la opinión de que las series llegaron a su punto culminante con Married with Children. El punto es que las series y todas sus temporadas me dejan frío, de hecho, siempre he querido que se presente la situación adecuada para hacer este comentario increíblemente mamón:

A: weeey, qué pedo con tu amigo ca’on
Bob: te va a caer bien, creo que le gusta Lost y así

El punto es que ayer vi como dos horas de Dr. House. Lo que alcancé a pergeñar es que es un tipo que rompe madres en eso de la medicina, diagnostica en fracciones de segundos pero necesita opiáceos para aguantar un dolor que supongo se explica en capítulos anteriores. Es uno de esos personajes endemoniadamente carismáticos. Uno le agarra cariño en un rato. Creo que Dr. House tiene síndrome de Asperger, por cierto. El caso posteable es, más o menos, el siguiente: de niño (otra vez de niño) yo tenía un entendimiento del mundo de que las cosas se decidían desde el principio, que las decisiones se toman desde mucho tiempo atrás. Por ejemplo, cuando me encontré por primera vez con esa cosa de Juan Diego y que le habla la virgen, pensaba que ese hombre debía de haber llevado toda una vida de bondad y buenas acciones y que yo, a mis seis o siete años, ya estaba muy lleno de cosas malas para que se me apareciera una virgen. Cuando vi por primera vez Mi Pobre Angelito (costumbre navideña entre mi familia non grata) recuerdo que se decía que Macaulay Culkin era un niño era muy inteligente, que era bien abusado, que cómo hay niños bien despiertos. Yo pensaba, sentado en un sillón, incómodo entre familiares iguales, que yo ya era un retrasado mental y que nunca podría hacer esas cosas tan ingeniosas y arriesgadas. Ayer, mientras veía como un doctor decía un montón de nombres impronunciables y resolvía las cosas con efectividad (y gracia, sobretodo gracia) pensaba cómo esta idea de máximo rendimiento y competencia agresiva me hubieran hecho sentir mortificado. No sé. Volveré a ver Dr. House, creo.

Sí, creo que ayer me preguntaba Alice si Dulce María estaba embarazada. No sé, pero le decía que sería una verdadera pena, pues sería la segunda chica con la vida hecha que lo tira todo por la borda. La otra era Camila Sodi. La chica tenía toda una vida de fama y comodidades sin tener que hacer nada, es decir, no cantaba, no actuaba gran cosa, no nada, podía pasársela yendo a fiestas y luciendo como una menor de edad muy sexy y se le va la vida y se embaraza con el primer actor que encuentra. Dicen, también, que va a interpretar a Bulma en la película de Dragón Ball Z. Este tipo de chicas son parte de una nueva generación de celebridades que básicamente son celebridades, algo así como esa chica Cory Kennedy, de quien apenas me enteré que era un fenómeno global. Como sea, el caso de Dulce María sería otra cosa, pues no dudo que constituyera, de repente, un ejemplo de vida para otras tantas chicas en desgracia. Mi fragmento de esta semana será este:

Vacía

Dime cuándo fallé.
Dime cuándo te mentí.
Dime cómo fue
Que se extinguió ese fuego en ti.

Me siento vacía,
fría y con mucho dolor.
Siento que estoy en un abismo y nadie se acerca a detenerme.

Por qué si saben que estás mal,
se empeñan en hacerte sentir peor.
Por qué a la gente que le das todo
es la que se burla de tu amor.

Por qué a la gente que te quiere y te da su amor,
es a la que haces sufrir,
Y depositas tu amor en quien te hace llorar.

Hay que ver más adelante, ser fuerte y salir
de la gente a la que no le importa tu dolor,
Porque sin tu amor, hoy no serían lo que son.

Qué malagradecidos son, si se llevaron parte de tu corazón.


Y en internet dice que no está embarazada.

La próxima expo del Tamayo es de Henrik Håkansson, cuyo sitio recomiendo.

El programa de los gordos no tiene corazón. Este es un punto muy rebuscado pero vale la pena contarlo: la semana pasada hubo competencias entre los gordos, que se dividen en dos equipos. El equipo ganador se llevó el derecho de comer con sus familiares, a quienes no ven desde hace tres semanas porque es un reality show. Un gordo simpático y por ende fuerte contendiente al premio, decidió cederle su derecho de "cena familiar" a una gorda del equipo que perdió porque consideraba que la gorda histérica a quien se lo dejó necesitaba más ver a su familia. Como gesto de recompensa con él por su noble gesto, Televisa se contactó vía telefónica con la novia del gordo en cuestión (su sueño es adelgazar para ponerse un traje y pedirle matrimonio) para traerla al estudio y grabar el emotivo encuentro. La chica se negó. Le dijeron todo esto al sujeto (es decir, el intento de la televisora y la negativa de la chica) y su vida ahora es una montaña de preocupaciones en close up y llantos televisados. Véanlo.
¿Por qué a las chicas no les gusta Entre Ríos?
¿Quién se apunta a jugar Bomberman?
Saludos a Luís, donde quiera que esté.

