30 oct. 2007

Harto

Harto, al menos hasta el domingo en la noche. Mi organismo sigue diciéndome de maneras bien sutiles que le baje cuando se me sube; la cruda por la fiesta del sábado, llevadera, pero igual se veía venir. Le comento a una amiga ayer (que me abordó con ¿qué tal la cruda del sábado?) que deberían vender papelería para el día siguiente con un machote en la parte superior de la hoja donde se leyera "Me siento profundamente apenado por:" Nada del otro mundo en realidad, lo que resulta peor. Harto de nuevo desde ayer por la tarde, tengo que retirar el dinero de mi cuenta del banco o me empiezan a cobrar como si, en efecto, tuviera dinero. Me voy en una hora. Detesto los trámites. Necesito comprar discos y/o quemarlos urgentemente. El momento llegó para mí de entrarle a Blur. El domingo el América le ganó a las Chivas con soberbia y contundencia, grité desaforadamente el primer gol (golazo en verdad), después el segundo. Desde entonces todo más o menos igual. Comienzo a sospechar que debería dejar de provocar nada ventilando mi americanismo. Sucios. La he visto poco, necesito actuar ya. En serio, ¿cómo se hacía antes? Odio mi post adolescencia, que es como decir que la quiero mucho. El frío lleva terreno ganado y ahora sí ya ansío que termine, aún cuando hace una semana me dió tema de conversación. Mañana intentaré renovar fuerzas en la noche en Daft Punk. Si no consiguieron boletos les diré lo que le solía decir al greñas: "Se les advirtió". Otra nochecita complicada se anuncia para este sábado, estoy considerando dejarlo después de ahí. Tengo que hacer ejercicio. Anoche pensé estar expermientando el zumbido de orejas más brutal y alarmante que alguien que pretende conservar el sentido del oído pudiera expermientar, me tomó varios minutos descubrir que, de hecho, era mi despertador electrónico al que se le acababa la batería a gotas, a pesar de todo fue interesante sentir miedo sin el menor dolor (en verdad que el zumbido era desconcertante). Creo que a fin de cuentas ya se descompuso porque al ponerle pilas nuevas pasa una hora en treinta minutos; es el único despertador que me ha durado buen rato, me despertaba con un sonido de gallo bien molesto. Ayer recibí un regalo 'complicado', la primera recomendación hecha desde el envoltorio era "No lo desprecies". Terminó ganando la amabilidad y cierta tolerancia temerosa de mi parte, como cuando te das cuenta que, sin notarlo, ya te metiste en la vida de alguien o te enteras de ella; por más que uno lo intenta, se nos educó cínicamente, aunque al final seguí sintiéndome mal. Otro momento interesante, el jueves: vi 'Luz Silenciosa' de Reygadas y vaya que me gustó, chúpense un codo si disienten, aquí no voy a ceder. Fuí a la inauguración de Tunick en el MUCA el sábado, pensé salir de allí con la cola un poco entre las patas después del anterior post pero resultó todo lo contrario; me entrevistaron de TV Azteca solicitando mi opinión al respecto y ahí me tienen, me dijeron que lo pasaban al día siguiente y perdí mi tiempo viendo el 13 de a gratis porque nada más no apareció (cuánta cobertura le dieron a las señoras que corrieron en tacones). Por último, sirva este medio para agradecer al finísimo inquilino del www.finoyelegante.blogspot.com por aguantar a un borracho eufórico y por ponerse la del Puebla con el mezcal el sábado, que vino después de cerveza y cubas, que antecedió a más cervezas. Una amiga a quien lamentablemente -muy lamentablemente- he visto muy poco en últimos días me cuenta lo molesto que resulta quien te cuenta qué ha hecho a base de todo lo que bebió en qué orden y cuándo. No podría estar más de acuerdo con ella, como casi siempre. Harto aún.

3 comentarios:

Corriendo despacio dijo...

Sí voy a casa de mi primo en días venideros te traigo todo Blur quemado en DVD señor. Una gran decisión de su parte.

Y espere mi reseña de Tunick. Será dura como la vuestra.

Miss Pinky dijo...

hola, esta chido tu blog
beso

Radharani dijo...

juar, juar, juar, te hicieron ver el trece, lero, leroo