30 sept. 2007

traducción / translation / traduction / traduçâo

26-sept-2007
Unas cajas de cartón presionadas contra una esquina a unos dos metros o más del piso, sujetas con cinta canela, con una caja forrada en papel aluminio que hace las veces de cámara de vigilancia con un texto mecanografiado en una hoja de respuestas de un cuestionario de alveolos (de los que tienes que rellenar circulitos), a una letra por cada alveolo (el texto es una fotocopia). El texto habla de traducción. (No lo incluyo aquí porque no es este espacio de seriedad sesuda y sobretodo porque no lo tengo a la mano)

27 sept. 2007

Expediente / semana pasada

En el transcurso de la semana:

MARTES
Fuí a pagar el teléfono al Telmex de churubusco y universidad, ya adentro vi un videoteléfono en vivo, pero estaba apagado y con muy poca ingeniería en stands y publicidad, me huele a fracaso seguro

Compré mi boleto para Daft Punk, cuando se lo comenté a una chica que también pretende ir realmente dije "ya compré mis boletos", para luego corregir "boleto", ella dijo "oh"; dije que era curioso cómo un boleto siempre es plural, ella se rió y nada más

En una mesa de remates de una papelería del centro atendía una empleada que realmente gustaba de ser amable, no gruñía ni sacaba humo por las fosas nasales, podría decirse que se interesaba en la compra del posible cliente; pagué mi block de papel milimétrico transparente y mi rollo de papel para sumadora y salí de allí bien sonriente; realmente no es nada, pero es de anotar la calidad de empleados que me han tocado en la calle Donceles, como una señora que atendía una tienda de fotografía y que no nos dejó pasar a Mario ni a mí porque ya eran las siete, teníamos que pedirle lo que queríamos desde la banqueta, ella en el mostrador (nos separaban unos cuatro metros), la hostilidad de la escena aumenta si tomamos en cuenta que no había una cortina de hierro ni nada que diferenciara a la tienda abierta de la tienda cerrada; o mejor aún, cuando mi inexperiencia me llevó a albergar la sospecha de que mi cámara tenía algo cuando sólo había que cambiar la batería, el empleado de la tienda (creo que a lado de la otra) no dejó de masticar lo que estaba comiendo pero alcanzó a decirme (sin necesidad de siquiera sacar la cámara o de pasar la comida que aún traía en la boca) que mi cámara estaba descompuesta y se la tenía que dejar, la revisión me iba a costar $700, luego abrió la mandíbula para seguir masticando. Memorable también la amabilidad del que atendía en cámara uno, que me enseñó como se manejaba mi polaroid que compré en un mercado de la doctores por $40

AYER
La chica-pelirroja-que-no-sabe-que-existo le habla a unos metaleros que tienen una grabadorcita prendida a todo lo que da todo el día (yo, en lo particular, sólo lo disfruto cuando de repente suena Jethro Tull o Pink Floyd), el metal no le hace mal a nadie pero los dos sujetos en cuestión eructan a volúmen estereofónico y gritan peladeces (ugh); hace poco una amiga, otrora causa de mis suspiros, fue a saludarme, estuvimos un rato platicando y cuando se fue dijo que iba a saludar a unos amigos: los metaleros; esta chica es muy rara y eventualmente dejó de ser la causa de mis suspiros, así que si a eso le agregamos que la chica-pelirroja-que-no-sabe-que-existo también es como que rara y que pareciera que no le habla a mucha gente (bueno, ustedes entienden), entonces no puedo evitar preguntarme si tengo alguna filiación curiosa por las chicas raras a las que luego describo como que están locas. Yo también creo que:
a)es una estupidez
b)soy un cobarde