En estos momentos se lleva a cabo un festival en Tepoztlán organizado por chairos y anexas. Nunca confíen en un chairo. Ya están grandes jóvenes (jojo). Elsa: queremos fotos.
Seré un hombre nuevo
En próximos días, el administrador de este blog pretende llevar a cabo un montón de actividades que me harán un hombre nuevo y sano. Primero, antecedentes: descubrimos que Alice medio sabe leer la mano. Yo sugerí, con tono de jocoso cariño, que llevó un diplomado en CNCI, lo que me redituó en un franco golpe como respuesta. Después de esto, se comprometió traerme algo así como una descripción general basada en mi fecha y hora de nacimiento mediante una página de internet. Cinco a diez días hábiles después, leía con avidez cómo estas cosas describen con mucha precisión la vida de uno. Sí, ya lo había dicho antes, estas cosas del horóscopo son cosas de señora, pero uno no puede dejar de asombrarse ante tanta precisión. Desde hoy, en este blog se cree en esas cosas. Como sea, aunado a otras circunstancias, un hálito de espíritu emprendedor me llena, me pondré a retomar mi tesis (en la cual creía y aún creo con pasión), retomaré la vida sana, empezaré a aprender francés por mi cuenta (nadie quiso el intercambio de clases de portugués) y sobretodo: comenzaré a hacer mi servicio social. El tema me aterraba hasta hace unos días y me llena de felicidad desde hace unos minutos. No creo en la parte del servicio ni en la parte de lo social del Servicio Social. Ante la manda de lo justo que es retribuir a la sociedad algo, he aquí mi dictum: My Ass. Además, se agregaba el hecho que durante buena parte de mi carrera gocé de una beca de pobretones y como consecuencia, estaba obligado a hacer un servicio del tipo Comunitario, o sea, sucio y apestoso. Por fin, después de cuando menos dos años de desidia, me di a la tarea de investigar cuáles eran mis opciones. La felicidad me inunda, de tres opciones viables (entre 39, valga decirlo), ninguna es sucia ni apestosa, una de ellas tiene la fama de ser el servicio social más soportable de la carrera de artes y otra es grabar audiolibros, que es aún más fácil. Victoria. Esto es un claro triunfo de una de mis frases más duraderas en mi vida: ya veré cómo le hago. Justo ayer el gabacho me decía que vivo de los demás, y yo digo que el oportunismo y tomar lo que nadie recoge del suelo es una gran cualidad. Me choca la gente que se vanagloria (¿está bien usada la palabra?) de haber hecho su deber y cumplido como debía. Recuerdo que, tras mi absoluta negativa a hacer esa cosa de la precartilla y demás, entré a la carrera para encontrarme con un sujeto que tal hecho le parecía casi detestable. Le decía que un par de años después de aquellos tiempos dejó de ser obligatorio tenerla para salir del país: no oía razones, debía hacerla. También le gustaba bañarse con agua fría. Prrt. Después de todo, la competencia se me da, en un sentido huidizo y rodeador, pero está allí, de algún modo. Sabrán de mí. Este blog será testigo de todo esto.
De verdad no tengo nada más... Estoy leyendo Retrato del Artista Adolescente de Joyce y sigo teniendo un crush con Oh Well de Fiona Apple, quien gobierna (entendí, De la O, sí). Leeré Generación X, que hace un ratote que quería leer y sigo dibujando fotos...

Et mon coeur est vivant

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Espera...
Es que si no lo escribo ahora se me va a olvidar.
Te leo mientras degluto Nesquick.
Aun no acabo de leer el post.
Me gusta que empiezas hablando de una cosa y te desvias totalmente.
Como yo ahora que vengo a decirte algo y nomas le doy de vueltas.
Amo esa imagen.
Me cambio la vida.
Recuerdos, situaciones.
Me das sonrisas.
Bueno, seguiré leyendo.

O.M.A.R. dijo...

Pergeñar...
Es la palabra más rara que recuerdo haber leído...¿no la inventaste? medio flojera buscarla en el diccionario.
Yo espero encontrar algo esperanzador en mis cartas astrológicas...

O.M.A.R. dijo...

Me sigue gustando esa frase que abre el post....

Pumuki dijo...

Ah! las causalidades de Dios, te voy a seguir leyendo. Next...

Guillermo N. A. dijo...

Buenísima imágen... sencilla e impactante...

