23 mar. 2008

Sólo hago lo que me dicta el destino

(una cuenta de todo el jugo ingerido en un sábado)

(diálogo en un coche dirigiéndose al sur)
A: he notado que traigo algo con las pianistas, he andado con pianistas antes, una pianista quería conmigo y ahora mismo lo estoy intentando con otra
B: consíguete un bajo y ya la armaste
A: jo jo jo, sí
***
Más sueños raros, aunque no demasiado. Soñé que entablaba conversación con una brasileña que andaba de turista (en Félix Cuevas esquina con Universidad, no sé que haría por allí) y me hacía su guía. Yo sonreía enormemente y hablaba portugués con fluidez. Qué feliz era, caminando y platicando en portugués. Ni me importaba que la comitiva incluyera dos sujetos y una señora que imaginaba era su mamá. La chica era, evidentemente, más grande que yo, cuando menos tendría 28, y yo sonreía.
***
Anoche, un toluqueño detrás nuestro nos tocaba el claxon con vehemencia sobre la lateral de Periférico. No fuimos al partido del América contra el Toluca, pero pasamos cerca del estadio cuando terminó. No entiendo por qué tocaba la bocina con tanto empeño, nadie en el coche donde íbamos anunciaba la filiación americanista, el caso es que evidentemente lo hacía contra nosotros, y no se callaba. Yo iba de saco y camisa, imagínense, y este sujeto no hacía más que tocar el claxon. Muy lamentablemente, yo no ocupaba el asiento del copiloto (cosa rara, de hecho), sino habría sacado medio cuerpo por la ventanilla y me habría encontrado, pero la ventana estaba cerrada. Puta madre. Cuando el coche pasó en un punto donde era probable que pudiera escucharme le grité Águilas, Águilas, y agitaba el puño desde el asiento trasero. Él aumentaba los claxonazos y se salió al carril central. Y se fue, y ya no pude increparle nada, y allí acabó la mayor emoción de mi sábado en la noche.
***
Llevo más de dos meses sin comprar un libro, estoy superándolo. Hoy hurgué en dos librerías y nada me tentó. En ningún lado manejan nada de Douglas Coupland. Esto habla de una clara mejoría en el estado de ánimo de un servidor. Ha de querer decir que ahora me deprimo menos, o que cargo menos dinero, o ambas, o que me deprimo igual y con menos dinero. Una vez, hace un montón de años, horas antes de que el Mario Flores pasara por mí para ir a una fiesta, me desmoroné y fui y me compré un disco, el VROOOM, de King Crimson. Antes así se solucionaban las cosas. Debo tener muchísimo más sin comprar un disco, el último fue, creo, el Quatour pour la fin du temps, de Messiaen. Y el América no gana. ¿Quién se las tomará así conmigo? Siempre podría ser peor.
***
Anoche, mientras bebíamos en un tugurio de mala muerte (aunque al final las cosas mejoraron notablemente) donde una banda tocaba covers típicos, le preguntaba al Nahual que qué era emo, para pedir a gritos una canción emo. Los emos me tienen sin cuidado, ya lo he comentado, pero esto de que se las traigan contra ellos, sabiendo que ni van a meter las manos (mi opinión a ojo de pájaro es más o menos la misma: generación de maricas) me hace, por unos instantes, ponerme de su lado. Los tipos de la banda traían camisetas negras. ¿Por qué todas las bandas traen camisetas negras aburridas? Y entonces, entre canción y canción, el o los vocalistas, absolutamente faltos de carisma (y en este caso esto es del todo negativo) preguntaban qué querían que tocaran. Las peticiones, entre mesa y mesa, siempre son las mismas:
-parroquiano x: ¡Los Doors!
-parroquiano y: ¡Caifanes!
-yo: ¡Algo Emo!
-parroquiano z: ¡Pixies!
-yo: ¡Panda!
-Nahual: ¡Toca lo que se te dé la gana pero ya toca algo!
Y yo me la pasaba diciéndole que pobres emos, que qué culpa tenían, que su generación no les dejó otra salida, que estaban condenados, pero hoy día, con menos cervezas encima, ya lo pienso y digo: ¡maricas! Oh, bueno.