MARTES
Vagando por el centro me hice de dos joyas en una librería de viejo: Understanding media de McLuhan y About looking de Berger; la denominación de 'joya' viene por buscar y encontrar sin saber qué, no por los ridículos $63 que pagué por ambos, el punto es que en el segundo me encontré una postal (a través de años de hurgar en librerías de viejo he encontrado infinidad de cosas entre las páginas), data de 1979, está escrita desde Winnipeg, en Manitoba, Canadá; en ella el remitente se limita a escribir:
"Discúlpame por no haberme comunicado antes. Espero todo esté saliendo a tu gusto. Mi nuevo domicilio es:"
Y está dirigida a una chica que -me imagino- vivía en División del Norte, en la colonia Xotepingo. No sé, pero aunque fuese una postal yo habría escrito más, me indigna un poco la idea de recibir una carta con dos líneas meramente informativas y formales; ¿que cómo era la postal? era una 'aerial view winnipeg from the south west, capital city of manitoba, canada'.

AYER
El greñas renunció a su "trabajo" en la escuela. La coordinadora del proyecto en el que laboraba (es decir, su jefa), feminista recalcitrante aunque, he de decirlo, buena maestra, resintió más su partida que la de otros cuatro que entraron y optaron por emprender la graciosa huída; le echó en cara irse de un proyecto que no se puede quedar a medias, le exigió encontrar reemplazo, quedarse otro mes 'por respeto a la universidad', le dijo que no valoraba un trabajo y que no sabía lo que era trabajar, en alguna ocasión expresó evidente descontento con el hecho de que hiciera buen equipo con otra chica que allí trabaja alegando "muchas risas" o que ella le hacía el trabajo, le dijo, incluso, que ha tomado una posición muy cómoda en la que el greñas hace que le hagan el trabajo, vaya, aprovechó el momento sensiblero para echar en cara una cubeta de rencores y posiciones de victima en diversos puntos. No voy a discutir aquí el robo de tiempo y dinero que ese trabajo le representaba al greñas, y mucho menos a excusarlo de una calidad de patán que ni siquiera es cierta(porque el licenciado es bien responsable), sino que aprovecho estas líneas para decir así, sin más, porque tengo que hacerlo y porque es sano hacerlo, que:
"vieja tenías que ser"

SÁBADO
Me corté el pelo y me rasuré después de meses de no hacerlo, un aire de higiene y frescura me inundan sobremanera, un par de personas no me reconocieron al pasar junto a ellas y me pregunto si esto hará que la pelirroja-que-no-sabe-que-existo lo sepa aún menos. Entre los jococos comentarios que esto generó destacan:
"te ves realmente como todo un niño bueno"
"¿qué, te agarró la decencia?"
"¿ya acabaste tu tesis?"
"chavo, el TIAP es los sábados"

ABAJO DICE
Ayer vi, en la cajuela del greñas-móvil, su paraguas. Yo siempre he dicho que caminar por una calle descampada, a sabiendas de que te vas a mojar y hacerlo estóicamente, sin prisa y mucha humedad es y será un precio mínimo comparado con llevar un paraguas contigo. Cuando vi que el del greñas tiene tallada la cabeza de un ave en el mango lo ratifiqué.

