8 dic. 2007

Petits Auteleux

Mi vida es una sucesión, no muy severa pero sí algo larga, de gente guardando silencio, esperando a que la conversación cese. Puedo imaginarla postrada boca arriba, con la mirada clavada en el techo, los ojos desorbitados, haciendo feliz a alguien, sin proferir una palabra; yo soy el primero en callar, pero también el primero en desesperarse, el primero que busca cualquier señal de aprobación o desagrado, el primero en hablar por ambos lados. No es a mí a quien pudiera hacerse feliz de esta manera, hablo de alguien más, cualquier otro...


(Wyatt Byrnamm, en Iddle, Grove press, 1983)




(1 viernes sin depresión)

7 comentarios:

Miss Pinky dijo...

tu primer post corto que leo y el que mas me ha gustado.

Radharani dijo...

aunque la depresión sirve de motor en mas de una ocación!

gabriel dijo...

Hola, bob, en el intercambio de bloggers le das a sirako:

SIRAKO - http://sirako.blogspot.com/

sé feliz.

Lear dijo...

Bueno, qué decir..., dejo una frasecilla más sobre el silencio: "Es mejor ser rey de tu silencio que esclavo de tus palabras." (Esta es de shakespeare)

Sobre lo de Shaw, si creí entender, te recomiendo una obra de teatro, My Fair Lady. La consigues en cualquier librería de viejo como "Mi bella dama", está buena, bonita y barata.

Referencia ñoña-simpsoniana: Creo que la frase bajo tu título tiene un pequeño error. Según recuerdo, no es "dingalín", sino "digolín"... pero ahora no recuerdo quién lo canta en el concurso de talentos...(¿Milhouse?)

Ruy Guka dijo...

A lo mejor con una línea de coca puedas hablar mucho. La desesperación igual y no se resuelva, pero valdría la pena el intento. ¿O no?

Ginger dijo...

¡Hola BOB!

Me tocaste en el intercambio de Gabriel. Espero que te gusten los Ramones...

Corriendo despacio dijo...

My dearest:

Yo no espero su silencio joven, al contrario, espero el horrido estruendo que haras eventualmente. Y que bueno que no hubo depre.