***
La idea de reincorporme mañana a la escuela tras una semana de vacaciones me aterra. Esto de no competir me tiene paralizado pero no se me ocurre cómo meter las manos. Debería ser más fácil, pero ya antes he dicho que no es justo. Tras días de despertarme y no saber cómo hacer para que el día pase lo más rápido posible uno se da cuenta que lo único que ha hecho es pensar y pensar y no hacer nada. El jueves, en la librería El Sótano de Coyoacán, había varias pruebas de que basta con salir a la calle para encontrarse con golpes por todos lados. En un rincón, a lado de la mesa donde venden los de Anagrama y los de Tusquets, había dos chicas y un tipo, una de ellas, evidentemente la dominante del grupo, contaba cómo tenía una atracción bárbara para con los "viejos" que se le lanzaban. Mencionaba que un sujeto le pedía una foto de ella vía msn y ella le respondía con hosquedad que cómo para qué la quería. Según alcancé a escuchar, el sujeto le decía que para que luego él le mandara una suya, y ella replicaba que y ella para qué quería una de él. Lo decía con un asco y un desprecio evidente, pero sobretodo se concentraba en dejar en claro que atraía a muchos tipos de estos. Luego contaba que el tipo suplicante le decía que con las fotos del hi5 de la chica le bastaba y ella comentaba: Ay, no, orita borro todas las del hi. ¿Cual es el problema de este mundo? Una descripción, cierto: la chica era, a todas luces, la dominante del grupo, no era guapa ni tenía buen cuerpo, pero bastaba verla vestirse y conducirse por el mundo para entender que estaba en busca de compañero, pero, como decía Michel Houellebecq, era evidente que todo aquello se derrumbaría en unos años. La chica hablaba con cierta violencia desagradable, gritaba que si juntara las tarjetas de presentación de todos los "viejos" que la han acosado tendría una agenda llena, o algo así. Yo me deslizaba en la mesa buscando un ejemplar de "Relatos" de Beckett abierto, pero nada, nunca sabré qué textos vienen, odio Tusquets. Una y otra vez la chica dejaba sus puntos en claro: tenía una atracción enorme, quienes se le acercaban eran despreciables, sus negativas eran trofeos, le era imperativo hablar fuertemente. Luego se fueron. Recuerdo que en algún momento me llevé la mano a la frente en un gesto de "Oh, Dios", pero bueno, nada. La otra enseñanza de vida que daba El Sótano era un letrero del tipo motivación a la lectura que decía más o menos así: "Lo leído y lo vivido es nuestro por igual". Ahora resulta que uno sí puede vivir a través de sus libros, pero seguro no aplica cuando estás medio borracho, con las manos temblorosas y sucias, pensando en qué va a decir o qué va a hacer. Obviamente no puedes predecir nada, salvo proponer, y no dejas de estar sujeto a restricciones y cambios abruptos. Y cuando vas de regreso a tu casa igual y piensas en los libros que has leído, pero es por cobarde, o porque estás lleno, por decirlo de alguna manera. Cierto viernes memorable regresaba a casa en un trolebús a las 11:30 pm, bastante borracho, en un asiento hasta atrás, y me descubrí repitiendo interminablemente la oración Le Monde Comme Representation et Comme Volonté, luego me quedé dormido.
***
Recomendaciones: escuchen I Know You pt. II de Morphine; vean el video de Good Song de Blur (está en mi hi5, by the way); lean Molloy de Samuel Beckett, en específico la parte donde ordena mentalmente las piedras en sus bolsillos.
***
Son las 11:58 p.m. del domingo, tengo frío en los pies y mañana tengo que despertarme antes de las 6:00 a.m. Espero que las cosas comiencen a ponerse más o menos claras.

12 comentarios:

Lear dijo...

