18 oct. 2007

preocupaciones necesarias

Como sea, aún cuando esa especie de ímpetu adolescente surja de repente, en un brote de optimismo o en alguna circunstancia incontrolable (y estoy de acuerdo en que es la que debería orientarnos siempre), a veces no es justo, a veces no está en las manos de uno el regresar años atrás cuando era más llevadero todo, cuando uno se daba cuenta de las cosas una vez que pasaban. Tenía más energía antes (y mucho más valor), podíamos sobrellevar mucho más. No sé, que de repente uno se descubra trastabillando como a sus 17 años, nervioso, completamente torpe y así no es de lo más cómodo. Aunque por un lado es bastante alentador (y esperanzador sobre todo, muy esperanzador) recuperar muletillas, mero optimismo, preocupaciones innecesarias. He, incluso, vuelto a escuchar algunos discos que hacía mucho no sacaba. ¿Cómo le hacía uno para sobrellevar todo esto? Yo escuchaba a Nirvana casi todo el día, no era nada azotado (o al menos nunca me di cuenta) pero vaya que me gustaba. Hoy día, por supuesto, es distinto. Y antes de esto, nada. Tal vez por eso me cuesta tanto, tantísimo trabajo. Oh, bueno.






próximo post: a pesar de las obvias y futuras consecuencias, una opinión bien clavada y gruñona sobre por qué el fotografucho este, Spencer Tunick, fue una gran pérdida de tiempo y un gran engaño.

4 comentarios:

Corriendo despacio dijo...

Hagamos un double feature proque en cuanto empiecen a colgar al Tunick acá me lo despacho.

Así pasa mi estimado Bob, sin embargo a mi todavía me sucede; todo imbécil uno tratando de ser adecuado para alguien más. Pero pos se sigue intentando. También acá elegíamos algo que nos hiciera sentir súper chinches, pero Nirvana es too much for me.

Saludo.

Ruy Guka dijo...

Uno crece y se da cuenta de cosas tan distintas a las que antes consideraba tan contundentes. Por eso se dice que uno le puede dar varias lecturas a una misma novela. No es la misma percepción siempre.

carloszerpa dijo...

hola amigo
veo que te interesa Frank Zappa
pues este es un blog sobre el maestro
www.planetazappa.blogspot.com
keep in touch
carlos ZZ zerpa

Radharani dijo...

Yo entiendo definitivo, aveces digo: chale a los diecisiete todo era tan tonto y facil y se solucionaba con risas estúpidas... ah pero uno se acostumbra.
Yo oía a smashing Pumpkings y era una adolescenta enojada, a la distancia eso me parece taan ridículo (lo de adolescenta, no lo de los pumpkins, benditos sean)