Yo veo Dr. House... debo confesar que me agrada mucho... aunque por supuesto, conforme tiene buen éxito y aumentan capítulos, si bien ha ganado en producción (fotografía y esas cosas), va perdiendo en homogeneidad; es decir, las personalidades se van exajerando, apartandose de la realidad y, por consiguiente, haciéndose menos creíbles.... pero aún me agrada...

Te entiendo perfecto... yo aún sufro ese trauma de negro y blanco... y por supuesto yo siempre he quedado del lado oscuro de la vida... uuufff...

Oye... la maternidad no implica haber echado a perder la vida... y aunque no lo creas y aunque yo mismo no lo comprenda... hay para quienes incluso es el máximo ideal... en ideales se rompen generos... eso que ni qué...

De los gordos (y no acepto que se califique de discriminación cuando ellos mismos se exponen de tal forma)... vi algo por un momento... creo que la semana pasada... debo reconocer que me sorprendió su incapacidad física... yo nunca los imaginé así... y no me he preocupado en concluir al respecto...

Yo siempre he detestado que la generalidad de las descripciones de mi signo zodiacal se apeguen tanto a mi real forma de ser... sobre todo porque son viles patrañas ("viles patrañas"... jejeje)

Qué bien que decidas terminar en forma tus... "cosas"... no sé si en verdad sirve de algo, pero por otro lado es seguro que no estará de más...

Jejeje... por mi torpe forma de ser no me es posible seguir la filosofia "Hakuna Matata", pero admiro, respeto y envidio a quienes tienen el "valor" de ser así... sobre todo si asumen las consecuencias...

En fin...

Saludos...

Royal Majesty Queque dijo...

Aw, yo te daría clases pero realmente yo no sé bien cómo impartir una clase de francés. Lo que sí podría hacerse es que un día hablemos en francés o escribir en francés, para practicarlo, eso estaría de bolotas. Yeah! Es que luego con los profesores me da pena porque pienso que se defraudan o se burlan, con los amigos es más chévere.

("Chévere", qué palabra tan Clarissa).

Yo tmb supe lo de Dulce María, pero resultó rumor. En elperiódico salió, así que aún se puede estar en paz.
Noto cierto aire oprtimista en usté, Monsieur Bob, eso es bueno :) Jajajaja.
Y yastán las fotos! Seguro ya leíste la joda que nos acomodaron para salir del cerro. Lo que me reconforta -y no está mal decirlo porque soy mujer- es que bajé un kilo. 12 km ruled da school. Las fotos están acá :D

Muchos saluditos, monsieur Bob! et beaucoup de baisers aussi!

joseph stam dijo...

eso de las series es como una epidemia, de hecho doctor house es la unica qu eno me gusta y de hueva, pero si veo las otras cliches.

insisto ese programa de los gordos, disfrutan con el sufrimiento ajeno, pobre tipo ahora ya no se casara.


nunca he sido muy creyente de las cuestiones del futuro y de esas cosa, de hecho hasta cierto punto, cuando coinciden me da miedo o digo que e spura coincidencia, es como cuando era chico me contaban historias de fantasmas y decia que no me daban miedo, pero en la noche cuando estaba en mi cama veia mil movimientos en mi cuarto, asi bien feo, creo que a eso puedo remontar mi tan reciente locura.

no me llaman los servicios comunitarios, para salir de la prepa teniamos que hacer uno (sin supervisión) asi que decidimos ir a limpiar playas disque, pero un dia antes de entregar el trabajo nos fuimos a tomar fotos con dioferentes cambios de ropa como si realmente lo hibiesemos hecho, me senti mal por una hora despues paso.



esa dulce maria es un letrado de sentimientos.....


por cierto


camila sodi no actua, desde mi particular punto de vista...o eso fue sarcasmo..

bien estos dias mi detector de sarcasmo esta fallando.


amigo y servidor!


saludos!

Corriendo Despacio dijo...

Bob:

No hya nada malo en vivir de gratis, es un Arte, que usted y un servidor mejoramos con el tiempo. Ya habrá tiempo pa' sascrificarse de verdad, y por algo que valga la pena, no por una cartilla militar que tampoco tengo.

Una vez más: ¡Deme esos cinco!

Paolalala dijo...

Yo odiaba Married with children.
Corey Kennedy era la onda cuando iba toda trashy por la vida.
Camila Sodi, hueva, hueva, hueva.
Y todavía no he podido ver el programa de los gordos, este domingo me obligare a hacerlo.

CUCÚ dijo...

OMARR!! OMAR!!!
PERGEÑAR:

DISPONER,PREPARAR O EJECUTAR UNA COSA CON MEDIANA HABILIDAD