16 sept. 2007

de moderado interés

El América empató con Tigres en una actuación que me hizo renegar de mi amor varias veces, no tengo nada contra Tena pero se me hace difícil que con ese equipo tenga problemas. Hay una chica pelirroja en mi escuela que no sabe que existo, hacía mucho que no me sentía tan tonto. Tengo un profesor, pintor acabado que rememora con orgullo triste haber estado en la misma generación que Sofía Táboas o Pablo VargasLugo, el caso es que ya van dos plumas que me roba. El sábado descubrí que la azúcar derretida al punto de ser caramelo, una vez seca y dura como la piedra, se quita con mucho facilidad echándole agua. Tengo semanas, si no es que un par de meses leyendo The Rachel Papers de Martin Amis, no es en absoluto largo, pero sólo lo puedo leer en el camión aunque muchas veces me da sueño y me duermo; espero acabarlo con ansias y comenzar con Las Partículas Elementales de ya saben quién. Mi próxima caminata larga la planeo por los rumbos de la Letrán Valle, Narvarte, Obrera, Centro y tal vez Tlatelolco, aunque no la veo a corto plazo. Desde hace unas cuantas semanas a la fecha trabajo en el taller de la escuela en quasi total aislamiento, me cuesta trabajo adaptarme al cambio de compañías. No tengo celular ni computadora (aunque me encontré un USB tirado en la calle hace mes y medio que me ha ayudado bastante), cuando arreglaron mi maquina de escribir mecánica (que tampoco es mía, es prestada aunque creo que ya he de aplicar el abusivo "ya se me quedo") me puse muy de buenas.
Le corriendo despacio: definitivamente olvidé hacer la excepción de hoodies y gorras con usted, pero usted es como mi maestra Toñita y comprende, merci bocú.

9 sept. 2007

Mi infancia vol.1

Cuando era niño usaba gorra. Aclaro de una buena y rápida vez que siempre consideré a la palabra cachucha muy inferior, y más aún a sus hablantes; gorra no es una palabra particularmente bonita de decir, pero cachucha suena a intención de molestar. Ok, continuo: decía que de niño usaba gorra, no la usaba de vez en cuando, la usaba siempre, hasta los quince o dieciseis años más o menos. Apenas salía de la primaria y estaba libre para usar mi gorra. No la usaba en casa, pero no era muy factible verme en la calle, en horas no escolares sin una gorra, algunas entrañables, como una de los San Antonio Spurs que me gustaba por el color cenizo-sucio y por su increíble precio de $14 000, otra de los Miami Dolphins blanca u otra de los DallasCowboys que sólo tenía la estrellita azúl. No había mucha ciencia, usaba gorra para evadir la responsabilidad de peinarme, carente de mucho interés, mi cabello era negro, lacio y aburrido. Usar gorra era algo así como una medida profiláctica, qué incómodo me resultaba dedicarle tiempo a peinarme cuando podía jugar nintendo o futbol. Días felices eran los días de educación física, cuando llevaba gorra a la escuela. Aquí reside el motivo inicial de este post. No se le deja vivir en paz al que usa gorra. Por supuesto, hoy día la gorra me ha legado a servir para marcar claras diferencias sin necesidad de usar la experiencia. El útimo sujeto que de antemano pensaba era un cretino usaba gorra, el último profesor que tuve que ejercía su puesto sin un titulo de licenciatura gracias al nepotismo más obvio usaba gorra (jamás le vi la calva, aún cuando fui a su casa un par de veces), me imagino que los conductores de nuestra radio alternativa usaran gorra o capuchas de sudadera (ok, sé que se les dice hoodies, vale). Como sea, la vida es difícil para el niño que osa usar gorra. Desde aquella