3 nov. 2007

mátenme

Prueba "A"
La mamá de un amigo es una amenaza cuando voy a su casa y él no está. Me platica todo lo malo de su vida, exagera brutalmente, demanda, sin decirlo, una piedad que normalmente le está reservada a santos o liciados. Yo no tengo que decir nada, ella habla y habla y habla y habla y cuando quiere dejar un punto en claro termina la oración con mi nombre: "No, la vida no la tenemos comprada, hoy sales y mañana te matan, Roberto".

Prueba "B"
'Yoshi's Island' es un juego desarrollado por nintendo en 1995 para la consola SNES. En este caso, a diferencia de su antecesor 'Super Mario World', el jugador maneja a Yoshi el dinosaurio, quien lleva a cuestas a un Mario bebé. El final del juego no es rescatar a la princesa, sino a su hermano, pues la historia del juego es que cuando la cigüeña los va a dejar con sus papás, Bowser (el dragón que siempre es el ojete) manda unos magos a raptarlos pero no atrapan a Mario.

Escenario.
Llegó a casa de mi amigo, es su cumpleaños. Él todavía no llega. Su mamá ataca por cosa de 20 minutos. Mientras habla me acuerdo que jugué Yoshi's Island en la tarde. Mi única escapatoria mientras me hace entender que no se puede estar peor en su vida, es recrear los niveles que pasé hoy. En algún momento la cosa se pone incesante y caigo en un loop en el que manejo a Yoshi y brinca sobre un koopa paratroopa rojo que vuela, no hay piso, reboto y brinco sobre otro, luego otro, sigo subiendo pero obviamente no hay nada arriba, sigo rebotando en tortugas rojas. Como ténía la cabeza doblada y recargada contra mi puño derecho, para cuando llega mi cuate me levanto y lo felicito, me toma varios minutos poder doblarla correctamente. Un dolor horrible en el cuello. Valió la pena, ahora mismo entra, me hace notar que su hijo dejó la corbata doblada, que preferiría irse de este mundo cuando él esté ordenado y maduro, que me debería comer una manzana, le pregunta a través de la puerta del baño si lleva su bata. Yo mientras escribo esto. En cuando suene el timbre me bajo corriendo. ¿Alguien ha visto en los simspon cuando van a una especie de parque temático sobre manzanas y sidra, en el que Flanders llega a hacerle la plática a Homero sobre manzanas y su cerebro le dice "Ach, si quieres tú quedate, yo me voy"? Buenísimo.
Después de esta borrachera igual y dejo el vicio en los niveles escandalosos a los que he llegado ultimamente; cosa triste tomando en cuenta que no he roto ni un plato.

Coming soon: un post como dios manda (¿y cómo es que manda Dios?, una vez pregunté en una fiesta, pero el tema de conversación no se dió)

4 comentarios:

Corriendo despacio dijo...

Ese tipo de jefa, por eso la mía es mal encarada y si uno tiene dificultades para comunicarse ella te tachara de cerrado, pero no te obligará a tener una plática que no deseas.

Amé el recuerdo de Yoshi's Island.
Siga chupando señor, hasta romper un plato como Dios manda.

Royal Majesty Queque dijo...

Jajaja pero qué bonito post. Yo,para escapar de esas conversaciones sólo aplico el "noooo, ¿cómo cree?". Con ese nade sale lastimado, ni la otra persona ni mi higiene mental.

Saluditos!

Ruy Guka dijo...

La mezcla de las pruebas en la escena estuvo muy buena. Pinche mamá loca. Creo que todavía no sabes nada del alcohol, pero ni es necesario saberlo.

Miss Pinky dijo...

jajaja, y tú amigo sabe la clase tan divertida de mamá que tiene?
jajaja
un beso