No se modere, amigo Bob, llegue a la librería de preferencia y abra lo que le de la gana, si no qué (y si sí, qué también). La anécdota con el toluqueño podría hasta pasar por críptica o típica o ambas: ¿a qué diantres le tocaba? (o la bocina sería sólo la extensión de sus ladridos). Un fin de semana más y el América no gana. Si fuera por mí, congelaba a todo el equipo, sacaba fuerzas básicas, bajaba los boletos a 50 varos permanentemente y lanzaba campaña publicitaria: "Ven al estadio a ver perder a tus águilas con el equipo que será campeón en tres temporadas", un proyecto, pues, es lo que falta.

Radharani dijo...

AAAaahhh!! era *you make it easy*!!!
Lo siento, la pereza de estos dias, bú!
Llevo mucho sin comprar disco, esto empieza a ser desesperante, tengo una buena cantidad de libros para leer de aqui a unos 6 meses pero discos no, no aplica, me gustaría que aplicara.

No entiendo a los emo. Me gustan sus peinados, eso que ni que.

Defeña salerosa dijo...

Bob...eres un misterio, no sé porque teniendo esos gustos musicales y literarios le vas al Amércia (nome odies por decir eso), pero es algo misterioso para mi.

Lo emos...me caga cómo se visten y peinan. Eso es todo. Sin embargo antes (del pedo queretano) los defendía diciendo: *pobres chavitos sonzos, qué lástima me dan, todos los odian, carentes de identidad, etc* y todo por que eran la minoría vapuleada. Ahora que son casi mártires nacionales y estandartes de la pluralidad y tolerancia, me dan hartísimo ASCo y creo que por fin los odio un poco.

Por qué odias Tusquets? Yo odié cuando cambiaron de estilo las portadas, eso del tapiz de ajedrez me marea y no es un buen diseño. De ahí en fuera no tengo nada en contra de ellos.

*basta con salir a la calle para encontrarse con golpes por todos lados.* cierto, muy cierto.

sherman el kritiko dijo...

latinoz prietoz y zusioz!


indioz muertoz d amvre!
































































latinoz prietoz y zusioz!


indioz muertoz d amvre!









































latinoz prietoz y zusioz!


indioz muertoz d amvre!

sherman el kritiko dijo...

latinoz prietoz y zusioz!


indioz muertoz d amvre!


















































































latinoz prietoz y zusioz!


indioz muertoz d amvre!

sherman el kritiko dijo...

aprendan d ezpaña!




arriva ezpaña!






































































































aprendan d ezpaña!




arriva ezpaña!

sherman el kritiko dijo...

patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño





















patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño

sherman el kritiko dijo...

patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño
patiño

joseph stam dijo...

me gusta tu reloj
hehe

saludos

Jolie: Desde la Barandilla dijo...

jaja.. oye no crei que provocaras muestras de odio en letras y con tanta falta de ortografia
seguro te confunde con algun emo... oh sorry por decir tonterias
o será el tipo neuras del auto


me confunde un poco tomaste jugo pero las infusiones que bebiste eran de té.
o ya tambien eres bipolar?

Jolie: Desde la Barandilla dijo...

por cierto no se de que estilo seas en cuanto a la lectura, pero siempre debe haber algo que te llame, un libro que te recomiendo es de james joyce "ulises" aunque digan que es un libro complicado es genial... otra opcion seria algo de bolaño... amo a ese autor tiene una novela fuerte "2666" o los detectives salvajes, que apuesto ya leiste.

Javer marias tiene bastante de dónde. ... ah no se hay tanto!... observa bien, hurga .. abre inspecciona debe haber algo .. seguro que si

PlasticConstellation dijo...

Yo tuve algo con bateristas pero siempre acababa mal, decidi cambiar de instrumento pero las gaitas no son muy populares aquí.
“Algo emo” hahaha
Lo mejor es no compadecerse mucho de ellos, ellos ya lo hacen de por si.