vez que mi preciada de los dallascowboys terminó en una cacerola gigante de grasa de cerdo hasta aquella en que mi flamante modelo de los miamidolphins versión negra acabó en algún punto de los confines restringidos de la montaña rusa de la feria de chapultepec, eso sin contar las múltiples monsergas de quitársela a dos o tres lerdos que, años después, uno se entera de qué ha sido de ellos y se avergüenza de llamarles lerdos. Hoy día que las gorras de camionero han proliferado no es muy recurrente recordar las gorras de la infancia con el matíz abusón y lúdico de antes, pero, en serio, ¿ es en verdad irresistible quitarle le gorra por la viscera a un niño rechoncho? Recuerdo hace un par de años en una fiesta de disfraces, a Mario con una de la policia de Tijuana. En aquellos días el Pulque todavía se juntaba con nosotros, y junto con greñas y un servidor tratamos de revivir la camaradería quitándole la gorra a la menor provocación. No tuve mucho tiempo para sopesar el placer de hacer esto porque Mario ardía en cólera la primera, la segunda, la tercera y las muchas veces que se la quitábamos. Tal vez allí estaba el chiste, como sea, que chinguen su madre los abusones de mis gorras. En algún momento le dije a mario: "Mira wey, primer y único consejo, entre más la quieras de vuelta, más te la van a quitar", respiró hondo y me dijo "Ya ca'on, dónde-está-mi-cachucha?". En conjunción con mi adolescencia, vino la segunda y un poco menos impopular medida para evitar peinarme: dejarme el pelo largo, método que aún sirve. Recuerdo un par de ocasiones en que era el mundo adulto el que se metía con mi haraganería y poco cuidado personal: una vez en que me llevaron a una iglesia rara donde todos gritaban muy fuerte y se daban las manos una madre de familia me recomendó recibir al señor sin gorra, "por respeto". He allí el punto, ¿cómo coños puede uno considerar irrespetuoso el que alguien en el mismo cuarto que tú use una gorra? Cuando entré a la prepa, en los últimos días de la gorra, el mismo "reglamento de convivencia de prepa 6" (un panfleto hecho en word por los que formaban el comité de bienvenida y porras allá por 1998) le dedicaba un apartado, en la sección de qué no hacer, a las "cachuchas". Decía que por respeto a los maestros y a la intitución no debía usar gorra en el salón de clase, ya que siendo equipo deportivo no tenía qué hacer en un aula; futa, qué bueno que nunca me vieron los pies o me quitaban los tenis de correr que usaba para caminar. El papelito con intenciones de ser amable tenía largo alcance, eran más los eskatos (moda en repentino florecimiento en esos años) que la usaban y luego se veían forzados por profesores que, en efecto, se sentían ofendidos por la gorra. Tal vez todo radica en el tono de voz con que se le pide a un quinceañero que se la quite. Te hablan con la misma voz con que te dirían que vaciaras tus bolsillos para ver lo que seguro te robaste, como si no entendieras, de principio, que no deberías llevarla y con mayor razón no hay mucho sentido en dar muchas explicaciones, sólo quítatela. OK, mucha gente que conozco hoy día usan gorras y son grandes personas. Como sea, es una vida difícil la del niño que usa una, sobretodo cuando ni eres un matón ni tienes el fracaso tatuado en la frente y sientes que mereces usar gorra y que se te trate como normal. Grave complejo.
Ah, y particular cariño para la maestra toñita que me dió sexto de primaria, la mejor maestra que he tenido y la única que era lo suficientemente lista para dejarme usar gorra y personalizar mi banca.

Y aprovechando que este blog sólo lo lee un servidor y Le corriendo despacio de vez en cuando, aprovecho para anotar algo que seguro si no anoto se me olvida: LA MER DU GLACE EN UNAS LÁMPARAS DE NEÓN

2 sept. 2007

MISCELÁNEO

ODIO MI POS-ADOLESCENCIA

Ayer en el cumpleaños de Mario me puse bastante mal, el organismo ya no me responde como a mis diecinueve años. Hoy por la mañana amanecí vulgarmente crudo. El famoso dictum "ya no lo vuelvo a hacer" viene al caso, aunque en esta ocasión como una razón necesaria, a diferencia de en la adolescencia, en donde aparece más como un pequeño descanso que deriva del arrepentimiento más que de la salud. La mera supervivencia nunca se veía amenazada. Dos cosas tristes: tuve que sentarme y tomar aire y apliqué -por primera vez- el incómodo 'wey ya vamonos no?'

UN MENSAJE DE CELULAR QUE ME GUSTARÍA RECIBIR

wey ya llego embarque d gnomos de jardin d porcelana caele por el tuyo

AMIGAS GUAPAS/SUPERIORIDAD MORAL BRUTA

Tengo un amigo tres años menor que yo al que conozco desde niño, cuando las diferencias de edad sí importaban. En cierta manera me es difícil verlo con la seriedad de sus 21 años por varias irrelevantes razones. Decidió fracasar en la prepa que dificilmente obtuvo y se entregó a las motivaciones de alguien que sueña con hacer su grupo de rock tipo niu metal. El fracaso se extendió a la universidad y hoy día lo intenta. Como sea, me pasó su dirección personal y de su banda de Myspace (no puedo dejar de subestimar el myspace); en un orden de ideas similar le dije que se dejara de mariconerías y mejor sacara un hi5 (progreso asegurado, claro). Tras una renuencia inicial terminó abriendo uno y de golpe ya tenía algo así como 180 amigos. Ahí ví que tiene un montón de amigas groupies-emo bien buenotas. Aún así sigo creyendo que esta vida le pudo tratar mejor.

PERDÓN CHIDOGUAN

Ayer, también en el cumpleaños de Mario, estábamos en un círculo momentáneo de gente cuando alguien dijo algo de Chidoguan. Tengo un oído alarmantemente defectuoso y la música no ayudaba. Después pregunté con cierta vergüenza a Mario: '¿chidoguan está aquí?' y me respondió indignado 'wey, ese es chidoguan' y señalé imitándole '¿él es chidoguan?' y entonces chidoguan volteó y dijo que sí, que él era chidoguan, que lamentaba decepcionarme o algo así. A decir verdad, he leído su blog unas dos veces y puedo decir que uno se la pasa bien allí. Se lo dije con cierta apariencia de disculpa por el tono de mi pregunta acompañada de señalar con la mano pero creo que ya nada mejoró y el daño estaba hecho. Siempre se me ha hecho difícil socializar, perdón chidoguan, la verdad tu blog está padre y Dios sabe que no creo en el blog.

FOTOS ANÓNIMAS DE CELULAR

Un amigo -justo ahora- está revisando su celular y no sabe quién saco una foto de un rabo de una oficinista. La atribuye a algún amigo del trabajo que la sacó cuando él no miraba. La verdad es un trasero bastante feo, seguramente le llamó la atención por el pantalón blanco y porque se le veía bastante el enorme calzón de abuelita que traía, pero la tipa está gorda con un culo groseramente abultado. Esto me recuerda cuando Kora nos educaba a golpes y nos regañaba: "No chavos, siempre será más importante el culo que las chichis, unas chichotas las tiene cualquier gorda, un rabo bonito, por el contrario, indica un cuerpo bonito, no sean pendejos". Le pedí que me dejara subirla pero no puede sacarla del celular a la computadora, aunque me sugiere que mejor suba una en la que vemos el partido Tecos-América en donde se me ve la cabeza unas tres veces más chica.

NICKS SOFOCANTES

Mi nick en messenger siempre ha sido Bob, no sé en qué momento comenzaron a proliferar nicks del siguiente tipo:

"Well, I don't know wheter I am rigt or rong, just wanna be free"
"Hay quienes dicen que la vida es fácil, supera tus miedos y frustracones"
"JOHNATHAN TE QUIERO GRACIAS POR HACERME TAAAAAN FELIZZZZZ!!!!!!!!!"

Etcétera.
El punto es que, tratando de no ser mamón ni fingir intolerancia barata y/o torpe, no entiendo por qué, cuál es la motivación para preferir presentarse al mundo como "Ya viene Redhotchilipeppers al estadio aztecas (dream on californication baby)!!!!" en vez de "Miguel" o "xxxpreciosaxxx". No sé, lo siento.


OJOS VIAJEROS

Acabo de darme cuenta, viendo "Timbiriche, la nueva banda" que Galilea Montijo tiene un ojo viajero que le sale de paseo cuando lee las pancartas. Es increíblemente notorio y nadie ha dicho nada al respecto hasta ahora. Un amigo aquí presente me aclara con una teoría tan cfácil como convincente el por qué:

"No se le ve porque normalmente la gente se le queda viendo a las tetas"

Obvio.